EL CLUB DE LA MICROFICCIÓN Nº 4: FAN FICTION

EN EL TINTERO DE ORO decimos que el mejor sinónimo de escribir es jugar. Y en esta ocasión hemos jugado mucho y, además, con juguetes ajenos.     Y el resultado de ello fueron 46 microrrelatos que hemos reunido en nuestro cuarto número de El Club de la Microficción que esperamos os haga disfrutar leyéndolo tanto como a los escritores lo han hecho escribiendo.     I nvítate a un momento de lectura y disfruta de nuestro cuarto número titulado:

GALA DE PREMIOS XXIX EDICIÓN: CUENTO DE NAVIDAD de Charles Dickens




¡Bienvenidos a una nueva gala de premios de nuestro concurso de relatos! La última entrada del año en el blog desde luego tiene que comenzar con mi agradecimiento a todos los que durante estos doce meses habéis compartido vuestros relatos, lecturas y tiempo con nosotros.
    Una entrada tan navideña y especial sin duda merece una historia navideña y especial, así que pensando y pensando me di cuenta de que en estos cuatro años no os he contado nada del origen de El Tintero de Oro. Porque sí, amigos, existe un tintero de oro y una historia tras él.

GALA DE PREMIOS XXIX EDICIÓN: CUENTO DE NAVIDAD DE CHARLES DICKENS


Las luces en forma de estrellas, lazos y copos de nieve iluminaban la ciudad con su vívido colorido, los escaparates de las tiendas aparecían enmarcados en guirnaldas brillantes y las calles eran un vaivén de bolsas a sus compradores pegadas. Todo ello podría haberlo visto nuestro protagonista si hubiera levantado, aunque fuera un momento, la mirada del suelo gris de las aceras. Podría haber visto mucho más: la cara nerviosa de los niños, tal vez a grupos de jóvenes sentados en las terrazas luciendo gorros de Papá Noël e incluso habría escuchado los alegres villancicos solapados por el ruido del tráfico.
    Mas nada de eso fue percibido por el personaje vestido de traje gris oscuro que lleva un maletín y al que vemos entrar en el portal de su casa. Podrá adelantarse el lector y pensar que nos encontramos con alguien huraño, airado e incluso antipático o, simplemente, que alguna tragedia, drama o conflicto sea lo que le tenga taciturno y lejano. Si es así, permítanme que les aclare que este hombre, que sube los mismos peldaños que diez horas antes había bajado, no había sufrido en su vida algo que pudiera calificarse así y que, por lo demás, no era ni mejor ni peor persona que cualquiera. Gozaba de buena salud, un trabajo bien remunerado y una familia lo esperaba tras la puerta en cuya cerradura está metiendo la llave.
    Nuestro personaje, al regresar al hogar, daba un beso a su esposa e hijos, se duchaba y se ponía el pijama, luego cenaba y tras acostar a los niños se dejaba caer en el sofá para ver la televisión. Si esa noche hubiera sido como cualquier otra, pronto lo veríamos quedarse adormilado y, tras una cabezadita, se iría a la cama. Al día siguiente, se levantaría de ella, se vestiría con su traje gris oscuro, cogería el maletín, pisaría las mismas baldosas de la acera que le llevaban a su trabajo, cumpliría con eficacia las distintas tareas laborales durante las ocho horas y regresaría a casa, para volver a besar a su esposa e hijos, ducharse, ponerse el pijama, cenar y dejarse caer en el sofá para adormilarse viendo la televisión.
    Pero esa noche no fue como cualquier otra, como este narrador ha advertido.
    Esa noche, al apagar el televisor escuchó unos golpecitos en el cristal de la puerta corredera que daba a la terraza. Esa anomalía, como pueden imaginar, le espabiló de golpe e hizo que su mirada se dirigiera hacia la puerta. Allí, entre la oscuridad de la noche y la iluminación de la lampara del comedor, observó a una figura encorvada, coronada por un sombrero de copa y vestida con ropa anacrónica. También llevaba un bastón, cuya empuñadura daba origen a los golpecitos en el cristal. 
    La prudencia le aconsejaba a nuestro personaje el cerrar la persiana y llamar a la policía; la osadía, en correr a la cocina para armarse con un buen cuchillo; pero fue finalmente la curiosidad la que le hizo acercarse al cristal y comprobar que se trataba de un anciano de nariz aguileña y barbilla puntiaguda que lo observaba con una mirada cálida y una sonrisa, sino hermosa, al menos afable.
    Así que abrió la puerta corredera.
    —¡Puff! ¡Qué frío! —exclamó el anciano.
    —Es invierno y es de noche —respondió nuestro personaje en pijama—. No son horas de estar en la calle.
    —No me refería a la calle, joven —aclaró el anciano entrando en el salón—. Pero me ha dejado entrar, eso es bueno.
    —También sería bueno que me dijera qué hace aquí.
    —¿No me recuerda?
    Nuestro personaje frunció el ceño y observó de nuevo al anciano, intentando ubicar en sus recuerdos esa cara tan peculiar.
    —Me temo que no.
    —¡Ah! ¡Empiezo a vislumbrar el problema! —El anciano se sentó en el sofá y observó el belén y el árbol de Navidad—. Bonitos adornos.
    —Bueno, son ya un poco antiguos y las figuras del belén tienen más de un desconchón, y a algunas le faltan algún brazo o pierna.
    —Eso les da personalidad, joven.
    Nuestro personaje permaneció de pie observando al anciano que parecía no tener prisa por explicar el propósito de su visita.
    —¿Ha venido solo para contemplar el belén?
    —Claro que no, pero no sería educado dejar pasar mi observación siendo Navidad. —El anciano se quitó el sombrero de copa y lo dejó sobre la mesita de centro—. Aunque, evidentemente, he venido a verle a usted.
    —¿Para…?
    —Muy simple. Usted necesitaba que yo lo visitara. Al menos, eso es lo que me dijo quien me ha enviado.
    —¿Quien le ha enviado? ¿Que yo necesitaba su visita?
    —Si no fuera así, no estaría sentado en su sofá. Vamos a ver… —El anciano sacó una libreta cosida con hilos y de papel amarillado del bolsillo de su abrigo y musitó—: Señor tal, problema: tristeza. Entregar un tintero de oro.
    —¿Tristeza?
    —Es lo que pone aquí. —El anciano sacó de su, al parecer, bolsillo sin fondo un tintero dorado, tan brillante que de uno de sus lados parecía materializarse una estrella junto al tapón negro.
    —¿Y para qué quiero yo un tintero de oro?
    —Eso es algo que le corresponde descubrirlo a usted. Entienda que hay cosas que solo pueden solucionarse por nosotros mismos para que el resultado sea permanente.
    —A ver, a ver… —Nuestro protagonista se acarició la nuca, nervioso—. ¡Yo no tengo ningún problema! ¡Ni tampoco estoy triste! Tengo buena salud, tengo una familia maravillosa, un trabajo que me da dinero. No tengo motivos para estar triste.
    —Caramba —El anciano se acarició la barbilla—. Ya me advirtieron que en esta época son bastante zoquetes en cuanto a comprender emociones y que no son capaces de distinguir la tristeza de la pena o la alegría de la felicidad. Mire, joven, uno se apena por sufrir una desgracia, pero la tristeza es algo más profundo, no depende tanto de lo que nos ocurre sino de lo que somos. Y, en su caso, la mejor prueba de su tristeza es que no me recuerda.
    —¿Soy un triste porque no recuerdo a un anciano que no he visto en mi vida?
    El anciano consultó la hora en su reloj de bolsillo y se encasquetó su sombrero de copa en la cabeza.
    —Ya es tarde. Le dejo el tintero de oro hasta Nochebuena. Tiene por tanto dos días para hacer buen uso de él, en caso contrario me lo llevaré de vuelta y usted será considerado como un caso perdido.
    Y dicho esto, el anciano se dirigió hacia la puerta acristalada que en esta ocasión atravesó cual fantasma. Nuestro personaje se quedó con la boca abierta, preguntándose por qué antes esperó a que le abriera la puerta si podía traspasarla, luego se sentó en el sofá y cogió el tintero de oro. En verdad, era reluciente y pesaba bastante. ¿Qué se suponía que debía hacer con él? Estaba demasiado excitado como para pensar que al acostarse se quedaría dormido de inmediato, pero ya era tarde y a la mañana siguiente debía regresar al trabajo, así que lo guardó en el maletín y se fue a la cama.

La mañana siguiente lo recibió con la misma excitación con la que se acostó. Apenas había podido dormir. Durante todas las vueltas que dio bajo las sábanas una palabra resonaba una y otra vez en su cabeza: tristeza. Desde luego, no era un tipo especialmente extrovertido ni la alegría de la fiesta. Al menos desde que dejó de ser un adolescente. Pero era un buen esposo, un buen padre y un buen trabajador, ¿qué más podía exigirse?
    Salió de casa, bajó los ya citados peldaños y caminó por la ya mencionada acera que le llevaba al trabajo. Pero esa mañana, no andaba solo, lo acompañaban sus pensamientos sobre la visita de ese extraño anciano, que al parecer había olvidado, y que le dejó un tintero de oro.
    De oro.
    ¿Tal vez era eso? En el trabajo ganaba un buen sueldo, pero nunca venía mal recibir una cantidad extra de dinero con el que comprarse un coche nuevo, o un televisor o tal vez darse un buen viaje. O hasta hacerse con una casa más grande. Ese tintero parecía sólido y pesaba bastante, quizá podía valer mucho dinero. No muy lejos había un comercio de compraventa de oro, podría salir antes de la oficina y venderlo. 
    Siete horas y cincuenta minutos después, nuestro personaje se encontraba frente a un tipo de aspecto dudoso que lo saludaba tras un mostrador cubierto por grueso cristal.
    —Ha llegado por los pelos —le dijo el tipo intentando ser amable, aunque sin disimular su molestia por la impertinente llegada de un cliente de última hora.
    —Disculpe la hora —dijo nuestro personaje mientras sacaba el tintero de oro de su maletín—. Querría venderlo.
    —Déjelo en la bandeja —dijo el tipo, mostrando una obertura en el grueso cristal.
    Tras sopesarlo, examinó la superficie con una lupa. Frunció el ceño y comentó que no encontraba la K que indicara los quilates. Dejó el tintero y la lupa sobre la mesa y abrió una cajita forrada en piel gastada. De ella extrajo una piedra con la que rascó la parte de abajo del tintero y mojó la limadura con ácido.
    —Humm, lo que me temía, caballero —dijo finalmente el tipo tras el mostrador—. Pesa y brilla como el oro, pero desde luego no es oro. Al menos es bonito, quizá podría sacar diez o veinte euros en una casa de empeño. Lo siento.
    —No se preocupe —dijo nuestro personaje recogiendo el tintero de la bandeja. 
    Desde luego no era oro, musitó al salir del local de compraventa de oro. Entonces, ¿qué demonios significaba ese objeto? ¿De qué podía servirle para superar la tristeza?
    La tristeza.
    Había pensado mucho sobre ese tema desde que se lo mencionó el anciano. Y aunque le parecía una tontería, dado que no había nada en su vida que le provocara llanto o pesar, sí sentía una sensación por las mañanas al levantarse o por las noches al acostarse. Una sensación melancólica que hasta ese momento atribuía al cansancio o al estrés. Tristeza. Quizá podía llamarse así a esa apatía que lo acompañaba y que le hacía ver la vida como un espectador desganado.
    De vuelta a casa, inició el ritual que, estimado lector, no le voy a repetir y que finalizaba con nuestro personaje sentado en el sofá. Pero en esta ocasión no mirando adormilado la televisión, sino contemplando el extraño objeto dorado. Lo miró de cerca, de lejos, incluso lo aferró con fuerza esperando una especie de mágica descarga que le influyera algún tipo de poder. En ese instante, unos golpecitos ya conocidos volvieron a sus oídos.
    —Ya sé que le di dos días, pero esta noche andaba un tanto desocupado y sentí curiosidad por saber si había avanzado con el tintero de oro y su tristeza —dijo el anciano, una vez nuestro personaje abrió la puerta.
    —¿De oro? ¡Y una mierda! No sé de qué está hecho este objeto, pero desde luego que no es de oro. Lo he comprobado.
    —¿Es eso lo que ha pensado que se le ofrecía? ¡Virgen santísima! En verdad que empiezo a pensar que quien me envió estaba equivocado o usted es un caso perdido —dijo. Con la última palabra emitió un sonoro chasquido con la boca—. Joven, ¿no ha pensado que si la cosa fuera de dinero hubiera bastado con dejarle un buen fajo de billetes? Dígame, ¿con dinero marcharía su tristeza?
    —Bueno, recibir dinero siempre es más una solución que un problema.
    —¡Paparruchas! —dijo el anciano golpeando el suelo con el bastón. Y con la mirada enojada continuó—: Mañana es Nochebuena, es su última oportunidad. Le aconsejo que, por su bien, sea más sabio de lo que hasta ahora ha sido.
    Nuestro protagonista le iba a replicar, pero aprovechando un parpadeo la figura se esfumó. Paparruchas. Esa exclamación era poco habitual, pero sintió la sensación de que alguna vez, hacía muchos años, había retumbado en sus oídos. ¿Dónde y en qué circunstancias? ¿Era eso? ¿Se la escuchó a ese anciano? 
    Se marchó a la cama, e intentando ubicar ese vago recuerdo, se quedó dormido.

La mañana del 24 de diciembre lo recibió antes de lo habitual. Si usted, querido lector, se acerca un poco más a la pantalla podrá ver un brillo especial en los ojos de nuestro protagonista mientras se mira al espejo y hasta un esbozo de sonrisa. La razón de ambas es que esa mañana, justo al abrir los ojos, un recuerdo lejano le gritó un nombre: Ebenezer Scrooge. ¡Ese era el nombre del anciano! Ese era el nombre del protagonista de aquel cuento de Navidad que leyó hacía tanto tiempo y cuya lectura se tomó como una lección de vida que, como los malos estudiantes, no tardó en olvidar.
    Salió de casa y la calle le esperaba como siempre, pero esta vez, en lugar de ir por el camino habitual prefirió dar un pequeño rodeo que le permitiera seguir buscando el significado de ese tintero de oro, ahora que ya había recordado al señor Scrooge. En eso siguió las siguientes horas, lo que quizá le hizo no ser tan eficiente laboralmente hablando. Cuando el reloj marcó las seis, deseó feliz Navidad a sus compañeros de trabajo y con paso ligero regresó a casa. Esa noche sería la última en la que podría disponer del tintero de oro y todavía no había sacado nada en claro.
    A esa hora no había nadie en casa, su esposa e hijos habrían ido a dar una vuelta antes de la cena de Nochebuena y el salón estaba a oscuras. Decidió no encender más luces que las coloridas bombillitas que adornaban el belén y el árbol de Navidad.
    Se sentó en el suelo con el tintero en las manos. Tras unos minutos se fijó en la parte más ordinaria del mismo. El tapón. Hasta ese momento había pensado que se trataba de un objeto decorativo. Pero pesaba bastante y descartado que fuera por ser de oro, se le ocurrió que quizá hubiera algo dentro. Rodeó el tapón con la mano y giró la muñeca. Se desenroscó con cierta dificultad.
    En el interior del tintero de oro había tinta, de un negro brillante sobre el que se reflejaban los verdes, rojos, amarillos y azules de las luces navideñas del Belén, deformándose en infinitos matices.
    Acercó la nariz y el olor a tinta le recordó un tiempo ya muy lejano. Uno que ahora le parecía que fue vivido por otra persona distinta a la que ahora ocupaba su cuerpo. Un adolescente que soñaba historias y las escribía o dibujaba, que se pasaba horas leyendo y viviendo las aventuras que le mostraban las hojas de los libros o cómics. ¿Cómo se vería la tinta del tintero de oro en papel? Necesitaba una plumilla y papel. Entonces recordó que en algún lugar remoto de su casa todavía debería encontrarse la caja donde guardaba su material de dibujo y algunas libretas que contenían historias, la mayoría inacabadas, que solía escribir.
    Tras un trabajo digno de un arqueólogo, logró dar con ella y regresó al salón, al lado del tintero de oro. Sacó una plumilla de la gastada caja de cartón y la mojó de tinta del tintero. Escribió «hola», lo justo para volver a sentir el tacto placentero de la plumilla con el papel. Luego escribió un poco más: «Érase una vez». Y entonces imaginó a un niño. Un niño perteneciente a una dinastía de magos poderosos pero cuya magia desaparecía conforme se hacían mayores; lo que les hacía especialmente inútiles, dado que cuando gozaban de mayor poder no tenían experiencia para usarlo, y cuando tenían la experiencia su magia ya había desaparecido.
    Siguió escribiendo sin darse cuenta de la hora, ni de la tenue luz que lo envolvía. Su mano era una mera transcriptora de lo que él estaba viendo y viviendo en ese mundo mágico que estaba creándose en su mente.
    Y así llegó al punto final.
    Y con él sintió unas mariposas eléctricas recorriendo todo su cuerpo. Una dicha que dejó que la vida se la hiciera olvidar, sepultándola bajo toneladas de madurez y responsabilidades malentendidas.
    Se levantó de un brinco y observó el belén. El mismo belén que había montado hacía días, pero que ahora le parecía tan distinto. Lo que antes era una figura sin mano de un pastorcillo, ahora le evocaba la historia de un niño que buscaba al lobo que se la arrancó para recuperarla, ¿lo encontraría? ¿Se la devolvería el arrepentido el lobo? Y siguió con las demás, encontrando en sus imperfecciones motivos para escribir un cuento.
    Así lo encontró su familia, a quien recibió con besos y abrazos que no eran como los besos y abrazos del día anterior. Su esposa observó el tintero de oro y los papeles encima de la mesita de centro. ¡Qué follón tienes liado!, le dijo antes de pedirle que lo guardara y empezara a poner la mesa para la cena, que pronto llegarían todos.
    Durante la cena, nuestro personaje simultaneó sus conversaciones, inusitadamente chispeantes, con continuas miradas hacia la terraza esperando ver en ella a Ebenezer Scrooge. Deseaba decirle que ya lo recordaba, que ya no sentía tristeza, que había comprendido el poder del tintero de oro. Mas el anciano no apareció ni entonces ni después.
    Ya de madrugada, cuando los invitados se habían marchado y su única compañía era la soledad y las luces del belén salió a la terraza con la esperanza de ver a Scrooge. Hacía frío como no podía ser de otra manera, pero también una hermosa Luna llena. Esperó y esperó hasta que un pensamiento le estremeció. Regresó corriendo al salón con el corazón a cien.
    Suspiró al comprobar que el tintero de oro permanecía en su lugar en la mesa. Pero había algo más. Una hoja amarillenta descansaba a su lado.
    Puñetero y maravilloso Scrooge, se dijo antes de leerla.



¡Y estos son los relatos destacados en las votaciones!

MENCIÓN HONORÍFICA

DEL PUESTO DÉCIMO AL CUARTO
    
El número que aparece entre paréntesis se corresponde al total de participantes que otorgaron la puntuación correspondiente.

10. Con 35 ptos. EL RELOJERO, de Pedro Merchán (Blog El cuaderno de Pedro). Ha sido votado por 10 participantes: 7 ptos. (1), 6 ptos (0), 5 ptos. (4), 4 ptos. (0), 3 ptos. (1), 2 ptos. (1), 1 ptos. (3) y TOUCHÉ!, de Juan El Portoventolero (Blog Juan El Portoventolero). Ha sido votado por 7 participantes: 7 ptos. (2), 6 ptos (2), 5 ptos. (1), 4 ptos. (0), 3 ptos. (1), 2 ptos. (0), 1 ptos. (1) 

9. Con 41 ptos. HUELLAS EN LA NIEVE, de Paco López Castelao (Blog CastroArgul). Ha sido votado por 9 participantes: 7 ptos. (1), 6 ptos (2), 5 ptos. (3), 4 ptos. (0), 3 ptos. (1), 2 ptos. (2), 1 ptos. (0).

8. Con 44 ptos. EN BUSCA DE SANTA, de Bruno Aguilar (Blog Mensaje de Arecibo). Ha sido votado por 12 participantes: 7 ptos. (3), 6 ptos (0), 5 ptos. (2), 4 ptos. (0), 3 ptos. (1), 2 ptos. (4), 1 ptos. (2).

7. Con 46 ptos. SE ARMÓ EL BELÉN, de Mª Pilar Moreno (Blog Retazos de vida). Ha sido votado por 11 participantes: 7 ptos. (2), 6 ptos (2), 5 ptos. (0), 4 ptos. (2), 3 ptos. (2), 2 ptos. (3), 1 ptos. (0).

6. Con 57 ptos. LA OTRA NAVIDAD, de Isan Bairu (Blog Una capa de barniz). Ha sido votado por 12 participantes: 7 ptos. (2), 6 ptos (3), 5 ptos. (2), 4 ptos. (2), 3 ptos. (1), 2 ptos. (2), 1 ptos. (0)

5. Con 58 ptos. UN CUENTO DE NAVIDAD, de Josep Mª Panadés (Blog Retales de una vida). Ha sido votado por 13 participantes: 7 ptos. (1), 6 ptos (4), 5 ptos. (2), 4 ptos. (2), 3 ptos. (2), 2 ptos. (1), 1 ptos. (1)

4. Con 59 ptos. TRAMPANTOJO, de Pepe de la Torre (Blog Entre unas cuatro esquinas). Ha sido votado por 14 participantes: 7 ptos. (3), 6 ptos (1), 5 ptos. (1), 4 ptos. (3), 3 ptos. (3), 2 ptos. (3), 1 ptos. (0)

    ¡Y este es el PODIUM de ganadores!

Con 73 puntos se lleva el TINTERO DE BRONCE el relato UN PUEBLO PARA VOLVER escrito por MATILDE BELLO.



Este relato ha sido votado por 17 participantes: 7 ptos (4), 6 ptos (3), 5 ptos. (2), 4 ptos (1), 3 ptos. (3), 2 ptos (0), 1 ptos (4). Enhorabuena a Matilde por este reconocimiento que conlleva, además de este diploma digital que puedes colgar en tu blog, la publicación en la antología anual de EL TINTERO DE ORO.

    Con 80 puntos se lleva el TINTERO DE PLATA el relato BURBUJAS DE NAVIDAD, escrito por CARLES LEO.



Este relato ha sido votado por 15 participantes: 7 ptos. (4), 6 ptos. (6), 5 ptos. (2), 4 ptos. (0), 3 ptos. (1), 2 ptos. (1), 1 pto. (1). Enhorabuena a Carles por este reconocimiento que conlleva, además de este diploma digital que puedes colgar en tu blog, la publicación en la antología anual de EL TINTERO DE ORO.

   Y con 97 puntos, el TINTERO DE ORO de la XXIX Edición dedicada a Cuento de Navidad y Charles Dickens corresponde a... UNA BUFANDA DE COLORES, escrito por MARTA NAVARRO.



      Este relato ha sido votado por 22 participantes: 7 ptos (4), 6 ptos (2), 5 ptos. (5), 4 ptos (4), 3 ptos. (4), 2 ptos (1), 1 ptos (2). Enhorabuena a Marta por este reconocimiento que conlleva, además de este diploma digital que puedes colgar en tu blog y la publicación en la antología anual de EL TINTERO DE ORO.

    Por supuesto, os invito a disfrutar de todos los relatos participantes, tanto en la modalidad de concurso como la de fuera de concurso, además de las reseñas de Rosa Berros y Marta Navarro y el artículo sobre Dickens y la literatura victoriana de Ulises Castellano a los que podéis acceder a continuación:

Clica en la imagen para leer todos los relatos y aportes


    Y con esto despedimos este fantástico mes dedicado a Charles Dickens  y su Cuento de Navidad. Gracias a todos los que lo habéis hecho posible con vuestras lecturas y, por supuesto, a todos los autores que habéis regalado vuestro talento e imaginación a esta iniciativa.

    Así que un fuerte aplauso para Juana Medina, José Casagrande, Josep Mª Panadés, Nuria de Espinosa, Ana Piera, Juan El Portoventolero, Marta Navarro, Gabiliante, Manu Serrano, Ulises Castellano, Flor, Mayte López, Mª Pilar Moreno, Mª Carmen Píriz, Matilde Bello, Cynthia Soriano, Mirna Gennaro, Bruno Aguilar, Cristina Rubio, Patricia F., Albada Dos, Beba Pihen, Isan Bairu, Francisco Moroz, JM Vanjav, Puri Otero, Pepe de la Torre, Raquel Peña, Pedro Merchán, Paco López Castelao, David Serrano, Mik Way T., Ángel, Isabel Caballero, Jorge Valín, Harolina Payano, Emerencia Alabarce, Rosa Berros y MJRU1Z.

¡Saludos tinteros!

Por un 2022 lleno de sueños y soñadores.

Comentarios

  1. Ante todo, felicitarte, David, por este maravilloso cuento, cuya enseñanza todos deberíamos aplicarnos en mayor o menos medida. Aunque con la edad nuestros sueños puedan irse diluyendo o haciéndose más difíciles de realizarse, por mucho que la rutina oculte, sin quererlo, la fantasía que cobijamos en nuestro interior, debemos luchar contra la desidia e intentar por todos los medios que volvamos a esa niñez de la que todavía quedan unos rescoldos en nuestro corazón. Solo así conservaremos la ilusión y la esperanza por un futuro mejor.
    En segundo lugar, felicitar a los ganadores que han subido al podium, a los siete finalistas, entre los que tengo el placer de encontrarme, y a todos los participantes. Aunque no haya recompensa para todos con un tinterio de oro, de plata o de bronce, todos, absolutamente todos los que hemos escrito un cuento de Navidad ya obtuvimos nuestra recompensa por adelantado mientras lo escribíamos, con solo pensar en la oportunidad de participar en esta edición tan especial.
    Un fuerte abrazo para todas y todos.
    ¡Feliz año nuevo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Josep. Nunca dejemos que nuestros sueños caigan en el olvido, porque cuando eso pasa nos asalta esa tristeza inclasificable que nos asalta por las mañanas y que bien puede consumirnos. Ha sido una edición fantástica con un montón de estupendos y variados cuentos de Navidad con los que cerramos una año, esperando un 2022 lleno de nuevas historias. Un abrazo y Feliz Año!!

      Eliminar
  2. Muchas gracias David por ese cuento que nos has regalado. Y por la lección que aprendemos de él. No debemos dejar de soñar y tampoco dejar de compartir lo soñado, pues esa es la esencia del Tintero de Oro.
    Felicidades a los ganadores de la gala. Bien merecido lo tienen, pues ha soñado con el corazón. Y felicidades a toda la comunidad. Deseo que dentro de 12 meses estemos celebrando una nueva convocatoria navideña y que sean más los soñadores que se atrevan a compartir sus locuras.
    Buena entrada de año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Bruno. ¡A ver cuántos soñadores de historias comparten sus sueños el año que viene! De momento, ya se reveló el origen del tintero de oro, je, je, je... Un abrazo y Feliz Año!

      Eliminar
  3. Hola, David:
    No puedo ocultar que me he sentido tan identificada con tu cuento, con los orígenes de tu bien hallado Tintero, que me conmueve la emoción con la que has transmitido ese sueño del que tantos nos alimentamos. Verdaderamente a veces nos engulle la tristeza, o la desidia, o la inercia, o vete tú a saber el qué, y olvidamos perseguir esos objetivos que nos hacen vibrar, que permiten que veamos en el paisaje una luz de cegadores colores. Ojalá todos supiéramos percibir la visita en nuestras vidas de un Scrooge, de un Quijote, un Lazarillo de Tormes o cualquier personaje, héroe o villano, que nos despertara un poco de la somnolencia con la que solemos movernos. Al menos, algunos estamos en esa tarea de no "dormirnos" demasiado.
    Un placer leerte, David, y acompañarte en este viaje.
    Mi felicitación sincera para la compañera Marta por esa bufanda de colores tejida con la dulzura y la magia con las que escribe, por su merecido oro. También para Carles por su excepcional relato narrado con tanta sensibilidad y para el resto de compañeros reconocidos en esta edición del concurso.
    Un abrazo y Feliz Año Nuevo a todos y todas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Matilde. Me alegra comprobar que el relato te haya transmitido esa emoción que seguro compartimos muchos de los que pasamos por el blog. Y es que casi todos nos hemos alejado de nuestros sueños en algún momento de nuestra vida. Bien por considerarlos infantiles, irrealizables o, simplemente, por desidia y cuando eso sucede nos alcanza esa melancolía que no sabemos explicar pero que sentimos como un síntoma de cualquier otra enfermedad. Siempre debemos regar nuestros sueños y entender que la vida es algo más que una sucesión de tareas pendientes. Enhorabuena por ese tintero de bronce! Un fuerte abrazo y Feliz Año!

      Eliminar
  4. Debería haber un tintero de... ¿cuál es el mineral más preciado y precioso que existe...?, para tu exposición y relato, David. La tristeza es plomo y hay que procurar apartarla de nosotros. Yo, como tú, prefiero ese material intangible que vale más que cualquier mineral y que está hecho de sueños y de palabras para ser escrita y compartidas.
    Y bueno, enhorabuena compañeros, especialmente a Marta, Carles y Matilde por sus merecidos tinteros.
    Ha sido una edición y gala estupenda.
    Abrazos y Feliz año, amigos escritores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isabel. Con un tintero lleno de tinta me basta y sobra, ja, ja, ja... Pienso que la tristeza, como nos dice el Scrooge del relato, es un síntoma o alerta de que algo pasa dentro de nosotros, de que algo no hacemos bien para nosotros mismos. Siempre es bueno entonces chequearnos y buscar el motivo. Lo normal es porque hayamos dejado de soñar. Un fuerte abrazo y Feliz año!!

      Eliminar
  5. ¡Oh! ¡Qué alegría! Contentísima por ese Tintero que me habéis regalado y porque haya sido justamente en esta edición dedicada a Dickens que es un autor que a mí me gusta especialmente.
    Mil gracias a todos y muchas felicidades también a Carles y Matilde por su pódium, a los finalistas y al resto de participantes por unos relatos estupendos.
    Y, David, ¡ qué maravilla de gala! Un cuento precioso, dulce y emotivo, con una moraleja fantástica que no desmerece en nada la historia de Dickens. Para leer y releer despacito.
    Un beso grande para todos y muchísimas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marta. ¡Enhorabuena por ese tintero de oro! Sin duda que esa pasión que sientes por este autor y la emoción por sus letras se ha transmitido primero a tu relato y luego a los lectores. Nada es casualidad. Me alegra que te haya gustado el relato de esta gala, tan pegado a lo que en su momento me transmitió la lectura de Cuento de Navidad. Un fuerte abrazo y Feliz Año!

      Eliminar
  6. Tu cuento es brillante, combina la magia con la reflexión, y eso enriquece cualquier cuento.

    Mi felicitación más sincera para todos los participantes, en especial para la ganadora, cuyo cuento era precioso. Un abrazo y feliz año nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Albada. Me alegra que hayas disfrutado de esta inmersión en el universo dickensiano de ese maravilloso Cuento de Navidad que hemos homenajeado este mes. Un abrazo y Feliz Año!

      Eliminar
  7. Como ya es costumbre el relato de la Gala es una delicia en si mismo.

    Quiero felicitar a todos los participantes y con especial afecto a los destacados y por supuesto, quien no quiere abrazar a los que lograron podio. Muy merecido.

    Que el 2022 nos siga cayendo tan buenas letras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. correccion ('trayendo'....cosas del autocorrector.....)

      Eliminar
    2. Gracias, José. Me alegra que te haya gustado y seguro que la cosecha de relatos de 2022 será tanto o más estupenda que la que nos dejó este año. ¡Y mira que nos ha dado relatos! ¡Casi 400! Un abrazo y Feliz año 2022!!

      Eliminar
  8. Un cuento genialmente encajado en todos los sentidos posibles del tema. Apareciendo el personaje estrella, su autor e inspiración del tema, la tristeza de la Navidad , la perdida de la inocencia de las ilusiones y de los sueños, la imaginación perdida, el aplastante día a dia, la referencia velada a los blogueros....
    Da una sensación de redondez, de haberlo dicho todo y ni una cosa de mas...
    Mis felicitaciones a Marta y a los demás finalistas y semifinslisras y s todos los participantes
    Feliz año a todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gabiliante. En cada Gala nos adentramos en la novela homenajeada, y sin duda que en esta ocasión Dickens nos ha inspirado a buscar dentro de cada uno de nosotros respuestas a preguntas como ¿por qué escribes? O cual fue el origen del tintero de oro, un origen que seguro compartimos muchos de los que pasamos por el blog. Un fuerte abrazo y Feliz año nuevo!!

      Eliminar
  9. Creo que como siempre equivoqué la dirección de mi mensaje. Por si acaso: Felicidades a los tres grandes tinteros: Marta, Crles y Matilde. Qué decir de tu relato, David? Una maravilla?
    Un abrazo y Muy Feliz Año Nuevo para todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juana. Este que dejas llegó al lugar adecuado. La maravilla es que cada mes nos arrejuntemos en el blog para compartir nuestros sueños. Un fuerte abrazo y Feliz Año Nuevo!!

      Eliminar
  10. Bueno, bueno, bueno...cuántas emociones he sentido al leer esta magnífica gala que pone un broche de Oro a un año 2021 lleno de grandes relatos y grandes ideas que se sucedieron por este preciado Tintero de Oro.

    Magnífico el cuento que has creado, David. Creo que todos los que pertenecemos a nuestra generación hemos sentido en algún momento esa tristeza o al menos algo de monotonía en nuestras vidas. Quizás, y gracias a eso, muchas personas encontraron un impulso vital al retomar viejos sueños o emprender nuevos proyectos. Con tu relato he recordado muchas películas, también ¡Qué bello es vivir! :), pero quisiera mencionar algo de lo que escribí sobre Inside Out en relación a la tristeza: "La tristeza es un instrumento reparador que, en muchas ocasiones, actúa como una especie de alarma de auxilio que puede ser atendida por aquellos que nos aman o a quienes les importamos. Estar triste es un estado emocional necesario en ocasiones, y rechazarlo es rechazar a una parte vital de nosotros mismos. Nada es para siempre, ni la alegría, ni la tristeza porque los humanos somos un acumulado de emociones que se encienden para transmitirnos un mensaje importante que necesita ser atendido. Muchas veces estar triste nos acerca a varios tipos de consuelo. Nos enseña a vivir la soledad, a aceptar los cambios, a soltar, a dejar ir o a vivir el duelo de la pérdida. Estas situaciones se viven sin importar la edad".

    Por último, quisiera felicitar a todos los ganadores y especialmente a Marta. Esa "Bufanda de colores" es un relato sobresaliente y me llego al corazón con mucha intensidad. Los demás relatos fueron muy, pero que muy buenos también. Creo que los autores sacaron lo mejor de si mismos en la que considero la mejor edición hasta la fecha de tu concurso.

    Un gran abrazo, David, y espero que tengas un feliz cierre de año. Y por supuesto mis mejores deseos para todos en el ya casi naciente 2022.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Miguel. Este mes, además de releer Cuento de Navidad, volví a ver ¡Qué bello es vivir! como cada año y Ciudadano Kane. Creo que forman una trilogía de lección de vida para que jamás perdamos de vista que la vida no es solo un listado de tareas pendientes y resueltas, sino que es algo más.
      Gran película la que mencionas y que nos enseña que ninguna emoción es tóxica, todas son el resultado de nuestra evolución como especie y todas nos avisan de algo. No puedo concebir un mundo en el que no existiera la tristeza, eso significaría que tampoco existiría la felicidad, porque en realidad todo lo valoramos en función de su opuesto. ¿Cómo sentirte feliz sin conocer la tristeza?
      Aceptar cada uno de los estados emocionales y nuestra propia base de personalidad es el primer paso para aceptarnos a nosotros mismos y lograr esa ansiada paz interior a la que todos aspiramos.
      Por supuesto, me sumo a todas tus felicitaciones, deseándote un 2022 plagado de sueños y películas, tanto excelentes como "sarnosas", je, je, je... Un abrazo!

      Eliminar
  11. Hola, David. Pues mira, que hoy he tenido un día un poco denso y que me iba casi al sobre, pero que me he acordado de algo y he entrado y me he encontrado con la gala, la cual me sirve para el primero de mis propósitos: ¡Felicidades! Espero que hayas pasado un día genial.
    Por otra parte, me he sentido parte de tu relato. Ese día a día lleno de tedio y con pequeños resquicios para hacer lo que más nos gusta. A veces me preguntan que de dónde saco el tiempo, nunca sé que decir, pero ahora con tu relato tengo una respuesta preciosa: de nuestros sueños. Qué genialidad de gala nos has planteado, me has dado más ganas de escribir o hacer lo que sea que me llene, que me ayude a soñar, como esa antología de relatos y me ensanche esos resquicios de tiempo. Bendito tintero, que te (sospecho que hay algo de autobiográfico en el relato) hizo volver a la escritura y que nos anima mes a mes a seguir con ella.
    Felicitaciones a Marta, Carles y Matilde, por sus flamantes tinteros, al resto de mencionados, de los que nos encontramos en un puño, ja, ja, ja, y a todos los participantes. Y por supuesto, si no ha quedado claro, a ti David, y es que cada vez te superas más, y eso es de un mérito inmenso.
    Feliz año a todos y nos vemos a la vuelta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pepe. Es pura ficción, aunque no te puedo negar que algo, o bastante, de autobiográfico se esconde detrás. Algo que seguro compartimos muchos de los que pasamos por el blog. Quizá sea mi respuesta a esa pregunta tan curiosa que suelen hacernos cuando decimos que escribimos. ¿Y por qué escribes? Pregunta a la que es difícil responder, porque seguro que es algo mucho más profundo de lo que pretende escuchar quien la realiza. Algo como lo que mencionas en tu comentario y que te aseguro me ha emocionado. Que este relato haya dado más ganas de escribir o hacer lo que sea que te llene es, sin duda, lo máximo que alguien puede recibir cuando escribe.
      Te lo agradezco muchísimo y te aseguro que esas palabras también han surtido efecto en un servidor. Un fuerte abrazo y un 2022 lleno de cosas que te llenen!!

      Eliminar
  12. Menuda sorpresa, y de las buenas. No lo podía creer cuando lo he visto. Estoy que no quepo en mí de alegría por este galardón que se ha llevado el relato “Burbujas de Navidad”, y además acompañando en el podio a los maravillosos trabajos de Matilde Bello y Marta Navarro, a las cuales felicito por sus bien merecidos galardones.

    También quiero felicitar a los otros compañeros distinguidos con la mención honorífica en esta fantástica gala: Pedro Merchán, Juan El Portoventolero, Paco López Castelao, Bruno Aguilar, María Pilar Moreno, Isan Bairu, Josep María Panadés, Pepe de la Torre. Así como también doy la enhorabuena al resto de participantes en esta convocatoria en honor de Charles Dickens y su Cuento de Navidad, pues el nivel creativo y la calidad de los relatos ha sido muy alto. Y bajo mi opinión cualquier de ellos podría estar entre los distinguidos y galardonados.

    Agradezco efusivamente a todos aquellos compañeros que se han pasado por el blog para leer el relato, también les mando un abrazo a los que además han deja algún comentario para compartir sobre el cuento de navidad.

    La gala me ha parecido estupenda. Tu relato, David, reúne todos los ingredientes indispensables para que tu cuento de navidad se quede anclado en nuestra memoria con emociones que surgen del crisol de nuestros sueños. Si además atesora la génesis de este excepcional navío orgánico que es el Tintero de Oro, no has hecho más que mostrarnos el primer hito de esta fascinante leyenda que no para de crecer. Larga vida al Tintero de Oro en su ruta por desconocidos y extraordinarios océanos.

    Gracias a todos, y especialmente a ti, David, por darnos la oportunidad.

    Les deseo una noche final de año llena de felicidad y campanillas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carles. ¡Enhorabuena por ese tintero de plata! Es curioso que en esta edición los tres relatos ganadores se destacaron muy pronto y conforme avanzaban las votaciones alternaban posiciones.
      Me sumo a esas felicitaciones y, por supuesto, te agradezco muchísimo tus palabras para este blog, que es de todos los que quieren servirse de él. El relato de la gala creo que resume muchas cosas que compartimos muchos de los que escribimos, solo ha hecho falta la inspiración de Dickens para darles forma narrativa. Un fuerte abrazo y Feliz Año!!

      Eliminar
  13. Vaya, de casualidad, antes de acostarme veo que había una entrada y ¡sorpresa! la gala del Tintero. Primero darte las gracias a ti, por abrirnos el corazón de esa manera tan elegante y descubrirnos tu secreto. Y, cómo no felicitar a los ganadores, Marta, Carles y Matilde, especialmente, pero a todos los participantes. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isan. Bueno, recuerdo que es pura ficción, ja, ja, ja... ¿O quizá no? Me alegra que te haya gustado y por supuesto me sumo a esa felicitación a todos los que habéis hecho posible esta estupenda edición. Un abrazo y Feliz Año!!

      Eliminar
  14. Hola a todos, quiero felicitar a los ganadores, ha sido difícil elegir, puesto que he leído hermosas historias, un placer realmente, por otra parte David me ha gustado mucho la historia del tintero de oro, quiero agradecer la posibilidad de participar, es la primera vez que mi blog participa de esta convocatoria y lo he disfrutado mucho, como también el intercambio de mensajes, conocer a otros participantes y sus blogs, asi que quiero felicitar a todos y desearles un excelente 2022. Que el año que inicia sea con salud principalmente para todos, con paz, felicidad, un abrazo y saludos, muchas felicidades! Patricia F.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Patricia F. Como me alegra que hayas disfrutado de la experiencia de participar en estas convocatorias y cuya verdadera finalidad has resumido a la perfección. Compartir lecturas y relatos es lo único y verdaderamente importante. Un fuerte abrazo y Feliz Año!!

      Eliminar
  15. Que maravilla de cuento, David. Esa "tristeza" creo que se hace evidente en mucha gente, que, teniendo algún determinado sueño..., con el transcurrir de los años queda olvidado en un rincón de la mente, hasta diluirse por completo. Y ahí, nace esa emoción que hace actuar como si la vida no tuviera el sentido que se esperaba de ella. Ojalá, y que los niñ@s sean capaces de cumplir con sus metas más preciadas y no necesiten nunca a un; Ebenezer Scrooge para recordarles que viven por "vivir" sumidos en la tristeza que se alimenta del corazón. Supongo que a medida que pasan los años, nos vamos olvidando de ciertas cosas para dar prioridad a otras y al final, ya no se sabe bien que es, lo que te hace brillar, como ese Tintero de Oro que te saca las luces y te pone en la dirección que dejaste atascada.
    Tu relato me ha parecido magnífico, tiene la esencia necesaria para sacar unas sonrisas y evadir las contrariedades. Todo es posible si pones todas tus cartas en la mesa, dispuest@ a crear tus propias creaciones, aquellas, que crees elaborar porque naciste para ello. Me ha parecido también motivante, al menos para mí. Te leo, y pienso, ¡que fácil...! Tú, llevas ese tintero de oro siempre en la mano. Gracias, por este amenísimo rato.

    Una gala de premios en la que no falta de nada, para poder disfrutar de buena lectura.
    Felicidades a los participantes y especialmente a los ganadores: Matilde, Carles y Marta.

    Abrazos a los presentes, con mis mejores deseos para un 2022 lleno de luz, que guíe nuestros caminos por la senda de la paz y el amor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mila. Suelo comentar que la Felicidad es una equivalencia entre lo que somos, lo que queremos ser y lo que debemos ser. Si esas tres variables coinciden es cuando alcanzamos esa paz interior que es la esencia de ser feliz, si no es cuando nuestras emociones nos avisan, cuando sentimos que algo no cuadra dentro de nosotros y ahí es cuando debemos mirar hacia dentro, con honestidad, e intentar chequearnos y comprendernos. A veces lo logramos, otras nos rendimos.
      El relato, aunque ficción, reconozco que tiene mucho de mí y me parece que también mucho de muchos, valga la reiteración, de los que escribimos y nos juntamos en el blog. Escribir ficción siempre tiene algo de exorcismo, de materializar de alguna forma esos demonios interiores cuyo mayor poder reside en la inconcreción, en ese saber que están pero que no terminas de comprender por qué.
      Te agradezco muchísimo este comentario que complementa de maravilla el texto y lo que pretendía. Un fuerte abrazo y ¡a comernos este 2022!

      Eliminar
    2. Gracias, por este comentario tan sabio sobre el significado de la felicidad, y más...
      Otro fuerte abrazo, con todo mi cariño y admiración. ¡"Y a comernos este 2022"!

      Eliminar
  16. Tremendo relato autobiográfico David, te leía y desde luego tu eras el personaje triste que no se daba cuenta de que lo era, aun teniendolo aparentemente todo en orden, le faltaba algo esencial, y era su propia esencia de vida, que le permitiera soñar y vivir con los ojos abiertos a las maravillas del mundo que le rodeaba. Algo que le quitara de encima el peso del maravilloso hombre, esposo y padre ejemplar y lo convirtiera en el maravilloso hombre libre y feliz de vivir su libertad sin dejar de ser quien era en el fondo, un niño soñador que deseaba seguir pintando, leyendo y escribiendo historias increíbles.

    Que bueno que leyeras ese cuanto de niño, te sirvió para recordar que no solo de pan y de lo cotidiano vive el hombre, que también se alimenta de ilusión, sueños y anhelos del alma de su niño interior, de la alegría de realizar aquello que nos llena de gozo y completa el cuadro armonioso de nuestra vida para hacerla feliz.

    Bendito sea ese Tintero de Oro que se te otorgo como si fuera una pócima para darle vida a tu vida y a la vida de tantos compañeros que han encontrado aquí la magia de crear historias, darle vida a tantos personajes...
    Desde luego el cuento es maravilloso, lo bien que lo has adaptado para hacerle ese reconocimiento y homenaje a Charles Dickens, definitivamente te has anotado un "Tintero de Amor", inagotable y mágico, con superpoderes para lograr lo improbable e imposible.

    Felicidades a todos los tintero habientes y a todos los escritores galardonados con el sello personal de este blog, la tinta que te invita a hacer realidad tus sueños.
    Gracias por compartir esa tinta David. Hagamos juntos un 2022 de ensueño, pongámonos manos a la obra y así será.

    David mis respetos y admiración a tu maravilloso ser de luz y amor. Abrazos álmicos.

    Salud y dicha infinita para todos.

    P.D. Este cuento debe ir en la antología, es lo máximo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Harolina. ¿Qué te puedo responder a tus palabras? Como he comentado muchas veces en tu blog, leerte es como mirarme al espejo y seguro que para ti el relato ha sido trasparente en cuanto a lo que esconde detrás. La vida debe ser mucho más que una sucesión de tareas y acopio de cosas tangibles eso no te da la felicidad, porque esta jamás depende del exterior, depende de uno mismo, de ser consciente de nuestra esencia y de lo que realmente nos apasiona y provoca esa descarga eléctrica interior que nos hace dichosos. Conforme la vida nos acopla a sus engranajes a veces nos lo hace olvidar, y entonces es cuando sentimos esa tristeza que no depende de nada en concreto, pero que al final termina sumiéndonos en un estado melancólico del que es difícil escapar... salvo que te visite el señor Scrooge, claro.
      Como siempre, querida Harolina, tus palabras son vitamina para el alma. Un fuerte abrazo y Feliz 2022!!

      Eliminar
  17. ¡Qué maravilla de cuento, David! Una historia preciosa que compartes con todos y que nos explica el origen de 'El tintero de oro'. Me ha encantado. La tristeza es una emoción más dentro del inmenso abanico de las emociones y forma parte de todos nosotros, ya sea en momentos puntuales o en períodos más largos. No obstante, tenemos más emociones que contrarrestan los efectos de aquella, y nuestra inteligencia emocional nos ayuda a equilibrarlas. Pero también nos ayuda a minimizar sus efectos o eliminarlos, el hecho de leer, escribir, compartir...
    Quiero darte las gracias por el cuento y por la iniciativa del concurso, también felicitar a los premiados, Marta, Carles y Matilde por sus maravillosos cuentos, a todos los finalistas y a todos los participantes, que hemos disfrutado leyéndolos y, en especial, a todos los lectores que no vemos, que no conocemos y que estoy segura que están ahí y nos leen, porque entre todos todo esto tiene más sentido.
    Mi deseo para el próximo año es que sigamos estando ahí, escribiendo y leyendo, compartiendo letras y experiencias y, por supuesto, que la salud reine por todos los rincones.
    ¡Feliz año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mayte. Toda emoción es necesaria, tanto las positivas como las negativas, porque todas son una respuesta a algo. La alegría nunca sería lo mismo sin la pena, ni el amor sin el odio. Y todas y cada una de ellas nos enriquece, solo hace falta comprenderlas como síntomas y observarlas con perspectiva.
      Me sumo a tu felicitación a todos los que han participado con sus letras o con sus lecturas a los distintos relatos. Ojalá consigamos que el hábito de leer ficción crezca cada año. Un abrazo y Feliz año!!

      Eliminar
  18. David, vaya cuentazo, gracias por este regalo.
    Un abrazo, feliz año para todos y que el 2022 no traiga más que cosas buenas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ángel. Me alegra que te haya gustado. Un fuerte abrazo y seguro que el 2022 nos traerá cosas buenas con las que disfrutar y alguna cosa mala que nos sirva para crecer.

      Eliminar
  19. ¡¡Hola David, un enorme relato el que nos has regalado para esta última y navideña gala!!

    Genial como siempre la presentación; la inclusión del elemento del tintero de oro, que todos deberíamos tomar como el tintero mágico, capaz de hacer que saquemos lo mejor de nosotros mismos, para realizar cualquiera de las cosas que nos devuelva la ilusión y la capacidad de soñar. Ese es tal vez el motivo por el que pienso tanto en estas fiestas como algo que solo desde la perspectiva de un niño puedes disfrutar sin tener en cuenta, todo aquello que la envuelve y nos la presenta en paños de lino blanco, y copos de nieve.
    Hemos tenido todos el privilegio de participar en una gran edición del tintero de oro con relatos de gran calidad, y por ello comienzo por felicitar al conjunto de autores que ha presentado propuestas maravillosas, por supuesto a todos aquellos que han logrado su mención de honor, porque sin duda comunicaron de forma muy acertada y original sus relatos, y a los tres finalistas y ganadores de la edición, Marta, Carles, y Matilde, por haber logrado la excelencia en sus propuestas, un gran trabajo, y mi enhorabuena¡¡¡
    He disfrutado mucho leyendo y participando en las ediciones del tintero, y solo espero que el próximo año sigamos disfrutando del gran trabajo que realizas David.
    ¡¡Feliz año a todos, gracias por las lecturas maravillosas que me habéis proporcionado, participar aquí ha sido una gran experiencia, salud y éxitos a la gran comunidad de autores que formáis, un gran abrazo a todos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mik. ¿Quién nos iba a decir que esta edición nos traería el origen de El Tintero de Oro? Je, je, je... Coincido plenamente con ese comentario que todos deberíamos aplicarnos. Nunca dejemos de mirar el mundo con la curiosidad y el sentido de la maravilla de los ojos de un niño. Si perdemos esa capacidad, la vida se vuelve como una máquina grasienta, que funciona solo por inercia y sin preguntarse para qué. En víspera de Reyes ninguno nos olvidemos de dejar las zapatillas junto al árbol. Me sumo a tu felicitación a todos los maravillosos soñadores que dais sentido a este blog. Un fuerte abrazo y feliz año!!

      Eliminar
  20. ¡Felicidades a todos los tinteros ganadores! y gracias a David por siempre traernos estos maravillosos concursos. Esta edición ha estado llena de relatos mágicos y con varios mensajes esperanzadores.
    ¡Les deseo un bello fin de año!
    Un saludo, tinteros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cynthia. Sin duda la magia de Dickens nos ha inspirado para lograr una terna de maravillosos cuentos de Navidad con los que revitalizarnos y afrontar el 2022 llenos de positividad, de la buena, y esperenza!!

      Eliminar
  21. Sensacional cuento, tan íntimo, tan bonito y elegantemente narrado. Me alegro de que ese fuera el nacimiento del "tintero". Gracias por tu iniciativa que une escritores apasionados. Estoy leyendo muchos de los cuentos y me asombra la calidad, la ilusión, el nivelazo.
    Un gran abrazo a todos los participantes y al anfitrión

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Volarela. Me alegra que te gustara esta gala de premios y, sobre todo, todos esos magníficos cuentos de Navidad llenos de calidad e ilusión con los que hemos homenajeado a este gran autor. Un fuerte abrazo de vuelta!!

      Eliminar
  22. ¡Leer tu cuento -menos mal que lo compartes -es sentirse ipso facto, parte de la grey tinterófila! Huelga decir cosas que ya sabes: Denota tu narrar, oficio y devoción y sorprendente agilidad mental para proyectar ilusión sobre los demás. Me pareció nutrido con humanidad, de la cual es fruto esta deliciosa campaña de "El Tintero de Oro" y cualquier Ser del planeta Tierra que A M E leer y escribir, debe visitar a Tu Gente. ¡Jamás se deben olvidar Los Sueños, y traerlos a colación en Navidad, vuelve a reafirmar mi Pasión Desmedida por estas fechas! Dickens estará seguro y feliz en el Parnaso de los tocados por La Gracia de La Literatura presintiendo desde ultratumba tus líneas deliciosas. Una de las principales divisas de mi paso por Éste Cosmos, es también aquello que proclamaba Poe en "Eureka" :"Quienes consideran Los Sueños como las únicas Realidades" ¡¡¡ Estimo lo mismo, son Las Únicas Cosas Palpables.!!!
    Agradezco Los Azares que me han traído por Estos Pagos Vuestros, y estoy extrarradiante por la mención honorífica del texto que comparto, impepinablemente " ¡T o c a d o ! ", "Chapeau" con humildad y júbilo de chiquillo, y congratulaciones a los demás y a la tríada bien merecida en la cúspide, pero sobre todo, a aquellos que han demostrado formar parte de Tus Huestes porque tienen El Don de C o m p a r t i r con la participación en la lid literaria. ¡¡¡Eso es la auténtica presea!!!
    Así que , F e l i c i d a d e s , E s p e r a n z a d o M M X X I I , J u g o s a s F i e s t a s Y . . . . .
    ......A l T u r r ó n !!!!!!!!!!!!!.....de Éste.....E l P o r t o v e n t o l e r o !!!!!💎🥂😊💚🎻

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juan. Desde luego que tus comentarios son únicos y entusiasmantes. Ojalá que Dickens se haya tomado a bien este juego literario y allá disfrutado desde donde quiera que esté de este homenaje que le hemos montado con tantos y tan estupendos cuentos de Navidad. Como bien dices los sueños son las únicas realidades, de hecho ¿cómo distinguir los sueños de los recuerdos o de las ilusiones? El momento presente es algo tan fugaz que en un suspiro ya forma parte de ese lugar que no distingue realidad de ficción, así que nunca dejemos de soñar y de dar forma a los mismos en forma de relatos o de historias que podamos compartir con otros soñadores.
      Te agradezco muchísimo tu comentario lleno de pura vida. Un fuerte abrazo y Feliz 2022!!

      Eliminar
  23. Que más puedo agregar sobre este cuento, digno de las mejores antologías. Tantos y tantos comentarios que expresan el gran valor en todos los sentidos.

    Qué gusto da leer así...

    Y tampoco quería dejar pasar mi felicitación y desear que sigas escribiendo y dejando lo mejor de ti para el placer de poder compartirlos.
    Muchas gracias por tu trabajo constante que hace posible que se reúnan tantos escritores al rededor de ti.
    Un fuere abrazo y a por el 2022.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Luz. Creo que la razón es que lo que se cuenta en el relato es algo que compartimos la mayoría de los compañeros que comparten sus sueños en el blog. Escribir es algo más que juntar palabras, seguramente la pregunta más difícil de responder es aquella ¿Y tú por qué escribes? De las cien mil cosas en las que puedes ocupar tu tiempo, ¿por qué dedicarlo a contar cuentos? Quizá, el relato es la respuesta que muchos daríamos a esa pregunta.
      Un fortisimo abrazo y mis mejores deseos para este 2022 que seguro nos traerá un montón de nuevos sueños!

      Eliminar
  24. Hola, David. ¿Qué mejor forma de celebrar tu cumpleaños que con una maravillosa gala? Te felicito por tu dedicación y tu amor por la tarea.
    Felicito a los participantes, a los ganadores y los no ganadores. He pasado un tiempo terrible votando, ya que debía dejar fuera algunos que me habían gustado mucho.
    A todos les deseo muchos sueños llenos de historias, en este nuevo año. Y que podamos seguir con salud y felicidad.
    Un abrazo a todos! Hasta el año que viene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mirna. Pues la verdad es que ha sido una coincidencia de la que me di cuenta justo al publicarla y recibir felicitaciones por este medio siglo que justo acabé de cumplir. Bueno, la verdad es que celebrarlo con vosotros es la mejor forma de que este día fuera aún más especial. Un fuerte abrazo y a seguir atrapando sueños en este 2022 que ya comenzó. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  25. Hola de nuevo David, al leer el comentario de Mirna, "recordé que olvidé" tu cumple, (aun sigo algo chueca de salud), así que como no han pasado tantas horas, bueno, ya va un dia y casi dos, pero es valido desearte mucha felicidad a doble saldo, espero que lo hayas pasado bien, imagino que si, ya que te diste gusto publicando esta entrada el mismo dia de tu cumple.

    Salud y larga vida al rey. Abrazos y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Harolina!! La verdad es que fue una coincidencia de la que me di cuenta justo al publicar la entrada, como le comenté a Mirna. De todas formas, ¿qué mejor que celebrar este medio siglo de vida que con esta fiesta literaria y con tantos soñadores? Un fortísimo abrazo y gracias por esta felicitación!!

      Eliminar
  26. Querido amigo David rubio , tengo que felicitarte a ti el primero porque desconocía
    la historia del comienzo de cuando , yo descubrí este maravillo blog , y al dueño que lo
    gestiona , es una historia muy bonita , con un bello gesto como es el compartir y hacer
    participes a tus seguidores a invitarlos a soñar escribiendo otras historias , y participando
    de tus retos que a mi sinceramente me gustan mucho , ya que de todos vosotros aprendo cosas
    nuevas y formulas nuevas para escribir relatos , puesto que tengo que decirte , que yo padezco de dilexia , y siempre he tenido vergüenza o miedo a la hora de escribir , y solía pensar que yo jamás publicaría cuentos ni relatos , por miedo a que no se me entendiese o se rieran de mi , hasta que un buen día una buena amiga , me abrió un blog , y me enseño a gestionarlo , publicar y editar entrada.... Yo le escribía relatos en documentos Word y se los mandaba por mail , me dio clases básicas de internet , y sobre todo a escribir de esto han pasado más de 10 años , y le estoy muy agradecida por lo que hizo conmigo.
    Lo que pasa es que lo que más me cuesta es a la hora de que los personajes hablen entre si
    no se si tengo que ponerles por ejemplo : __ ¡¡ o esto solo _ , yo creo que poco a poco iré aprendiendo , ya que también tengo faltas de ortografía , en fin también quiero darles la enhorabuena a los ganadores de los tinteros , de oro , plata y broce.... Y a los demás también
    por participar , esto me da ganas y alas para seguir escribiendo y participando en tus retos que para mi son muy valiosos , a ver si algún día me gano de premio un tintero aunque sea
    de hojalata , jajajajajajaj (bromas a parte) te diré que he visto que tienes otro blog de relatos en su tinta ¿ Cuál es la historia del nacimiento de ese bello blog ? ¿Y digo yo , porqué esta cerrado , es que acaso en este blog ,no te apareció el anciano? Yo creo que sería muy buena idea , de que uno de tus propósitos , fuese que volviese abrir ese blog , ya que ya también es muy bueno , y tenias muchos fieles seguidores que le alegrarían de verlo de nuevo en marcha , ahora que esto es solo mi humilde opinión.
    Bueno yo me despido , deseándote una feliz noche vieja , y prospero año nuevo
    lleno de salud , y como no lleno de nuevos retos llenos de aventuras , para que esa revista digital que tienes y la antología en papel sigan creciendo , y se vendan muchos de tus libros.
    Te deseo una feliz noche , besos de flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah....Otra cosa , feliz cumpleaños , ya que el día del mío no me dijiste , que día era el tuyo y ahora veo , que es hoy , y me enterado leyendo el comentario de Harolina payano T , ¿ no crees que eso no es de ser un buen amigo ? el no contármelo ,yo te habría regalado algo , al menos una tarjeta de cumpleaños no crees? felicidades amigo y no te preocupes , que los 50 años tuyos , son los nuevos 30 de los Milenials de hoy día
      felicidades y que cumplas muchos más y así de bien , besos de flor.

      Eliminar
    2. Gracias, Flor. Me encantó y emocionó tu comentario. Eres un ejemplo de lo que significa soñar. No dejaste que ese problema te impidiera dar forma a tus historias, perseveraste en tu pasión y eso te hace merecedora de un tinterazo de oro, porque eso es lo importante escribir y luchar por tus historias. Todo lo demás es cuestión de tiempo, de fijarse en los signos de puntuación y cuatro cosas más.
      Respecto a los diálogos que comentas pienso que el secreto es coger imaginártelos en tu cabeza y dejar que hablen, sin pensar nada más que en trasladar esa conversación al papel. Un truco que uso yo es ponerles voces de actores en función de cómo sea el personaje. Por ejemplo, para los tipos rudos suelo usar la voz de Samuel L. Jackson. Para el señor Scrooge de este relato le puse la voz, te vas a reír, del actor que dobla al maestro Yoda de Star Wars. En la sección Taller de relatos encontrarás algunas entradas en las que hablamos de diálogos por si te sirve de ayuda.
      Respecto a Relatos en su tinta, ¡ay! Apenas me llega el tiempo para este blog como para plantearme llevar dos, al menos de momento. El blog de Relatos en su tinta es más antiguo que este y, de hecho, fue allí donde nació El Tintero de Oro como una sección más del blog, allí estuvieron las primeras trece ediciones. Luego, viendo su crecimiento, pensé que debía tener un blog propio que me permitiera desarrollarlo y en junio de 2018 nació este blog de El Tintero de Oro.
      No obstante, uno de mis propósitos de este año, a ver si lo consigo, será volver a reactivarlo aunque con un nuevo enfoque centrado en la novela negra y la ciencia ficción, además de mis propios relatos. Incluso he pensado cambiarle el nombre. En fin, ojalá este 2022 sea el año en el que pueda lograr compaginar este blog con mi propia escritura.
      ¡Ah! Y gracias por tu felicitación y ¡menudo halago! Me sacaste los colores, al menos, espero que mi cabeza no empiece a resentirse de esta quinta década y siga anclada en la segunda. Un fuerte abrazo y Feliz año!!!

      Eliminar
  27. ¡Hola David!
    Me ha encantado tu cuento, la verdad que es memorable. También quiero felicitar a todos los ganadores, y dejarles un feliz Año Nuevo, lleno de oportunidades gratificantes y emocionantes, ¡Feliz Año Nuevo 2022!
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Yessy. Me alegra que te haya gustado el cuento y seguro que este 2022 nos traerá muchas emociones e historias. Un abrazo!

      Eliminar
  28. Llego con mucho retraso, pero llego, aunque sin hacer los deberes. No quiero tardar más en felicitar a los nominados y ganadores de tintero, También quiero aprovechar para felicitaros el año 2022 a todos... pero no he tenido tiempo de leer el relato que David nos ha regalado en esta ocasión. Estos días de locura no me dan mucho tiempo para leer mucho, pero juro que lo leeré porque el vistazo en diagonal que le he echado me ha convencido de que se necesita tiempo y tranquilidad para degustarlo. Volveré cuando lo haya leído.
    Un beso y muchas gracias David, un año más por las molestias y por animarme a leer cosas tan maravillosas como este Cuento de Navidad de Dickens.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ya lo he leído. Es una preciosidad y una buena enseñanza del señor Scrooge. Perder la propia esencia es el origen de la tristeza. Menos mal que nuestro personaje ha sido capaz de recuperarla gracias a nuestro querido Tintero de oro.
      David, deberías participar en el concurso. Tú también te mereces un precioso Tintero de oro.
      Un beso enorme.

      Eliminar
    2. ¡Gracias, Rosa! Caramba, tranquila que no paso revista, ja, ja, ja... En serio, ¡solo faltaría! Me alegra que te haya gustado este "origen" del tintero aprovechando este homenaje a Charles Dickens y Cuento de Navidad. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  29. Hola, David. Me ha gustado mucho tu cuento navideño. La trama me atrapó desde el principio y lo leí disfrutando cada línea de tu brillante narrativa. Imagino que Dickens aprobaría tu ingeniosa versión de su clásico.
    A partir de ahora Tintero de Oro me recordará la Navidad, dos tierras fértiles donde los sueños se confunden con la realidad.
    Enhorabuena, pues, por tu fantástico y fascinante relato.
    Enhorabuena a los Mencionados: Pedro, Bruno, Pilar, Isan, Josep y Pepe; y, en especial, a los ocupantes del Podium: Matilde, Carles y Marta.
    Yo, por mi parte, muy contento con mi noveno puesto.
    Nos vemos en la próxima.
    Feliz Año y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paco. Me ha encantado esa asociación Navidad-Tintero de Oro, sueños, compartir, escribir, amigos... La verdad es que suena muy bien. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  30. Antes que nada Feliz Año a todos, les deseo paz, abundancia y salud. Segundo: gran cuento navideño nos has regalado David. Conmueve y alegra el corazón. Gracias por ello. Felicidades a todos los Tinteros y a las menciones honoríficas. Muy merecidos los reconocimientos por haber escrito unos cuentos geniales. Un abrazo desde México.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana. Me alegra que esta historia te haya conmovido y alegrado, ojalá nos dé fuerzas para seguir escribiendo y compartiendo en este nuevo año que comienza. Un abrazo!

      Eliminar
  31. Un cuento precioso e instructivo.
    Gracias por un capítulo más de tu Tintero de Oro y por todo lo que nos aportas a través de él.
    Muchas felicidades a todos los participantes, de manera especial a los ganadores.
    Te deseo un muy feliz 2020, con mis mejores deseos para nuesto querido Tintero.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Chema. Te agradezco tus palabras, ojalá este 2022 nos depare un montón de inspiración y relatos emocionantes. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  32. Hola David, un cuento fantástico sobre el origen de ese tintero de oro que nos invita a soñar y a no dejar de escribir . Nos recreas todas las escenas con todo lujo de detalles lo que ha hace más creíble y agradable de leer. Mi enhorabuena te mereces un gran aplauso.
    Mis felicidades a los ganadores y a todos los participantes en esta convocatoria. Ahora toca seguir escribiendo
    Feliz año 2022 , mucha salud y alegría para ti y toda tu familia. Me olvidaba leí por ahí arriba en los comentarios que estuviste de cumple ,los cincuenta son una cifra muy bonita, bienvenido al club jeje je pues eso felicidades y que cumplas muchos más

    Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Puri. Pues sí, ya iniciamos la sexta década que ojalá sepa disfrutar como se merece. Me alegra que te haya gustado esta nueva Gala tan navideña. Un fuerte abrazo y Feliz Año!!

      Eliminar
  33. Enhorabuena a los premiados en esta nueva edición.
    Gracias por tu historia David; como siempre, te sales del guión para regalarnos algo especial.
    Abrazos para todos.
    ¡Larga vida al tintero! el nos salvará del tedio, la rutina y la tristeza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Francisco. Me alegra que te haya gustado esta gala con la que seguro muchos nos hemos sentido identificados. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  34. Feliz año David, y decirte que me encanta el relato que has escrito! Felicidades también a los ganadores.
    Te deseo un feliz 2022!! Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María. Me alegra que te haya gustado el relatillo. Un abrazo y feliz 2022!

      Eliminar
  35. Feliz año a todos. Felicidades a David por su magnífico cuento y a los ganadores por los suyos. Espero que este año sea buenísimo para todos y nos sigamos juntando en el tintero de oro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pedro. Seguro que este año será genial. Un abrazo!

      Eliminar
  36. Muy feliz año, muy feliz cumple y mis felicitaciones por ese cuento tan emotivo y tan navideño. Me alegra que el protagonista haya recuperado las ganas de seguir soñando, no dejar de soñar aunque a veces cueste un poco más y seguir haciendo que los días importen, lo que de verdad llena no se compra ni se vende como tu protagonista ha recordado.
    Felicitaciones a los ganadores del último tintero del 21 y a todos los participantes por seguir llenos de ilusiones y haciendo sentir con sus letras.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Conxita. En verdad que las cosas más importantes son aquellas que no se pueden medir ni tasar. Me alegra que te haya gustado este relato y ojalá este 2022 se siga llenando de sueños y soñadores que los compartan. Un abrazo!!

      Eliminar
  37. Feliz año, David!! Cuanto me ha gustado tu relato!! El final me ha emocionado, (se me ha escapado alguna lágrima jeje) y es que me he sentido muy identificada. Porque en tu historia describes lo que me pasó a mí respecto a la escritura. Me encantaba escribir cuando era una niña y adolescente. Pero, después, poco a poco fui abandonando la escritura para dedicarme a otras cosas que creía que eran más importantes. Y al final dejé de escribir. Pero ahora, David, uno de mis propósitos principales es seguir escribiendo, seguir publicando lo que escribo en mi blog y ojalá me anime por fin a crear mi primera novela. Ya estoy pensando en algunas ideas que llevan tiempo rondándome la cabeza 😊 Como bien pones al final de tu relato no dejemos de soñar nunca. Viva el tintero de oro que nos lo recuerda y nos lo recordará siempre 😜 Gracias, David, por todo lo que compartes, es un placer leer lo que publicas y una suerte tenerte por aquí. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cristina. Conforme lo escribía te aseguro que sabía que muchos de los que rondamos este blog nos íbamos a sentir identificados con la historia. Así que podríamos decir que es una especie de homenaje a todos aquellos que en un momento de su vida caímos en la "normalidad" de una vida mecánica y en la que nos movíamos por inercia, hasta que nos dimos cuenta que existía algo tan dichoso como sencillo como es la imaginación y el soñar historias. La suerte te aseguro que la tengo yo de poder contar con el lujo de tantos compañeros en este camino de letras. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  38. Hola David , después de pasar por tu blog , y leer la sección de taller de escritura al que suelo acudir cuando me voy a la cama a descansar antes de dormir , me quedaron muchas de las dudas resueltas , tengo que decirte que son todos muy buenos , desde los de Stiphen King como los de los hermanos Tarantino , es como la sección del narrador y su punto de vista o como puntuar los relatos , que este lo leeré esta noche , y sabes lo que te digo que si quieres un consejo yo de ti , no le cambiaria el nombre al otro blog , ya que es como tu marca registrada , te lo digo porque yo antes de tener estos dos últimos , tuve otros 3 que en 2 años borre , y la verdad es que sufrí mucho , porque con ellos borre también el nombre de mi primer nombre me llamaba Little Moon , y eran muy variados , uno era todo de regalos , otro de historias de terror , y el último era una cosa parecida al primero que tengo ahora que el del baúl de mis libros y juguetes.
    Pero te diré que también tengo facebook , allí me llamo Little Moon , en honor a mi primer blog , tú haz lo que quieras , pero yo lo dejaría como esta , entre otras cosas tus seguidores se perderían y te preguntarían el porque del nuevo nombre, en fin haz lo que quieras.
    Te doy las gracias por pasar por mi blog y comentar , y no te preocupes por tus 5 décadas que las llevas muy bien , nos seguimos leyendo vale ¿ Has pensado cual va a ser tú próximo reto y de que va a tratar ? te recuerdo que tengo un blog de detectives que no conoces a lo mejor te vendría bien echarle un pequeño vistazo y si te gusta te quedas como un detective más vale , jajajajjajajaj besos de flor. ( Esto es broma , ya que no es obligatorio)
    aquí te dejo el enlace del último reto que hice https://pandoraysubaul.blogspot.com/2021/12/el-caso-del-robo-en-el-louvre.html
    Espero que te guste y lo disfrutes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Flor. Me alegra que esos artículos te resultaran interesantes. Como siempre digo, los caminos en Narrativa son ilimitados y esos consejos no son más que hablar sobre ella para tener armas que nos puedan servir al menos para reflexionar sobre ellas.
      En cuanto a lo del blog, de momento todavía estará en stand by durante un tiempo, antes querré perfilar qué contenido concreto y, sobre todo, preparar un buen número de entradas. También es verdad que soy muy poco apegado a los blogs. El primero que saqué fue uno titulado El reino robado, el título del primer relato que escribí y que, curiosamente, es el que aparece referenciado en este. Luego probé otró llamado Los demonios exteriores donde publicaba parte de los relatos de mi libro de relatos de SciFi, luego otro llamado El peso del humo, que pretendía recoger curiosidades del mundo de la ciencia y demás. Bueno, todos ellos los borré sin miramientos cuando entendí que su vida terminaba.
      En cuanto al microrreto de este mes creo que va a ser muy chulo y, además, va a servir para que nos conozcamos un poquito más a través de nuestros gustos literarios. ¡Sale mañana!
      ¡Ostras! Desconocía que tenías otro blog y además de detectives! Me pasó!! Un abrazo!

      Eliminar
  39. Enhorabuena a los merecidos ganadores, a todos los participantes feliz año 2022. Y a ti David mi agradecimiento por todo el tiempo que nos dedicas. Un fuerte abrazo y feliz año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nuria. El agradecimiento es mutuo. Te aseguro que lo realmente importante es el uso que hacéis vosotros del blog. Todo lo demás es solo un envoltorio. Un abrazo y feliz año!!

      Eliminar
  40. Hola David, he dejado los reyes magos (los mosqueteros) para venir a leer tu cuento. No sabía este secreto del Tintero de oro. Ahora que ya nadie nos escucha, creo que tiene mucho de ti.No porque seas el alma de la historia, sino que eres parte de la historia. Me ha encantado. Tiene esa magia de la navidad que tanto me gusta. He estado leyendo a los finalistas y ahora toca los ganadores. El placer de leer cuando nadie me oye. Un abrazo, amigo mío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Eme. Creo que el relato refleja a muchos de nosotros, un servidor incluido. La Navidad para mí es época de redención personal sobre todo. De darnos la vuelta como un calcetín para echar un vistazo a las cosas que no terminan de funcionar. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo!

      Eliminar
  41. Un estupendo "Chimpón" para finalizar un año raro, pero que nos ha permitido, al estar un poco más en casa, dedicar más tiempo a la lectura.
    Creo que debes estar satisfecho al haber cumplido todos tus objetivos blogueros y literarios porque la labor que realizas es impagable.
    Por otra parte, y desde mi rincón (viajero, no sé si literario o no), fue el levantarme del sofá y soñar, lo que también aportó algo de emoción a mis días grises. Gracias por recordármelo.
    Enhorabuena a todos los galardonados y ¡A por el 2022!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Macarena. Como bien apuntas, cada uno tenemos algo dentro de nosotros que nos hace feliz, una vocación creativa en la que nos sumergeríamos la vida entera. Renunciar a ella es el peor de los pecados, causándonos esa tristeza vital de quien se niega a aquello por lo que ha nacido. Un abrazo!

      Eliminar
  42. Una gala estupenda, como siempre, con gran nivel en la presentación y gran nivel en los relatos concursantes. Felicitarte tanto a ti David como a los ganadores, Marta, Carles y Matilde, así como al resto de mencionados y participantes. Es un placer formar parte de este gran grupo. Abrazos a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Jorge! Es un lujo y el mayor orgullo que este blog sirva de punto de encuentro para compartir lecturas y escrituras de tantos y tantos compañeros que publican sus historias. Entre tanto ruido digital en su mayoría absurdo, los blogs de relatos son me temo el único oasis que hace de internet algo interesante. Un abrazo!

      Eliminar

Publicar un comentario