Expediente Bélmez, Fernando Figueroa Saavedra

Hoy traemos a Fernando Figueroa Saavedra que vuelve a la sección "¿Qué te cuentas?" para darnos a conocer a su obra Expediente Bélmez, obra de una temática que viene como cogida de la mano de la actual edición del concurso. Así que vamos a escucharle. ¿Cómo se te ocurrió esta novela que combina el género urbano y el paranormal? Todo partió de un personaje de mi novela Pentesilea: el Tralla. Me apetecía darle más cancha. Aparte, me interesaba dar visibilidad al barrio de Entrevías como escenario de una historia de ese estilo, y ahí entra que estableciese esa asociación entre los fenómenos que ubico en la calle de Bélmez en 1984 y los que acaecieron en el pueblo de Bélmez la década anterior, las famosas caras de Bélmez. Sinopsis ¿Cómo es eso de mezclar novela urbana con paranormal? Sinceramente, es una forma de rehuir el cliché de mansiones o castillos encantados y llevarlo a un paisaje de andar por casa, como es un barrio obrero. Igualmente, me apetecía meter a unos chicos de

EL NARRADOR Y EL PUNTO DE VISTA, POR ROCÍO DE JUAN ESCRITURA CREATIVA


    Nuevamente sacamos la alfombra roja, y ya empieza a ser una maravillosa costumbre, para recibir a una escritora y correctora profesional de la que seguro vamos a aprender tanto de su experiencia como de sus conocimientos en el terreno de la Narrativa. 

    Como todavía no ha llegado a nuestros estudios centrales, dejadme que os cuente algo. Hace cinco años tuve la inmensa suerte de participar en una experiencia literaria maravillosa. En el blog Cafetera de Letras, Grisel R. Núñez convocó una propuesta consistente en formar un grupo de doce autores con la finalidad de que cada uno escribiera un libro de relatos y, además, comentara y sugiriera cambios o correcciones a los relatos de los demás. 

    En aquella experiencia conocí personas y escritores fantásticos gracias a los que conseguí mi hasta ahora única publicación Los demonios exteriores. Todos fueron geniales, pero hubo una persona muy especial para mí. Alguien que no solo se convirtió en un apoyo motivacional fundamental para lograr terminar mi libro, sino que me hizo ver mis carencias y mis puntos fuertes, aprendí la importancia de las descripciones y de los sentidos para crear atmósferas, a poner pausa y ritmo... En fin, cada corrección de esa persona la recibía como una lección magistral.

    Ese alguien es nuestra invitada de hoy, Rocío de Juan, que nos va a hablar del Narrador y el Punto de Vista, aspecto que hemos trabajado en el microrreto ¡A CIEGAS!

EL NARRADOR Y EL PUNTO DE VISTA POR ROCÍO DE JUAN


EL NARRADOR

    Una historia escrita es una narración; una historia que una «voz» le cuenta al lector. Es decisión del autor elegir cómo será su narrador, cómo será la voz que contará la historia que desea dar a conocer. Se trata de una decisión inicial pero, a la vez, fundamental, pues la mayor parte de las veces de allí depende el éxito o el fracaso del texto y, además, el valor estético que el autor imprime a su trabajo.

    En términos generales se pueden hacer dos grandes clasificaciones del tipo de narrador:
  1. Según la persona gramatical utilizada: una historia puede contarse desde la primera (yo), segunda (tú) o tercera persona (él o ella) gramatical.
  2. Según su posición en la historia: narrador interno o narrador externo.

    Te invito a que analices los narradores de las novelas que lees habitualmente y te preguntes cuál es el tipo de narrador que se ha utilizado. Descubrir la voz gramatical es sencillo, y te ayudará a saber en primer lugar a distinguir entre narrador interno o externo. En primera o segunda persona, será un narrador interno; en tercera persona, un narrador externo.

    Narrar en primera, segunda o tercera persona, o saber si tenemos un narrador que nos cuenta desde dentro o desde fuera los hechos, son solo dos aspectos de nuestro narrador. El resto de las decisiones que tomaremos para configurar la «voz» que cuenta nuestra historia tienen que ver con el punto de vista o focalización narrativa.

EL PUNTO DE VISTA

    Como autores elegimos una «voz narrativa» que narre la historia. Y a esa voz le otorgamos unas características y limitaciones, le concedemos una perspectiva o punto de vista propio. A este concepto también se le denomina «focalización narrativa».

    Nuestro narrador puede estar limitado en lo que ve, puede poseer un conocimiento parcial, quizá no puede moverse de un punto o, al revés, es capaz de contarnos lo que ocurre de modo simultáneo en otros lugares, y lo sabe todo de todos.

    Si combinamos el conocimiento de la historia que tiene ese narrador y, además, el punto de vista, tenemos esta clasificación:

TIPOS DE NARRADOR

PRIMERA PERSONA

    El narrador en primera persona, también llamado narrador interno, es un personaje que participa en la historia narrada, es decir, está dentro de la historia. Toma parte en los acontecimientos y tiene opiniones (y puede manifestarlas) sobre los hechos que suceden y sobre el resto de los personajes.

Narrador protagonista

    Es aquel en torno al cual gira la historia y la narra desde una visión que suele ser tan amplia como su propia vista y tan profunda como sus reflexiones, sus emociones y sus sentimientos.

    Se dice que posee focalización interna, ya que la historia se cuenta desde el punto de vista de uno de los personajes.

Narrador personaje secundario o testigo

    Es aquel que participa en la historia (sin ser el protagonista). Pero es él quien toma la voz y relata los hechos. Lo hace desde las limitaciones de una persona que solo puede hablar de lo que está al alcance de su vista o que tiene que relatar lo que alguien más le cuenta.

    También sería un narrador con focalización interna, ya que la historia se cuenta desde el punto de vista de uno de los personajes.

SEGUNDA PERSONA

    Es el tipo de narrador menos utilizado. Tiene las características del narrador interno porque suele contar su propia historia.

Narrador protagonista

    El narrador busca la complicidad del lector. Por eso se dirige constantemente a él. Utiliza los paradigmas de segunda persona, es decir, «tú», «te», «a ti», «vosotros», «os», etc.

    El narrador habla en 2ª persona. Crea el efecto de estar contándose la historia a sí mismo o a un yo desdoblado.

    También sería un narrador con focalización interna, ya que la historia se cuenta desde el punto de vista de uno de los personajes.

TERCERA PERSONA

    El narrador en tercera persona, también llamado narrador externo, es la voz de alguien que no participa en la historia narrada. Es decir, se encuentra fuera de la historia: no es partícipe de los acontecimientos ficticios narrados, aunque pueda dar su opinión sobre los hechos. También puede ser una voz sin opinión alguna ni consciencia propia.

Narrador omnisciente

    Posee una visión panorámica total de la historia. Todo lo sabe y todo lo ve. Tiene el don de estar en todas partes o de estar en dos lugares al mismo tiempo, puede observar un hecho, o estar dentro de la cabeza de cualquiera de los personaje. Si elige mostrarnos el pensamiento de solo uno de los personajes, sería un omnisciente limitado.

    Del narrador omnisciente (puro) se dice que posee focalización cero, ya que no hay ninguna restricción a su capacidad de conocer.

Narrador observador, cámara o subjetivo

    Es aquel que cuenta, exclusivamente lo que ve. Lo hace como si fuera una cámara de cine.

    Se dice que posee focalización externa, ya que mantiene la objetividad y su mirada nunca se dirige al interior del pensamiento de los personajes.


    Ahora, da un paso más en ese análisis de las novelas que te invité a hacer antes. Quizá su autor o autora usa un narrador en primera persona, pero ¿en torno a quién gira la historia? ¿Es alguien que nos cuenta su historia (sería entonces narrador protagonista) o es la de otro más importante que él (narrador testigo)? En el caso de que la novela que tengas entre manos esté en tercera persona: ¿cuánto sabe esa voz de los personajes?, ¿conoce todo (omnisciente), o se pasea por todos los escenarios pero solo me deja conocer los pensamientos del protagonista (omnisciente limitado)?, ¿se limita a describir o reproducir diálogos, pero jamás me transmite los pensamientos de ningún personaje (cámara)?

¿UN EJERCICIO PRÁCTICO?

    Si quieres seguir practicando te invito a que analices estos relatos para preguntarte por los narradores que utiliza y, lo más interesante, cuestiónate por qué: La caída de la Casa Usher y El corazón delator de Edgar Allan Poe, y La autopista del sur de Julio Cortázar


    ¡Gracias, Rocío! Desde luego que tu artículo es para tenerlo bien a mano, pero no creerás que vas a dejarnos tan pronto, ¿verdad?

Rocío a la izquierda de la imagen en compañía del profesor Ángel Zapata, ¿recordáis todavía los cocodrilos en nuestros relatos ¿verdad?


ENTREVISTA A ROCÍO DE JUAN


    ETDO: Bueno, Rocío, ni te imaginas las ganas que tenía de contar con tu visita al blog. ¡Cuánto tiempo ha pasado desde aquel proyecto de Cafetera de Letras!

    ROCÍO: La verdad es que sí, ¡y todavía sigo dándole vueltas a algunos de los relatos que escribí!

    Como he comentado cuando recibía alguna de tus correcciones pensaba en lo estupenda profesora de escritura que serías, así que no me extrañó en absoluto cuando tiempo después comenzaste con esta profesión, ahora con Rocío de Juan Escritura Creativa. ¿Te está pudiendo más tu vena de profesora que la de autora?

    Me apasiona escribir, y el resto de actividades que hago son para poder vivir de la literatura, de la escritura creo que solo pueden vivir aquellas personas con muy grandes best-sellers, pero es cierto que la dedicación a un negocio propio —y ya sabemos que los autónomos trabajamos 24 horas por 7 días—, el tiempo dedicado a mi propia ficción ha disminuido. Aun así, como cualquier persona muy ocupada, busco mis propios «recursos» para encontrar ese espacio propio, como por ejemplo apuntarme a talleres como alumna, embarcarme en colaboraciones, o bloquearme un cierto número de horas al mes para revisar mis proyectos de escritura.

    En aquella experiencia  que compartimos con Cafetera de Letras una de las cosas que descubrí es lo difícil que es revisar un texto propio.

    Ya lo dice aquel principio jurídico: nadie es buen juez en causa propia. Y me remito a un gran autor, Stephen King, que en su autobiografía literaria Mientras escribo explicaba su necesidad, cuando trabajaba con los borradores, de distanciarse de su texto, lo que solo conseguía dejándolos tanto tiempo guardados que, al final, podía leerlos y corregirlos como si no fueran suyos. Es muy difícil revisar cuando estamos bajo la carga emocional de la historia que hemos escrito y (todavía) enfundados en el traje de autor o autora. Se pierde la subjetividad.

    Ahora que comentas eso de revisar tus textos como si no los hubieras escrito, me ha llamado la atención descubrir que durante una época fuiste una ghostwriter. ¿Cómo se lleva eso de escribir para otro?

    Como ghostwriter pura y dura trabajé un año, fue toda una experiencia. Yo siempre lo he enfocado de modo positivo: alguien necesita tu capacidad de expresarte por escrito, y te contrata para hacerlo. Las historias no eran mías, sino de otra persona, yo solo he ayudado a contarlas. En cierto modo, cada vez que hago un trabajo de corrección de estilo, soy un poco ghostwriter.


    Me viene a la mente el caso de Lovecraft que prácticamente reescribía por completo las novelas que le enviaban autores como Adolphe Castro o Zealia Bishop…

    O como lo hacía Gordon Lish con Raymond Carver. Yo no me entrometo de ese modo —eso es consigna del corrector de estilo: respetar el estilo de quien te contrata—, pero sí se aportan muchas sugerencias que, al final, me hacen sentirme muchas veces parte de esos textos.

    Revisar, corregir, pero sin olvidarnos de jugar. El lema de este blog es que jugar es el mejor sinónimo para escribir y me parece que hace tiempo que tú acuñaste un término muy preciso para definirlo.

    ¡Ludoliteratura! Lo acuñé hace muchísimos años en mi primer blog (ludolingua.blogspot.com), llamado así por este motivo: uno irremediablemente el concepto diversión a la literatura. Escribir no es tarea fácil: requiere formación, práctica y constancia, pero ¿por qué sufrir en ese proceso? Podemos aprender, escribir y mejorar nuestro estilo con el disfrute como compañero de camino, y sin restar un ápice de seriedad a nuestro compromiso literario.

    Algo perfectamente compatible, y siguiendo con términos made in Rocío, ¿en qué consiste ese recurso llamado «despiezarrelatos»?

    Ese se me ocurrió en 2015, cuando inicié una especie de club de lectura de relatos con una guía de cuestiones diseñada por mí. Elegí los relatos siguiendo el canon del cuento de Harold Bloom, y nos reuníamos para comentarlos en profundidad.
    Despiezar relatos, desmontarlos, analizarlos, son sinónimos de una misma actividad, la de extraer de una historia toda su enjundia en términos de tema, personajes, trama y recursos literarios, unido al conocimiento de la biografía del autor y su contexto. Algo que utilizo en todos mis talleres avanzados, y que resulta imprescindible para aprender.

    ¡Y vaya si cuentas con talleres! Desde los más genéricos a los más específicos, como los dedicados a escritura gótica sureña o intimista. ¿En qué se diferencian unos de otros? 

    Tengo la fortuna de que una cifra importante de mis alumnas (inmensa mayoría) y alumnos repitan…

    Imagino que en el buen sentido…

    Ja, ja, ja. Por supuesto, como quien repite una ración churros con chocolate. Bueno, te decía que además de los «clásicos», como el taller inicial y avanzado, voy creando nuevos talleres avanzados para poder ofrecer la posibilidad de seguir escribiendo. La elección de los temas siempre tiene que ver con mi propia experiencia de escritora y lectora. Si a mí me ha servido cierto recurso o técnica de escritura, lo utilizo para crear un taller en torno a esas autoras o ese aspecto, y estudiarlo en profundidad.
    Así sucedió con las escrituras del yo, que fue para mí un descubrimiento gracias a Reyes Adorna, y que dio origen al taller intimista. En el caso del gótico sureño, son unas escritoras que me han fascinado desde hace muchísimos años.

    ¿Tienes pensados impartir nuevos talleres en breve?

    ¡Y tan en breve! Siguiendo a tres autoras norteamericanas actuales estamos teniendo un taller de narrativa contemporánea. O aprovechando mi debilidad por la escritura inquietante, ha nacido el taller de relato insólito, donde exploramos la narrativa de lo inusual de la mano de autoras españolas e hispanoamericanas. 

    Y es que la labor de un corrector va mucho más allá que una simple revisión de faltas ortográficas. Oye, dado que todavía falta un rato para el toque de queda, ¿por qué no nos explicas en qué consiste el asesoramiento literario?

    Es un servicio literario consistente en tutorías presenciales o a distancia, de una hora de duración, me las encargan para muy diversos fines: revisar un proyecto terminado, para dejarlo pulido (novela o libro de relatos); construir paso a paso una novela, o un libro de relatos con hilo conductor; tener un taller personalizado; o cualquier tema que implique trabajo personal por parte de quien contrata la tutoría, y revisión y guía por mi parte de lo que me entrega (siempre reviso las entregas fuera del tiempo de tutoría, se entiende, la tutoría es para comentarlas).


    Antes de marcharte no puedo dejar de preguntarte sobre la Rocío de Juan escritora. Pronto saldrá una nueva edición de tu libro de relatos, ¿qué clase de historias nos encontramos en esta antología?

    La posada de los vientos y otros relatos inquietantes, en efecto, ha llegado a la tercera edición, y es un libro que solo me ha dado alegrías. Contiene relatos, precisamente, de lo que indica su subtítulo, historias donde el elemento perturbador tiene relación con lo desconocido, con lo inusual, con la magia o el mundo de los espíritus, siempre con la idea de hablar de algo muy real: nuestros miedos personales.

    ¿Estás preparando alguna nueva antología o novela?

    Tengo dos recopilaciones de relatos pendientes. Una de ellas ya está bastante trabajada con betalectores y corrector externo, y mi idea es dejarla terminada este 2021. A la otra aún le queda pasar de la fase de borrador. Estoy comenzando una novela, pero me interesa especialmente recuperar un hábito de escritura, y no quiero imponerme fechas para acabarla. Lo importante es la constancia, y dejarla lo más pulida posible.



    Rocío, ha sido un lujo contar con tu visita.

    Te aseguro que el placer ha sido mío. Hum, ¿qué te parece si os dejo un regalo?

    ¿Un regalo? ¡Genial! ¿De qué se trata?

    ¿Qué te parece una miniguía con 55 frases que te permitirán generar tramas infinitas?

    ¿Que qué me parece? ¡Lo quiero ya! ¿Qué hay que hacer?

    Basta con suscribirse a mi blog rociodejuan.com y, además, al hacerlo tienes un descuento del 10% en mis talleres. Unirse a la ludoliteratura solo tiene ventajas.

    Sin duda, Rocío. Y ahora ¡a escribir!

    Si quieres conocer más sobre Rocío, a qué se dedica, si os gusta escribir y disfrutar con ello, y saber cómo puede ayudaros os dejo los enlaces a sus redes:

    BLOG: rociodejuan.com

    FACEBOOK: AQUÍ

    INSTAGRAM: AQUÍ

    TWITER: AQUÍ



TE PUEDE INTERESAR:
 Si te has quedado con ganas de más solo tienes que clicar sobre las siguientes pantallas:

                 

  ¡Saludos Tinteros!

Comentarios

  1. Me encanta esta sección del blog porque, como hoy, primero se aprende algo nuevo y, en segundo lugar, porque siempre es interesante el punto de vista de un/a escritor/a contando su experiencia en el difícil mundo de la literatura.
    Me llama la atención la experiencia de Rocío como ghostwriter, ya que es un papel que siempre me ha intrigado y a la vez interesado; aunque a esta figura yo la conocía como "negro", supongo que de forma incorrecta por el tinte de menosprecio que encierra.
    En el mundo académico también utilizan a ciertos alumnos -no todos los profesores, claro está-, sobre todo de doctorado, para trabajos parecidos: trabajos académicos "poco ortodoxos" haciendo refritos de escritos de otros autores para publicaciones propias. De hecho, yo hice algunos de ellos para una editorial que daba "cursos magistrales" con "teorías innovadoras".
    Un abrazo, David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Macarena. La verdad es que es un gusto conocer a estos profesionales, que por un lado nos enseñan y por otro nos inspiran con sus experiencias en el mundo de la escritura. Yo también conocía esta figura como negro literario, e imagino que el término de escritor fantasma se está imponiendo por esa razón. Antes de hablar con Rocío tenía un peor concepto del mismo, no por el escritor de verdad, el anónimo, sino por la figura famosilla que lo utiliza editorial mediante. Pero dado el mercado editorial como está, es una buena forma de abrirse paso. Un abrazo!!

      Eliminar
  2. Siempre interesantes e instructivas estas entradas. Gracias, David, hazlas extensivas a Rocío. Ahora husmearé un poco su blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isan. Me alegra que hayas disfrutado de la visita de Rocío. Un abrazo!

      Eliminar
  3. Interesantísima entrada, me ha encantado la entrevista a Rocío de Juan, además de aprender mucho. Un placer visitarte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmela. Desde luego que es un lujo para el blog contar con estas colaboraciones. Un abrazo!

      Eliminar
  4. Qué gran post. Me ha hecho gracia que se abordaba en vuestra conversación aquello que también comentábamos hace poco: el hecho de hacer la literatura divertida, entretenida, eso que Rocío llama "ludoescritura". Sin duda un debate de altura en estos tiempos en que, como bien apuntabas en un comentario reciente, David, la literatura tiene competidores extremadamente fuertes como las redes sociales, aplicaciones y esta sociedad 2.0 que restringe mucho la visibilidad de otras artes. Esto, unido a las escasas oportunidades que ofrece el mercado para vivir de la literatura, como bien apuntaba Rocío, son grandes temas de reflexión y debate. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Matilde. Sin duda que sí. La Literatura es ante todo evasión y entretenimiento y debemos acercarnos a ella desde esa perspectiva, de lo contrario desaparecerá. Leer es algo maravilloso, pero requiere de un esfuerzo para apreciarlo. Debemos conseguir que las nuevas generaciones, y las no tan nuevas, consideren al menos a la novela como una opción más, junto a Netflix, el móvil, YouTube o los videojuegos. Y ello solo se puede lograr desde la persuasión y promesa de entretenimiento. Si elevamos la Literatura a algo exclusivo de intelectuales, terminará muriendo entre estantes polvorientos. Un abrazo!!

      Eliminar
  5. Interesantísimo el artículo de Rocío y la entrevista. Voy a darme una vueltecilla por su blog. Me ha encantado leeros. Gracias, David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marta. Seguro que en el blog de Rocío encontrarás un montón de artículos interesantes. Un abrazo!

      Eliminar
  6. Encantada de conocer a Rocío de Juan, y a ti, David, mil gracias por presentarla. Con curiosidad por visitar su blog.
    Otra joyita para guardar, el narrador y los diversos puntos de vista. La verdad es que como le pille el punto a uno de ellos, no suelo salir de mi zona habitual y a veces no experimento otras voces por pereza. ¡Mal hecho!
    Gracias de nuevo, por estos regalos, David, y ya van mil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isabel. La verdad es que ha sido una gozada contar con Rocío y reencontrarme con ella después de aquella experiencia en Cafetera de Letras de la que nació Los demonios exteriores. Como sé que lo leíste, y como curiosidad, en el primer relato aparece una niña llamada Rocío, en agradecimiento por los miles de consejos y correcciones que me regaló. Un abrazo!!

      Eliminar
  7. Muchas gracias por tan interesante entrevista.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, David! Excelente entrevista. Rocío de Juan una persona muy interesante , y se vé que tiene mucha experiencia. Trabajas tanto para todos que realmente conmueve.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juana. La verdad es que es un lujo contar con esta clase de profesionales y descubrir no solo sus conocimientos, sino su experiencia en este mundillo. Me alegra que la hayas disfrutado. Un abrazo!

      Eliminar
  9. Hola, David! Muy interesante esta entrada. Un placer conocer a Rocío. Me gusta mucho el concepto de "ludoescritura". A veces nos pasa que nos tomamos tan en serio las cosas que terminamos sufriendo un poco. Me he sentido muy identificada con lo de no ser objetiva con lo que escribo. Y la receta de dejar pasar tiempo antes de releerlo funciona bastante. Tanto que me ha pasado leer algo y pensar: ¿yo escribí esto? jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mirna. Ja, ja, ja... Te aseguro que a mí me pasa lo mismo. Aunque no suelo releerme demasiado, cuando han pasado meses desde que escribí una historia y vuelvo sobre ella siempre me preguntó si fui yo o alguien me poseyó durante su escritura. Son de esas sensaciones que solo podemos comprender los que nos dedicamos a esto de contar cosas. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  10. Hola David, otra joya de ayuda literaria, interesante y muy instructiva. Hay mucha tela por donde cortar aquí, un valioso contenido sin dudas, y el cierre, con esa interesante entrevista, genial...

    Gracias por el regalo de esta entrada a ambos, y a Rocío, éxitos para sus talleres, su nuevo libro y todo lo demás.

    Que disfrutes el fin de semana. Un fuerte abrazo incansable David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Harolina. Pienso que siempre es bueno repasar esta clase de conceptos de escritura que muchas veces aplicamos con intuición, pero sobre los que siempre es bueno pararse y reflexionar sobre ellos para que poco a poco los vayamos interiorizando. El conocimiento siempre nos hace más libres para experimentar y mejorar nuestra escritura, en este caso. Un abrazo!

      Eliminar
  11. ¡Hola, David! Un tema muy instructivo. Y un placer conocer a Rocío y su trabajo, que lo he encontrado de lo más interesante. Nunca me paro a pensar en el trabajo que hay detrás de los libros que leo y verdaderamente hay mucho.
    Gracias por toda esta información que nos ofreces.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lebasi. Siempre digo que leer o estudiar Narrativa es como hacer lo propio con la ortografía. Se trata de ir asimilando conceptos hasta que llega un momento en el que ni te das cuenta que lo estás haciendo, como pasa con la ortografía, que cuando más o menos la dominas ya no reparas en si una palabra es llana o aguda para colocar la tilde. Lo haces de manera inconsciente. Un abrazo!

      Eliminar
  12. Interesante todo lo relativo al narrador. A partir de ahora no podré evitar leer analizando de qué tipo es en cada ocasión. Interesante la entrevista también.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa. Ahora que nadie nos oye te comento una cosa curiosa. Desde que comencé a escribir, mis lecturas de novelas son menores, aunque mucho más prolongadas. Cuando me acerco a una lo hago cargado de post-it, lápices y un blog de notas, casi como si estuviera estudiando un manual universitario y tomando apuntes. Un abrazo!

      Eliminar
  13. Un placer poder viajar con vosotros hasta las entrañas de la literatura para conocer o recordar conceptos que quizás pasemos de largo cuando afrontamos una lectura. Más interesante aún para todo aquel que se dedique a la escritura por pasión, afición o incluso de manera profesional. El tema de los ghostwriter creo que daría para una entrada especial con curiosidades y anécdotas.

    Un fuerte abrazo a ambos y gracias por este encuentro tan especial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Miguel. Siempre es apasionante conocer los entresijos de cualquier arte o medio de expresión. Creo que no solo informa, sino que motiva. Y desde luego que esos escritores fantasmas tendrán en algún momento una entrada en la sección de anécdotas de escritor. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  14. Genial lección sobre los distintos tipos de narradores y estupenda entrevista. ¿Quién da más?
    El otro día asistí a una charla online con tres escritores y debatieron sobre la posibilidad de combinar dos o más tipos de narrador en una misma novela, me pareció fascinante y también súper difícil. Creo que explorar distintos enfoques para contar una historia es interesante y un ejercicio de superación, porque a mí, lo que me pide el cuerpo es un narrador omnisciente y dejarme de complicaciones, pero es verdad, que los otros narradores dan más juego.
    Gracias, David, una vez más por acercarnos estas herramientas tan útiles para poder escribir bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paloma. Pues fíjate que a mi me parece más difícil el omnisciente. Si el narrador lo sabe todo, si puede meterse en la cabeza de cualquier personaje, ¿cómo elegir qué cuenta y qué calla sin parecer tramposo? Creo que un narrador limitado a un personaje nos ahorra muchos problemas, además de que es más fácil para el lector tanto identificarse con él como en la comprensión lectora.
      Las historias narradas con varias voces también son muy interesantes, permiten mostrar la historia desde distintas perspectivas y te ayudan a estructurar la novela. De todas formas, para un relato, creo que la mejor opción es un narrador en primera persona o en tercera pero limitado a un personaje. La brevedad de ese género puede provocar que al cambiar de puntos de vista la comprensión se vea comprometida. Un abrazo!

      Eliminar
  15. El tema de los puntos de vista es un asunto que siempre he seguido con interés y me alegro del enfoque que le das. Buena entrevista.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Doctor. El mérito de la entrada es todo de Rocío y su manera de explicar. Un abrazo!

      Eliminar
  16. ¡Hola! Me ha gustado mucho este post porque trata uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta a la hora de escribir un relato o una novela. Me ha encantado la manera tan didáctica como Rocío de Juan explica el tema de los tipos de narrador; se nota que se dedica profesionalmente a la organización de talleres literarios de escritura creativa, actividad que ella vive con pasión.
    Comentar que cuando he leido la parte correspondiente al narrador en primera persona, me ha venido a la mente instantáneamente "el corazón delator" de Edgar A. Poe, relato que aparece en la propuesta de ejercicio práctico de Rocío de Juan, y que es un ejemplo magistral de narración en primera persona tipo confesión.
    Curiosamente, yo entré en contacto con el Tintero de Oro gracias a Rocío de Juan. Resulta que en 2019 participé en un concurso de microrrelatos del cual ella era miembro del Jurado. Una vez conocido el fallo, contacté con ella y me estuve interesando en sus talleres. Al comentarle que nunca había compartido mis escritos con otros escritores, Rocío me animó a que lo hiciese, recomendándome el blog de nuestro amigo David Rubio. ¡Y aquí estamos! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Beri. Como comenté en la introducción, tuve la suerte de compartir una experiencia literaria con ella y sus consejos y correcciones que recibieron mis relatos fueron oro puro y aunque han pasado unos años los recuerdo siempre cuando reviso alguno de mis escritos.
      Y vaya qué sorpresa ese dato que desconocía. Veo que además de una excelente profesional tiene muy buen gusto para recomendar lugares en los que compartir lecturas y escritos, je, je, je... Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  17. Muy esclarecedora y didáctica como siempre David, mis felicitaciones a Rocío de Juan. Aunque a veces intuimos las técnicas literarias, lo cierto que poder interiorizarlo así de un modo tan claro es todo un lujo.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Norte. Es como la ortografía, nadie se para en cada palabra para ver la concordancia o si es plana o aguda para poner tilde... es algo que cuando ya se domina sale solo. En Narrativa, un solo artículo o un manual no va a mejorar nuestra escritura, pero a base de leer sobre ello, poco a poco y sin darnos cuenta lo interiorizamos y nos sale natural. Un abrazo!

      Eliminar
  18. Muy buen artículo de introducción al narrador y el punto de vista. Además, la entrevista a Rocío de Juan muy interesante por los diferentes puntos que aborda relacionados con la escritura. Visita pendiente a su blog, y recordatorio para profundizar sobre conceptos fundamentales del relato.

    Gracias David y Rocío de Juan por vuestra labor divulgativa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carles. Me alegro que hayas disfrutado tanto de la clase sobre el narrador y el punto de vista que nos ha regalado Rocío, como de la entrevista tan interesante para todos los que nos gusta escribir. Un abrazo!

      Eliminar
  19. ¡Hola!
    Qué entrevista tan interesante. Recuperar el hábito de la escriturasin imponerse fechas es maravilloso, es la mejor manera de disfrutar el proceso.
    Me guardo la primera parte del post, es muy muy útil e interesante. Para mí, el narrador es casi lo más importante de una historia, sea o no protagonista.
    Muy feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gemma. Fíjate si es importante, que sin narrador no habría historia. Escribir es un proceso, es la habitación de los juegos. Solo jugando se activa nuestra imaginación y cuando no tenemos ganas de jugar es cuando aparece la página en blanco. Un abrazo!

      Eliminar
  20. El narrador en primera persona le da una calidez al texto y una experiencia propia de las que carece la tercera persona. Muy buena lección, David y Rocío. Me ha encantado.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rocío. Una estupenda apreciación, en mi caso siempre prefiero la primera persona o la tercera con el punto de vista limitado a un solo personaje. Es la manera más sencilla de lograr empatizar con el lector y, además, te permite jugar con la trama descubriendo la misma al tiempo que el personaje. Un abrazo!

      Eliminar
  21. Otra cosa nueva para aprender y poner en práctica. Como siempre, un gran trabajo, David. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, RR Misterio, me alegra que te haya gustado esta visita de Rocío. Un abrazo!

      Eliminar
  22. Hola, David. Leyendo estas entradas me doy cuenta que aún tengo mucho por aprender. Desconocía la palabra ghostwriter, al igual que Macarena, siempre escuché "lo del negro". Rocío de Juan, creo que tiene mucho que aportar al mundo de la literatura, y con los talleres es una magnífica opción para continuar con lo que gusta y enseñar, es fantástico poder contar con gentes como ella.

    Los ejemplos para leer que propones de Poe, me servirán para discernir al narrador, son buenas herramientas, me suelo perder por ahí. Distanciarse de los borradores como decía , Stephen King, algo más a sumar, disfrutar del ejercicio de escribir. También me ha gustado lo de "despiezarrelatos".

    Una maravilla de entrevista, y un lujo poder leerla aquí junto a tus aportaciones.
    Felicidades, y gracias a los dos.
    Un fuerte abrazo, David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mila. Como bien has visto se trata de lo mismo, aunque las connotaciones del término parece que están popularizando esta otra forma de llamar a quien escribe para otro. Lo de la distancia entre escritura y revisión es esencial.
      Siempre cuesta más revisar los textos propios que los ajenos. En mis divagaciones, pienso que se debe a que cuando escribimos utilizamos el hemisferio izquierdo de nuestro cerebro y cuando corregimos o revisamos usamos el derecho, el analítico. Cuando son textos ajenos, nuestra mirada se dirige a ese lado cerebral. Pero cuando son propios, se producen interferencias entre ambos que solo pueden evitarse si dejamos pasar días o semanas, hasta tener la sensación de que la historia la ha escrito otro.
      Me alegra que hayas disfrutado con todo lo que nos ha contado Rocío. Un abrazo!!

      Eliminar
  23. Muy interesante David. Este tipo de entradas aparte de darnos herramientas nos permite descubrir a personas de lo más interesante y poder seguirlas y aprender de ellas. Gracias.
    El narrador en segunda persona es el que me parece más complejo de utilizar y supongo que como todo se trata de practicar, practicar y seguir practicando aunque también es cierto que las propias revisiones al final no te aportan porque necesitas incorporar otro punto de vista diferente, que te haga ver lo que ya no ves.
    Y me ha gustado mucho ese jugar, disfrutar, divertirse con la escritura. Me encanta.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Conxita. La verdad es que la narración en segunda persona no suele dar demasiados resultados. A veces es más un ejercicio estético que una necesidad narrativa. En mi opinión, solo la utilizaría para relatos en los que el narrador se dirija a un partenair necesario o bien en párrafos muy concretos en los que se intente transmitir cierta sensación de desdoblamiento del personaje, como si estuviera alienado, hipnotizado o fuera incapaz de controlar sus actos.
      Y por supuesto jugar siempre, crear historias debe ser como cuando de niños cogíamos nuestros muñecos e inventábamos batallas y aventuras. Un abrazo!

      Eliminar
  24. Mira que yo siempre he sido de narrador en primera persona (por algún lado leí que era el preferido del escritor novel, a lo mejor es por eso), pero de un tiempo hacia acá he intentado alternar con el de tercera persona. Aún así, mi desconocimiento en el tema era un impedimento. Muchas gracias por abrirnos este abanico de nuevas posibilidades y ampliar las reglas de juego. Además, siempre es un placer conocer a gente tan interesante en el mundo de la literatura. Doblemente gracias y ¡ya estoy visitando el blog de Rocio Juan!
    Un abrazo a ambos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pepe. En mi caso, siempre prefiero la primera persona o bien la tercera pero limitando el punto de vista al protagonista. Con ello me identifico mejor con el personaje y visualizo sus actos, lo que puede o no puede ver. El omnisciente ilimitado puede resultar más sencillo, pero es muy fácil caer en la trampa de ocultar o mostrar de manera arbitraria o tramposa. Me alegra que hayas disfrutado de la clase narrativa y la entrevista de Rocío. Un abrazo!

      Eliminar
  25. Me encanta leerte y aprender con toda la humildad del mundo porque eres fantásticamente fabuloso contando y explicando.
    No Que solo soy lectora a lo animal a lo que viene y al tún tun disfruto muchisiiiimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Buho. En esta ocasión todo lo bueno de la entrada nos lo ha traído Rocío con su clase sobre el narrador y el punto de vista y con la entrevista que nos ha regalado. Saludos!

      Eliminar
  26. Me ha gustado mucho todo el desarrollo que nos compartes acerca del tema del narrador y sus distintos enfoques a la hora de elegir el más adecuado para narrar cada una de nuestras historias.
    No conocía el término de ghostwriter sino el de "negro" para los autores que reescriben por completo las obras de otros autores.
    Es bastante motivador el concepto de diversión adjudicado a la literatura, pues escribir no es tarea fácil, pero tampoco se debe convertir en algo que escape al estímulo del aprendizaje.
    Coincido en que ha sido un lujo contar con la visita de Rocío de Juan a quien descubrí hace tiempo aquí en Internet y alguna que otra vez he ido a visitar su atractivo blog.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Estrella. De momento estamos teniendo la suerte de que se vayan acercando al blog varios profesionales de la Narrativa que no solo nos comparten sus conocimientos, sino la motivación de escribir. Y escribir solo tiene sentido predisponiéndote al juego. Si uno se aburre con lo que está escribiendo, no puedo imaginar el sopor que el lector podrá sufrir leyéndolo. Solo desde el juego se activa la imaginación y sentimos esas mariposas en el estómago cuando la historia se nos va mostrando ante los ojos. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  27. Muy didáctico. Me ha servido para repasar un poco y ver los distintos enfoques del narrador. La entrevista nos descubre algo nuevo como es la corrección y el informe de lectura. Gracias por la información. Un saludo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Keren, me alegra que hayas disfrutado tanto de la clase de Rocío como de la entrevista en la que nos ha traído un montón de información interesante. Un abrazo!

      Eliminar
  28. Muy buen post, entretenido y con el que he aprendido un par de cosas sobre la figura del narrador...Un placer :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mister Berete, me alegra que te haya resultado fructífera la lectura de esta entrada. Saludos!

      Eliminar
  29. ¡Hola, David!
    Me gusta lo didáctico de esta entrevista, es de lo más interesante. La verdad que esta clase de entradas me sirven de mucho para seguir aprendiendo cuando escribo. Gracias a Rocío por su aportación y a ti David por presentarnos a personas de este alto calibre!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Yessy. Siempre es bueno echarle un ojo a estas cuestiones técnicas, por supuesto, ello no nos hará escribir mejor de inmediato, pero poco a poco vamos asumiendo conceptos que luego aplicamos sin darnos cuenta. Rocío es una gran profesional y una persona maravillosa. Un abrazo!

      Eliminar
  30. Qué entrada, David.
    Me la guardo en favoritos, hace meses que no escribo con regularidad, bocetos, ideas, frases sueltas sin sentido y me está costando un poquito arrancar, la verdad, así que todo lo que sea para aprender pues el agradecimiento es poco, hasta que vuelva a coger esa dinámica que ha quedado totalmente exiliada. Es como si me preguntara que es lo que necesitas expresar, mostrar, sentir y la hoja en blanco ahí perenne se ha quedado atascada. Por lo que consejos, ejercicios y perspectivas desde cualquier narrador, todo es bueno para mí en este momento. Al final escribir es ejercitarse y el abandono es su peor castigo. Esperemos que todo vuelva a fluir de nuevo.
    Genial entrevista como que nos hayas traído a Rocío para conocerla.
    Un abrazo a ambos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Irene. Creo que la clave la tienes en esta frase de tu comentario: "Es como si me preguntara que es lo que necesitas expresar, mostrar, sentir y la hoja en blanco ahí perenne se ha quedado atascada". A veces parece que "necesitamos" algún sentimiento o idea profunda para escribir una historia. No es así, y eso tiene el peligro de autoimponernos un montón de filtros antes de escribir la primera palabra. Escribir no puede ser algo sagrado, al contrario, debe ser un medio de juego, como ha mencionado Rocío. A veces las ideas nos traen una historia completa, pero en otras ocasiones simplemente una imagen. En este caso basta con dejarnos llevar, aunque ello implique escribir páginas sin aparente sentido. Pero al final siempre acaba saliendo. Por ejemplo, si se nos viene una simple imagen de un tipo echando migas de pan a las palomas, pues cojamos esa idea y juguemos. A ver, es joven o viejo, viste desaliñado o con traje. Venga es joven y con traje. Siguiente, ¿y qué hace un tipo con traje en el parque dando de comer a las palomas? Está triste o contento, y seguimos ¿y por qué lo está? Y entonces pensamos, a lo mejor, en que a su lado se para un coche de policía. ¿Es casual o intencionado? Y así, añadiendo elementos vamos armando y jugando a ver qué pasa. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  31. Como siempre un post ameno, didáctico y muy útil para todos aquellos a quienes nos gusta escribir. Ha sido un lujazo tener a Rocío dispuesta a mostrarnos una parte de su saber, y también a tí, David, como entrevistador y promotor de la idea. ¡Gracias a ambos! :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario