¡FINAL DE LA TEMPORADA 21/22!

Con esta entrada cerramos la quinta temporada de   El Tintero de Oro .  ¡Espera, espera! ¿La quinta? Pues si es una por año eso quiere decir que ¡se cumple el primer lustro de esta iniciativa literaria!     ¡Un lustro! Cinco años desde luego que empieza a ser un período de tiempo considerable al que hemos llegado gracias a todos vosotros, a vuestras letras, a vuestras lecturas y a vuestro entusiasmo a la hora de llevar a cabo el principal objetivo de esta iniciativa: compartir.     Para celebrarlo, he pensado en echar la vista atrás y recordar el camino andado por todos nosotros en este periplo que comenzó un ya lejano 3 de septiembre de 2017.     ¿Os apetece repasarlo?

GALA DE PREMIOS XXXII Ed. Cuentos Macabros de Edgar Allan Poe


¿Es esta la soledad del náufrago? ¿Es esta la calma resignada que aflora cuando el horror ha sobrepasado toda medida, al punto de hacer desaparecer el miedo a la propia muerte?
    Solo la luz de una mortecina vela me acompaña, un mísero trozo de cera como única defensa frente a la oscuridad que me rodea. Lo único que pido es que la precaria llama se mantenga viva mientras escribo el testimonio de lo vivido. Eso, y que este manuscrito, en algún momento del futuro —de ese futuro del que ya no formaré parte— sea leído por alguien.
    Si es así, si mi historia ha logrado llegar a ustedes como un mensaje en una botella que hubiera surcado los mares más negros que nadie pueda imaginar, solo les pido que, aunque su lectura les haga dudar de mi cordura, no cuestionen mi honestidad.

GALA DE PREMIOS XXXII Ed. CUENTOS MACABROS DE EDGAR ALLAN POE

Quiso el Destino mover sus hilos y que la convocatoria de nuestro homenaje a Poe llegara a un filántropo millonario de nombre Stendhal. Ese día, el tal Stendhal podría haber asistido a un evento de sus múltiples negocios, o tal vez algún amigo se hubiera decidido a visitarlo, o puede que incluso un arrebato de naturaleza le hubiera llevado a un largo paseo por los alrededores de su finca. Pero ese día, a esa hora, el señor Stendhal se encontraba curioseando por internet y llegó a nuestro blog siguiendo lo único que quizá compartiéramos con él: su pasión por Edgar Allan Poe. Mas si en nuestro caso esa devoción nos animó a escribir relatos inspirados en él, la obsesión de Stendhal le llevó a algo aún más extraordinario. Algo solo al alcance de su posición económica y de cierta tendencia megalómana: construir una mansión que ladrillo a ladrillo replicaba la casa Usher. Es más, sus sueños sin límites no quedaban ahí pues su intención última era repetir semejante logro en Marte. De esto no podré darles cuenta, pero seguro que plumas más refinadas y competentes que la mía —y pienso en Ray Bradbury— lograrán una crónica precisa de ello.
    Tuve conocimiento de lo anterior cuando el susodicho contactó conmigo para ofrecer esa mansión como sede de nuestro concurso de relatos. Por supuesto, él asumiría todos los gastos del viaje. Ni qué decir que el asombro se dibujó en mi cara al escuchar tal propuesta.
    Ni qué decir que acepté de inmediato.
    La fortuna del señor Stendhal logró que en un solo día recorriéramos medio mundo hasta alcanzar, en el ocaso de la tarde, un sendero de tierra donde nos esperaba un carruaje de caballos. Los últimos rayos de sol nos permitieron disfrutar del Valle de la hierba irisada que se extendía a un lado y otro del sendero. ¡Ay! Ojalá esta vela me permitiera explayarme y describir la belleza del mismo o la paz que embargó nuestro pecho al contemplar el plácido fluir del rio del silencio. Pero la implacable llama consume la mecha ajena a mis deseos.
    Con el anochecer se levantó una niebla, una espesura blanca que extrañamente parecía surgir de la tierra que, en ese momento, se nos mostró desolada. El manto verde mudó a una alfombra de ceniza y los árboles, ahora desnudos, parecíannos espectros de formas monstruosas, cuyas ramas, como brazos esqueléticos, señalaban a un lugar muy concreto.
    La casa Usher apareció a nuestros ojos como una silueta negra recortada sobre un cielo aún más negro. La llama de las bujías que escoltaban su puerta ofrecía una luz que, lejos de reconfortar nuestro ánimo, se presentaba furiosa y amenazante. ¡Pobres de nosotros! ¡Tan poderosa es la curiosidad! ¡Tan arrebatador nos resulta lo desconocido que nos abocamos a él como polillas sin cabeza!
    Tras golpear la aldaba, la puerta se abrió al igual que nuestras bocas. El señor Stendhal nos había informado de que la casa había sido dotada con los últimos ingenios en robótica e inteligencia artificial a fin de que funcionara como un organismo autónomo, ello incluía a los seres que la habitaban, de entre los que destacaba el androide que ejercería de anfitrión. De él se nos dijo que era con mucho el más logrado en aspecto y funcionalidad, pero lo que no nos fue advertido es que esa figura que nos abrió la puerta, cubierta con una capa de cadete militar, reproducía el aspecto de Edgar Allan Poe. No solo lo visible como su ancha frente y su peinado desmañado; su bigote de estilo regular; la palidez de su piel; sino lo más intangible como la melancolía de su mirada y el halo de tormento que lo envolvía.
    —Sean bienvenidos a esta casa —nos dijo con una voz grave, pero tan humana como la de cualquiera—. Por favor, sean tan amables de entrar y honrarla con su presencia.
    Una vez dentro, sobrevoló nuestras cabezas una sombra negra que se posó sobre el brazo izquierdo del Poe de tuercas y engranajes, a quien nuestro «Oh» de sorpresa con el que saludamos al cuervo no le mereció reacción alguna. Uno de nosotros no pudo evitar dirigirse a la córvida figura:
    —Dime, cuervo, tras esta visita ¿volverá nuestra imaginación a sentir la agónica ausencia de las musas?
    El cuervo hizo recorrer sus ojos por todos los que lo rodeábamos antes de mover el pico. Fue entonces que de sus entrañas de metal surgió una voz a medio camino entre un graznido y un eco:
    —Nunca más.
    En este momento, solo puedo comprender las risas y carcajadas que siguieron como producto de nuestra inocencia más ignorante. Otra compañera continuó preguntando:
    —Contesta, ave de la noche —recalcó esto último con un tono sobreactuado—, ¿el desánimo y la duda seguirá atormentándonos frente al vasto vacío de una hoja en blanco?
    —Nunca más.
    Tras responder, el cuervo abrió sus alas y marchó. El androide, que en lo sucesivo llamaré Poe dado que para ello fue creado, interrumpió las nuevas risas indicándonos que tenía orden de mostrarnos la mansión en esa misma noche. Añadió que comenzaría por los siete salones que cobijaba en su interior. Al parecer, contrario a la costumbre, los mismos no se sucedían formando una larga galería, sino que estaban dispuestos de manera irregular e independiente, para que cada uno evocara una emoción distinta. A tal fin, cada salón vestía su decoración con un único color, que a su vez era iluminado por el mismo tono cromático que proyectaban unas ventanas de vitrales tintados. Así, del azul pasamos al púrpura, al verde, al naranja… hasta llegar al séptimo. Un salón cubierto de colgaduras de terciopelo negro, pero cuya iluminación era roja.
    Roja como la sangre.
    El efecto que dicha luz provocaba en nuestras caras puede resumirse en una palabra: agonía. Una sensación de angustia y repulsa se adueñó de todos nosotros como si la visión de nuestro rostro encarnado nos recordara el dolor y el horror de la enfermedad. Ni qué decir que permanecimos en ella el tiempo justo que nuestros pasos se tomaron para llegar a la salida. Mas, cuál fue nuestra sorpresa al comprobar que no todos abandonamos el salón carmesí. Así se lo advertimos a Poe mientras cerraba la puerta. Este, tras tomarse su tiempo para girar la llave en la cerradura, nos dijo:
    —Quienes aquí se han quedado habrán encontrado en el salón la inspiración para su relato. ¿No es eso lo que los ha traído a esta casa? Las musas suelen encontrarse en la misma habitación donde encerramos lo que más tememos.
    —Pero, ¿qué pueden temer quienes quedaron en ese salón? —preguntamos a Poe, cuyas respuestas enigmáticas ya nos habían hecho olvidar su naturaleza artificial.
    —Lo sabrán leyendo el relato que resulte de esa estancia, ¿no les parece?
    Sin darnos opción a una nueva réplica, Poe nos dirigió a una galería paralela en cuyo final se encontraba una puerta de madera carcomida que daba a una escalera que llevaba a la parte inferior de la casa. Con tiento y cuidado de no resbalar, dada era la capa de humedad que cubría los escalones, descendimos a una cripta repleta de toneles. El olor a vino nos avanzó lo que contenían los mismos. Poe elogió la selección de vinos que descansaban en la bodega, destacando de entre ellos el amontillado. En esta ocasión, sí advertimos cómo unos compañeros quedábanse embelesados frente a una pared de mampostería. Pese a advertirles que nuestro recorrido continuaba no hubo reacción por su parte. Indiferentes a nuestro llamado, su mirada quedó fija en ese muro, como si a través del mismo una voz inaudible para el resto les estuviera reclamando. ¿Qué horror cautivador subyugó su mente y tal vez su alma?
    Al darnos cuenta de lo inútil de nuestra insistencia proseguimos el camino por el que nos guiaba Poe. Para nuestro desánimo, la puerta que ahora abría profundizaba aún más en las entrañas de la tierra. Descendimos con más tiento y cuidado, siguiendo la triste luz del quinqué que portaba Poe. El olor a humedad y limo poco se diferenciaba del olor a la putrefacción. Casi podíamos sentir cómo se pegaba en nuestra ropa y se endurecía sobre nuestra piel.
    En esa especie de vestíbulo del Infierno observamos lo que sin duda eran celdas. Calabozos nacidos de la perversidad más profunda del ser humano; lugares donde el castigo no era la ejecución de la condena, sino algo más horrible: la desesperanza. Poe nos mostró una de ellas. El crujir de bisagras fue acompañado por los pasos veloces y pequeños de una colonia de ratas que, asustadas, encontraron refugio en un pozo cuya negritud solo era comparable con su profundidad. He de confesarles que en esta ocasión me embargó un escalofrío, una sensación de abandono y desazón que se me hizo más insoportable cuando al observar el techo de la inmunda celda vislumbré un péndulo tan afilado como la hoja del hacha de un verdugo. Me embriagué de pesadumbre ante esa visión del triste e inevitable destino que el tiempo tiene reservado a nuestra existencia. Mis músculos se tensaron y en un estado cercano al paroxismo quedé clavado al borde de ese pozo. ¿Era esta la misma sensación que había hechizado a nuestros compañeros de letras? Una mano sobre mi hombro logró que la sangre volviera a calentar mi cuerpo y ponerlo en marcha. Al salir de la celda no pude menos que preguntarme si fue la cálida mano la que me sacó de allí o si es que, pese a lo contemplado, la mansión me tenía reservado un horror aún mayor.
    Aturdido, seguí con torpeza los pasos de Poe. Junto al resto del grupo, que una vez más había menguado, subimos unas escaleras que por fortuna nos llevaron al exterior, donde el aire fresco de la noche lo apreciamos como el aroma a rosas de la diosa Afrodita. Mas lo que pensamos que se iba a tratar de un delicioso paseo nocturno por los alrededores ajardinados de la mansión se trastocó en un nuevo motivo de espanto al descubrir que el terreno que pisábamos era un camposanto.
    Unos cuervos negros, posados sobre las lápidas, se enseñoreaban como reyes sentados sobre lúgubres y macabros tronos. En silencio. Satisfechos, moviendo su pico como si estuvieran relamiéndose. Poe, con paso marcial, acercó el quinqué a cada lápida. En una leímos el nombre de Morella, el de Ligeia aparecía grabado en otra, y en la siguiente nos llamó la atención una pequeña caja en la que su contenido brillaba como el más perfecto marfil. Al observarlo más de cerca comprobamos que eran dientes y en la lápida estaba inscrito el nombre de Berenice. La fecha de su nacimiento y muerte compartía pareja cercanía con el resto. ¡Tan jóvenes! ¡Cuánta belleza marchitada de manera tan cruel! ¡Cuánto dolor provocara su injusta partida en el corazón de su amante! ¿Cómo afirmar que la mayor dicha de la vida es el amor si este es su trágico e inevitable final? 
    La premura con la que escribo casi me hace olvidar que en otra de las tumbas la tierra mostrábase removida, como si el inquilino de tan tétrica morada hubiera vuelto a la vida. ¿Sería ello posible? En eso pensábamos los que no habíamos sido subyugados por la visión de las lápidas. Pues nuevamente quedaron allí compañeros de letras, petrificados en ensoñaciones o pesadillas que al resto nos eran negadas. 
    Nuestro grupo, cuyos miembros se contaban ya con los dedos de una mano y media, siguió a Poe de regreso al interior. Nos llevó a la parte de arriba donde se encontraban los dormitorios. Mas dicha planta tenía un guardián. Un negro felino, tuerto y con una mancha blanca en el pecho con estremecedor parecido a un cadalso. Ello fue motivo suficiente para que pasáramos a su lado con rapidez y tiento, como si de un demonio se tratara. A estas alturas, imagino que resultará obvio decir que no todos seguimos adelante. Un par de compañeros quedaron junto a él, ¿qué oscuro recuerdo les trajo la hipnótica mirada del único ojo del gato?
    Al volver la vista al pasillo nos dimos cuenta de que Poe ya no estaba con nosotros. El primer dormitorio tenía la puerta abierta y la tenue iluminación de una vela nos mostró una estancia que seguía el estilo gótico del resto de la casa. Mas justo al pisar los tablones de su suelo, dos o tres de nosotros, ya no lo recuerdo, se llevaron las manos a las orejas. «Haced que pare, ¡haced que pare!».
    Conmovidos por el desgarrado lamento, intentamos calmarlos preguntándoles qué es lo que debía parar. «¡Cómo que qué! ¡Esos latidos infernales! ¡Esos tañidos de tormento que resuenan bajo los tablones!». Se arrodillaron, furiosos, alienados comenzaron a golpear el suelo. ¿Qué remordimiento les asaltó? ¿Qué culpa no condenada les atormentaba? El nerviosismo se apoderó de los pocos que quedábamos, espantados por esa locura huyeron los sentimientos nobles que pudiéramos albergar y un deseo irrefrenable de supervivencia y huida nos embargó.
    Regresamos al pasillo a la carrera, pero conforme pasábamos por delante de cada dormitorio, uno de nosotros se detenía embelesado; ora por un pestilente olor a putrefacción; ora por un cuadro oval en cuyo lienzo una hermosa joven parecía viva. Mi atención en esos momentos estaba centrada en mi propio ser, ruego sepan disculpar que no pueda detallarles de manera más precisa esos momentos que terminaron conmigo en esta estancia en la que el terror que sentía encontró cobijo y desde la que les escribo.
    De fondo escucho gritos, lamentos y súplicas. Todos los matices sonoros que un alma atormentada puede vocalizar se acumulan en mis oídos. Mas, en el último estertor de la vela, me doy cuenta de que no estoy solo. Pido perdón por la caligrafía de lo que sigue, dado que nada ilumina el trazo de la pluma sobre el papel.
    Un cuervo me acompaña, posado con aire majestuoso en un busto de Palas. ¿Acaso eres tú mi pesadilla escondida? ¿Solo tú? ¡Ja, ja, ja! ¡Pues sabe que tu presencia no acelera mi latido, ni añade mayor horror a lo que he visto!
    Cuando mis ojos se acostumbran a la oscuridad vislumbro una minúscula luz entrando por la ventana, ilumina lo justo para ver que el cuervo despliega su ala señalando hacia la misma. Me levanto de la silla y pego mi cara en el cristal. La frialdad del mismo se adueña de mi nariz; la imagen que veo, hace lo propio con mi alma.
    Un insignificante punto de luz, tal vez se trate de un faro. Pero no es eso lo que me ha arrebatado, sino la infinita oscuridad que lo rodea. Una fría nada, colosal y amenazante que con perversa crueldad parece gozar esperando el momento en el que sus colmillos se decidan caer sobre esa frágil e ínfima luz. ¿Es eso nuestra existencia? ¡¿Es eso?! ¿Acaso toda la magnificencia de nuestra razón, todos nuestros anhelos, creencias, ilusiones, logros y conquistas no son más que ese imperceptible punto de luz? ¡Dios mío! ¿A ello se reduce la pasión del enamorado o la dicha del padre? ¿Es que todo desamparo, agonía, tristeza o pesadumbre no es más que una ridícula anomalía a la espera de ser sojuzgada por la Nada?
    Con esta turbación regreso a mi asiento. No sé si mi mano temblorosa logra que mi letra sea legible o si el infinito vacío que esa verdad ha instalado en mi corazón haga de mi discurso un caos de sinsentidos. Mas en este último momento me dirijo a esa sombra que me observa en silencio:
   —Cuervo, haz acopio de la misericordia que como criatura de Dios corre por tus venas y dame motivo de dicha. Respóndeme ¿de nuestra mano y nuestros sueños nuevas historias brotarán?
    —Nunca más.
  —¡Sé pues ave del Averno!, ¡mascota de Satanás! Ten por seguro que nuestra alma resistirá los tormentos y horrores a los que esta mansión nos ha enfrentado y saldrá victoriosa. Te increpo, pues, a que me anuncies qué nuevos pesares a nuestra vida vendrán.
    —Nunca más.
   —¡Te lo suplico, cuervo! Apiádate de mí y cesa esta crueldad, ¡miénteme si es necesario! Pero te ruego que me insufles un hálito de esperanza, dime ¿volverán mis ojos a contemplar la luz del sol?
    —Nunca más.

MENCIÓN HONORÍFICA

DEL PUESTO DÉCIMO AL CUARTO
    
El número que aparece entre paréntesis se corresponde al total de participantes que otorgaron la puntuación correspondiente.

10. Con 35 ptos.  LA CULPA ES DE POE, de Francisco Moroz. Ha sido votado por 7 participantes: 7 ptos. (1), 6 ptos (1), 5 ptos. (3), 4 ptos. (1), 3 ptos. (1), 2 ptos. (0), 1 ptos. (0); y EL POZO, de Josep Mª Panadés. Ha sido votado por 13 participantes: 7 ptos. (0), 6 ptos (1), 5 ptos. (2), 4 ptos. (0), 3 ptos. (3), 2 ptos. (3), 1 ptos. (4)

9. Con 36 ptos. REGRESO AL PASADO, de Francisco López Castelao. Ha sido votado por 7 participantes: 7 ptos. (4), 6 ptos (0), 5 ptos. (0), 4 ptos. (1), 3 ptos. (0), 2 ptos. (2), 1 ptos. (0).

8. Con 39 ptos. IMPOSTOR, de Marta Navarro. Ha sido votado por 12 participantes: 7 ptos. (1), 6 ptos (0), 5 ptos. (2), 4 ptos. (3), 3 ptos. (1), 2 ptos. (2), 1 ptos. (3).

7. Con 49 ptos. MARIANA, de Pedro Merchán. Ha sido votado por 10 participantes: 7 ptos. (1), 6 ptos (3), 5 ptos. (4), 4 ptos. (0), 3 ptos. (1), 2 ptos. (0), 1 ptos. (1).

Del 6º al 4º. Con 50 ptos. REYNOLDS, EL ÚLTIMO, de Cynthia Soriano. Ha sido votado por 9 participantes: 7 ptos. (2), 6 ptos (4), 5 ptos. (1), 4 ptos. (1), 3 ptos. (1), 2 ptos. (0), 1 ptos. (0); ESE BRILLO EN LOS DIENTES, de Mayte Sánchez. Ha sido votado por 10 participantes: 7 ptos. (0), 6 ptos (3), 5 ptos. (5), 4 ptos. (1), 3 ptos. (1), 2 ptos. (0), 1 ptos. (0) y EL FARO, de Juan El Portoventolero. Ha sido votado por 9 participantes: 7 ptos. (4), 6 ptos (1), 5 ptos. (2), 4 ptos. (1), 3 ptos. (0), 2 ptos. (1), 1 ptos. (0)

    ¡Y este es el PODIUM de ganadores!

    Con 62 puntos se lleva el TINTERO DE BRONCE el relato LADY LEANA escrito por JORGE VALÍN.


Este relato ha sido votado por 14 participantes: 7 ptos (3), 6 ptos (3), 5 ptos. (1), 4 ptos (2), 3 ptos. (2), 2 ptos (1), 1 ptos (2). Enhorabuena a Jorge por este reconocimiento que conlleva, además de este diploma digital que puedes colgar en tu blog, la publicación en la antología anual de EL TINTERO DE ORO.

    Con 64 puntos se lleva otro TINTERO DE PLATA el relato AUTORRETRATOS Y SONRISAS, escrito por PEPE DE LA TORRE.


Este relato ha sido votado por 15 participantes: 7 ptos. (3), 6 ptos. (2), 5 ptos. (3), 4 ptos. (1), 3 ptos. (2), 2 ptos. (2), 1 pto. (2). Enhorabuena a Pepe por este reconocimiento que conlleva, además de este diploma digital que puedes colgar en tu blog, la publicación en la antología anual de EL TINTERO DE ORO.

   Y con 77 puntos, el TINTERO DE ORO de la XXXII Edición dedicada a los cuentos macabros de Edgar Allan Poe corresponde a... CADA DETALLE DE ANNABEL, escrito por ISRAEL AGUILAR.


Este relato ha sido votado por 15 participantes: 7 ptos (5), 6 ptos (2), 5 ptos. (2), 4 ptos (3), 3 ptos. (2), 2 ptos (1), 1 ptos (0). Enhorabuena a Israel por este reconocimiento que conlleva, además de este diploma digital que puedes colgar en tu blog y la publicación en la antología anual de EL TINTERO DE ORO.

Pese a ese cuervo de mal agüero logramos escapar de la casa Usher y escribir nuestros relatos que, por supuesto, os invito a disfrutar, tanto los que participaron en la modalidad de concurso como fuera de concurso, además de las reseñas de Rosa Berros y Marta Navarro a los que podéis acceder a continuación:

Clica en la imagen para leer los relatos y reseñas

    Y con esto despedimos este fantástico mes dedicado a Edgar Allan Poe y sus Cuentos Macabros. Gracias a todos los que lo habéis hecho posible con vuestras lecturas y, por supuesto, a todos los autores que habéis regalado vuestro talento e imaginación a esta iniciativa.

    Así que un fuerte aplauso para Juan el Portoventolero, Ainhoa García y Guille Blanc, Noelia de la Flor, Maite Sánchez, Cynthia Soriano, Marta Navarro, Carmen Drisana, Flor, José Casagrande, Emerencia Alabarce, Nino, Mirna Gennaro, Patricia Fulvey, Isra, Pepe de la Torre, Juana Medina, Jorge Valín, Cristina Rubio, Irene F. Garza, Josep Mª Panadés, Paco López Castelao, Pedro Merchán, Carles Leo, JM Vanjav, Puri Otero, Francisco Moroz, Nuria de Espinosa, Mª Dolores Romero, Javier Rodríguez-Morán, MJRu1z, Bruno Aguilar, Ana Piera, Gabiliante, Raquel Peña, El Demiurgo de Hurlingham y Rosa Berros. 


    ¡Saludos tinteros!

En la próxima publicación ¡despedimos la temporada con varios anuncios!


Comentarios

  1. Hola, David. Vaya introducción nos haces, ya sabía yo que habría que leerla de día para no tentar a las pesadillas. Una entrada salpicada de guiños Poetianos marcándonos el camino de principio a fin.
    Este mes creo que todos hemos coincidido en que la cosa iba a acabar mal (en el buen sentido) y veo que así ha sido con unos tinteros muy merecidos lo mismo que los acompañantes, congrats 🥂 y saludos a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, JM. La verdad es que nuestras galas la celebración nunca está garantizada, ja, ja, ja... Creo que esta, tras la de Drácula y Hill House, es la tercera en la que no salimos todos los que entramos. Bueno, ahora recuerdo la de La guerra de los mundos que tampoco resultamos bien parados. Es la magia de la ficción. Las referencias a Poe salieron de una lista que fui elaborando leyendo vuestros relatos, en la Gala aparecen todas las que habéis utilizado. Me alegra que te haya gustado como colofón a una de las mejores ediciones del concurso. Un abrazo!

      Eliminar
  2. Hola, David:
    Vuelvo a agradecerte la dedicación y el gran trabajo que le has brindado a esta convocatoria (similares, por lo que he leído, al esfuerzo que brindaste a las anteriores).
    Enhorabuena por tu relato, que engalana esta celebración creativa en la que he dejado de ser naufrago al arribar en tu buen puerto. Dársena donde he conocido a hermanos de costas que han dejado de ser extrañas.
    Felicidades a todos nuestros compañeros por el éxito de nuestra navegación al pairo; y en especial a aquellos que han encabezado este catálogo de naves propulsadas por el viento creativo de Edgar Allan Poe.
    Todo mi agradecimiento, David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nino. Me alegra que hayas disfrutado de la experiencia y que la misma te haya resultado enriquecedora. Esta edición ha sido de las mejores sin duda y nos deja un sabor de boca fantástico que podremos paladear durante estos meses de paréntesis del blog. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  3. Hola David!! Tremenda introducción, un genial relato con todos los ingredientes de Poe.
    Felicidades a los ganadores y a todos los participantes. He disfrutado mucho leyéndolos, cada uno de ellos me ha aportado algo y me ha,permitido aprender algo.
    Te agradezco enormemente la oportunidad de poder participar en esta iniciativa, David. Un abrazo muy grande para ti y otra todos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Dolores. La Gala ha tomado como referencia los ingredientes que vosotros usasteis en vuestros relatos. Fui haciendo una lista de esos ingredientes, añadiendo solo uno que seguro algún marciano habrá recordado, ja, ja, ja... Me alegra que te haya gustado y sobre todo que hayas disfrutado de la experiencia de la edición, que eso es el valor que uno siempre se lleva.
      ¡Ah! Tienes un comentario de Isabel Caballero a tu relato en la entrada que convocaba esta edición, al parecer no ha podido dejártelo en tu blog.
      Un abrazo!

      Eliminar
  4. Enhorabuena a todos los ganadores, ha sido un auténtico placer participar. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nuria. Me alegra que hayas disfrutado de este mes poeniano. Un abrazo!

      Eliminar
  5. Estás hecho todo un Poe con este relato tan estremecedor que nos cuentas para introducir la gala de premios. Una genial fusión de Poe y Bradbury. Si por fin leí al primero, espero no tardar mucho en leer al segundo.
    A ver qué anuncios nos traes en la próxima entrada y qué nos reservas para el próximo curso.
    Muchas felicidades a todos los ganadores de tintero y también a los nominados.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa. Para intentar aportar algo nuevo a la edición me decidí por traer ese relato Usher II con el que Bradbury homenajeó a Poe en sus Crónicas marcianas a las que ya dimos su homenaje. La próxima y última entrada de la temporada creo que será muy especial. Un abrazo!

      Eliminar
  6. Excelente gala, David, la que nos traes en esta edición para la entrega de premios. Tu relato es un muy buen exponente de la narrativa de terror gótico que caracteriza a Poe.

    Quiero felicitar a todos los participantes del Tintero de Oro por habernos dado el gusto de disfrutar cada uno de sus trabajos, por supuesto mencionar a los galardonados: Francisco Moroz, Josep M.ª Panadés, Francisco López Castelao, Marta Navarro, Pedro Merchán, Cynthia Soriano, Mayte Sánchez, Juan el Portoventolero. Y finalmente dar la enhorabuena a los mencionados con los tinteros del podio: Jorge Valín, Pepe de la Torre e Israel Aguilar, merecidos tinteros de esta convocatoria.

    Ha sido un disfrute esta edición en honor de Edgar Allan Poe, y como no podía ser de otra manera David es el gran responsable de que esta convocatoria llegue así hasta nosotros, la cual me deja un muy buen sabor de boca.

    Abrazos para todos y nos seguimos leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carles. Como he comentado por ahí arriba he usado todas las referencias que habéis utilizado para vuestros relatos, así que cada uno sabrá en qué lugar de esa tenebrosa casa Usher se quedó, ja, ja, ja... Me alegra que te haya gustado este intento de imitación del estilo de Poe para cerrar la que ha sido una de las mejores cosechas de relatos de la historia de este Tintero de Oro que cumple su primer lustro de vida. Un abrazo!

      Eliminar
  7. Impresionante, David, esta gala. Un relato que no desmerece en absoluto a los del propio Poe. Has clavado el tono, el ritmo, la sensación de angustia, de soledad.... Y qué buena, por cierto, la frase de las musas encerradas en la habitación de nuestros miedos y la referencia a la desesperanza como la peor condena posible. Un final de temporada perfecto.
    Por mi parte, contentísima con la mención y felicitar a los ganadores por unos relatos estupendos.
    Besos para todos y hasta la próxima temporada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marta. Me alegra haber conseguido dotar al relato de ese aire a lo Poe. Faltaría una mayor atención a las descripciones meticulosas y pausadas de las que Poe era maestro, el hecho de que la entrada no fuera más larga de lo que ya es me parece que es una buena excusa, ja, ja, ja... sinceramente, no hubiera podido. Esa frase que mencionas es una convicción propia, cada cual que escribe tiene sus demonios interiores y ese es el material recurrente de nuestra obra. Allí están las musas, en mi opinión. Respecto a la desesperanza es creo uno de los temas recurrentes en Poe, ese relato del Pozo y el péndulo, uno de los que más me gustan, es una metáfora perfecta de esa desazón. Me alegra que hayas disfrutado de la gala y, sobre todo, del mes poeniano. Un abrazo!

      Eliminar
  8. ¡Pedazo de gala en rojo y negro...los colores Sthendhalianos! Me encanta estos encuentros de galas no solo por los premios y los mencionados, también porque es cuando tenemos la oportunidad de leerte, maestro David. Que me ha encantado.
    Voy a por los premiados, ya estoy viendo quienes fueron los afortunados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isabel. En realidad ese Stendhal es un personaje del relato Usher II que Ray Bradbury incluyó en sus Crónicas Marcianas. Aunque puede que Bradbury homenajeara a su vez al autor. Me alegra que te haya gustado la gala que también me sirve para matar el gusanillo escritoril. Un abrazo!!

      Eliminar
  9. Ya he felicitado a los compañeros del podium ¡y cómo no! a los mencionados Francisco Moroz, Josep Mª, Paco Castelao, Cynthia, Maites, Marta, Pedro, Juan... espero no olvidarme de nadie, y a todos los participantes de esta estupenda gala que he disfrutado a tope.






    ResponderEliminar
  10. Genial tu fusión Poe-Bradbury, David. La convocatoria ha dado unos relatos impresionantes y la gala te ha quedado terroríficamente macabra. Ya sólo queda la gala final. Después recargamos las pilas para lo que nos depare el destino.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Bruno. Pues ya terminamos un año más, la última entrada será especial al darme cuenta de un dato en el que no había pensado hasta esta semana. Un abrazo!!

      Eliminar
  11. muy buena gala de despedida de temporada. te estas haciendo especialista en galas. podrias crear un genero nuevo. el relato es magnifico . angustioso, como tenía que ser. con ese lenguaje decimononico (dentro siempre de lo comprensible) fabulosa esas preguntas retoricas lastimeras, tan de la epoca, que se resumen en ¿que he hecho yo para merecer esto? y te planteo otra: ¿a cuantos de nosotros has dejado vivos para participar el proximo reto? Tu seguro que estaras, porque sin ti somos poca cosa (nO nos vamos a poner dramaticos). alguna esperanza hay porque el manuscrito ha visto la luz. quizas los otros tambien se han salvado.
    la curiosidad es la curiosidad y aqui mata a todos menos al gato. En cualquier caso es un alto precio por la inspiracion y la compañia de las musas. a mi personalmente, nunca me ha pasado lo del sindrome (¿es un síndrome, no?), porque nunca me he sentado a escribir sin saber lo que iba a escribir. multifelicidades por el exito de la covovatoria y por el crecimiento de la familia de sescritores y comentaristas.
    muchas feleicidades a los ganadores y los participantes
    abarzo fuerte y hasta el mes que viene , o el otro... a ver esas nivedades que he visto anunciadas, que ya nos tienen en vilo
    y muchgas gracias por tu trabajo y la ilusion que nos insuflas
    abrazooo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gabiliante. Te agradezco tus palabras, pues sí, a lo mejor nos sale un género nuevo, ja, ja, ja... Bueno, siempre intento imitar el estilo del autor. Y esas preguntas lanzadas al aire o dirigidas al lector son características de Poe.
      La verdad es que no es la primera vez que la gala nos lleva a mal traer, je, je, je... Como he comentado más arriba en la que dedicamos a Drácula quedamos todos vampirizados, en la dedicada a Hill House una autora se quedó en ella y en La guerra de los mundos arrasamos el mundo entero! Afortunadamente, el mundo de la ficción es tan maravilloso que puedes resucitar varias veces.
      En cuanto a las novedades espero que haya varias el año que viene, aunque tu comentario desde luego tiene algo de adivinación, ja, ja, ja... Un abrazo!!

      Eliminar
  12. Pues un año más llegamos al final de otra edición de El Tintero de Oro. Ya van unas cuantas y el nivel de los relatos y los participantes no ha hecho sino aumentar con cada convocatoria, da gusto comprobar como el Tintero, lejos de perder fuerza, goza cada vez de mejor salud y mayor prestigio.
    Si terroríficos han sido los relatos presentados a concurso, tanto o más lo ha sido la gala, que guardaba una encerrona para todos nosotros y por lo visto no todo el mundo ha salido bien parado. Espero leer en este entrada comentarios de todos los participantes, o empezaré a preocuparme seriamente por los que no den señales de vida, nunca mejor dicho; aunque, ¿no pudiera ser que alguno de nosotros se presentase en esta gala desde el más allá? Trepidante introducción de la mano de nuestro maestro de ceremonias David Rubio, que un año más ha demostrado su dedicación al concurso. Echaremos de menos estas convocatorias hasta el próximo año, y esperamos con curiosidad las novedades para la siguiente edición.
    Agradeceros a todos vuestra generosidad por haber votado mi relato y llevarme ese Tintero de Bronce, que tan difícil es de conseguir. Enhorabuena a Isra, que se lleva un oro en su segunda participación, y a Pepe que conoce sobradamente las mieles del triunfo. Y también al resto de nominados en una votación muy apretada, Francisco Moroz, Josep, Paco Castelao, Marta, Pedro, Cynthia, Mayte y Juan.
    Por cierto David, creo que hay una errata cuando mencionas que en esta edición hay dos platas (por mi encantado, pero me temo que va a ser que no), supongo que será un copia y pega de una edición anterior, e igualmente creo que el nombre de Isabel no debe figurar por ningún lado en el DNI de Pepe jeje.
    Abrazos a todos y nos vemos, espero, en la siguiente edición!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jorge. Bueno, lo primero es agradecerte que me hayas hecho notar esas erratas que como bien dices son restos de la anterior edición, siempre se me queda algo. Ya está corregido. Respecto a la gala mi primera idea era introducir algún personaje o situación de los relatos que participaran en la edición. Al final fueron 30 más los de fuera de concurso y ello me hizo replanteármela y usar, al menos, las referencias a Poe que utilizasteis y, "dejaros" a cada uno en vuestra respectiva estancia. Me alegra que te haya gustado y ¡enhorabuena por ese tintero de bronce! Sin duda este año has hecho pleno. Un abrazo!!

      Eliminar
  13. Me gusta la inclusión de Stendhal, el millonario bibliotecario con admiración por la obra de Poe. Que ha proporcionado el ámbito propicio para la gala de premios.
    Muy bien esa descripción de la atmósfera gótica. En que enfrentar los temores, en esa famosa habitación, es el precio de citarse con las musas. Que seguro se llamara Ligeia. Morella, Berecine, Anabel, Madeleine, etc. Y tal vez alguna de un beso que deje impregnado una inspiradora melancolía.

    Parece que tuve un paso por la habitación roja.

    Han surgido interesantes relatos, con inspirados homenajes al gran escritor.

    Felicitaciones por la convocatoria. Saludos.

    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Demiurgo. Espero que tu estancia en el salón rojo fuera breve, ja, ja, ja... Pensando en un lugar en el que nos "juntáramos" recordé ese relato de Bradbury incluido en Crónicas Marcianas, en el que un Stendhal construyó la casa Usher en Marte. Me alegra que hayas disfrutado en ella y, por supuesto, que muestres que saliste bien de la misma, ja, ja, ja... Un abrazo!!

      Eliminar
  14. Formidable gala, David, sin duda una de las mejores, y eso es mucho decir.
    Has escrito un relato extraordinario, argumento ingenioso, trama apasionante y una narración de muy alta calidad literaria.
    Realmente, has echado el resto, en este terrorífico recorrido por las historias de Poe, haciéndonos vivir y convivir con todos los personajes y lugares que forjaron la fama y la inmortalidad del Maestro del Terror.
    Si Edgar Allan lo leyera, revisaría orgullo y satisfacción, viendo como su obra ha perdurado en el tiempo, y, sin duda, te felicitaría por tu magnífica demostración de destreza y talento literario, así como por el exhaustivo conocimiento y la impecable exposición de su mundo literario.
    Por mi parte, muy satisfecho con mi noveno puesto, en una Edición de tan alto nivel.
    Enhorabuena a los Mencionados: Francisco Moroz, Josep María Panadés, Marta Navarro, Pedro Merchán, Cynthia Soriano, Mayte Sánchez y
    Juan el Portoventolero.
    ENHORABUENA, en especial, para Jorge Valín, flamante Tintero de Bronce, y Pepe de la Torre, no menos flamante Tintero de Plata, ambos ya habituales y, como siempre, muy merecidos. Cualquiera de ellos, podía haber sido Tintero de Oro perfectamente.
    Al ganador ya lo felicitaré otro día, cuando se tome la molestia de comentar mi relato, se ve que anduvo apurado de tiempo.
    ENHORABUENA, maestro David, el colofón de la Temporada ha sido insuperable.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paco. Me alegra que te haya gustado. La misma nace precisamente de vuestros relatos, conforme los leía iba anotando las referencias a Poe para incluirlas en esta especie de gimcana gótica donde cada uno se queda en un habitáculo de la casa en función del relato elegido de Poe. No sé si Poe valoraría la misma de tal forma, pero seguro que al menos podría comprobar que lo que no consiguió en vida, el reconocimiento, lo logró en la eternidad. Un abrazo!

      Eliminar
  15. Por cierto, David, se te ha colado texto de la Edición anterior. Hablas de dos Tinteros de Plata y mencionas a Isabel que no participó.
    Mira a ver...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paco. Ya vi esa metida de gamba con el comentario de Jorge. ¡Arreglado! Un abrazo!

      Eliminar
    2. Calla calla Paco, a ver si cuela jeje :)

      Eliminar
  16. Me ha encantado la presentación de la gala con ese hilo conductor elaborado con un sólido armazón de referentes de Poe donde sutilmente van quedando atrapados los participantes en este reto; una trama inteligente y muy bien desarrollada, utilizando un lenguaje que te transporta al género y a la época. Mi enhorabuena, David, no solo por este texto, sino también por el esfuerzo y el buen hacer en la organización de este reto y en las iniciativas que poco a poco voy conociendo de este sitio.

    Enhorabuena también a todos los que habéis participado en el reto por lo que he podido disfrutar y aprender con vuestros relatos, destacando, como es natural, a los mencionados, entre los que hay algunos relatos que me han gustado especialmente y que no quiero mencionar para no desmerecer al resto.

    Pero si quiero felicitar especialmente por sus obras a Jorge Valin, por "Lady Leana", un relato que me encantó desde la primera palabra a la última, y a Pepe por esa maravilla titulada "Autorretratos y sonrisas", que para mi es una pequeña genialidad que debería haber ganado este reto, y que me hace hasta sentir culpable porque creo que lo merece más que el mío.

    En lo personal, quiero daros muchas, muchas gracias a todos los que habéis dedicado algo de vuestro tiempo a mi persona y a mi relato, y a quienes habéis tenido a bien votar por él. Me ha alegrado mucho este resultado, me siento muy honrado y sobre todo me sirve de estímulo para seguir aprendiendo y escribiendo.

    Muchas gracias a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isra. ¡Enhorabuena por ese tintero de oro! Me alegra que la gala haya podido estar a la altura de una edición increíble en cuanto a la calidad de los relatos que se han presentado. La primera idea era incluir en la misma las tramas o personajes de los relatos participantes, pensaba que no habría tantos dadas las fechas. Pero al llegar a más de treinta tuve que cambiar de planes y limitarme a las referencias de Poe que utilizasteis. En tu caso, me alegra que hayas logrado abandonar la tumba de Annabel, ja, ja, ja... Un abrazo!

      Eliminar
  17. Gracias, una vez más.
    Muchas felicidades a todos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Magnífica presentación de la gala, David. Mis compañeros me han dejado sin palabras, pero aplaudir, aplaudo. A todos, premiados y no esta vez, porque había muchos que lo merecían, mis felicitaciones, un gran abrazo y felices vacaciones a los del hemisferio norte. En especial a David que bien las merece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juana. Como he comentado sin duda esta ha sido una de las mejores ediciones del concurso, Poe nos ha inspirado realmente bien. Tanto como vuestros relatos han inspirado esta gala. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  19. “¡Tan arrebatador nos resulta lo desconocido que nos abocamos a él como polillas sin cabeza!” ¡Impactante imagen literaria!

    Y ahí hemos quedado todos, condenados en esa mansión infernal, cada uno fijo en su miedo elegido (bueno, yo no he llegado a entrar, estoy todavía cayendo por el Polo Sur, pero ya te cuento, ja, ja…)
    Me ha hecho sonreír al comienzo la idea de Stendhal y esa fijación de cada uno de nosotros en una habitación (tiene su miga la idea...) Pero a medida que avanza, la cosa se pone muy, muy seria, estremecedora, angustiosa... El toque final, siniestro a más no poder, me ha dejado helada.

    Sensacional, con el tono perfecto del estilo de Poe. Nos has hecho un compendio de horrores (empezando con el manuscrito y finalizando con la siniestra, obsesiva y rotunda negación del cuervo). No te has dejado ninguno de los temas que hemos tocado, hasta te has transformado en uno de los fantasmitas que se asomaban por el cristal de Paco...

    Me han impresionado mucho las tumbas con los cuervos… Y ese faro de luz débil, dando vueltas por la nada… O esta frase:” ¿qué oscuro recuerdo les trajo la hipnótica mirada del único ojo del gato?”

    Magistral, fantástico, me ha encantado la visita, ¡pero por favor, sácanos de allí…! ;)

    ¡Enhorabuena a todos los participantes y a los ganadores!; ha sido un verdadero placer escribir (para colmo premiada con vuestros comentarios y votos). He disfrutado lo mío leyendo y aprendiendo con semejante despliegue de talento. Y ha sido tanto el nivel, que quedan fuera de los diez todavía ¡verdaderas maravillas!. No sé qué magia tiene Poe que todos hemos dado lo mejor de nosotros mismos.

    ¡Un fuerte abrazo a todos! Y gracias especiales a ti, David, por regalarnos tu talentazo, tu tiempo, y este trocito de alegría compartida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Maite. Sin duda que Poe nos ha inspirado una edición de lujo en cuanto a los relatos que la han alimentado. Si te soy sincero pensaba que habría menos participación al estar ya en junio y mi idea era detenerme un poquito más en el relato de cada autor. Pero con más de treinta me ha sido imposible y he tirado de dejar cosas en el aire, como ese pecado del ojo del gato y referencias más genéricas centradas en las referencias que habéis utilizado. Me alegra que la gala la hayas disfrutado. Y enhorabuena por ese puesto destacado! Un abrazo!

      Eliminar
  20. En primer lugar felicitar a los agraciados, independientemente del puesto obtenido en el concurso.
    En segundo lugar, felicitarte a tí, David, por tu labor organizativa y promotora en general y en particular por tu estupenda aportación en forma de estas introducciones a la entrega de premios en las que dejas tu sello tan personal. Como no te está permitido participar como un concursante más, de no publicar estos textos tan bien elaborados nos perderíamos tus dotes como escritor de relatos.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Josep. Te agradezco tus palabras y me sumo a esas felicitaciones para todos los que habéis conseguido una fantástica cosecha de relatos. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  21. Felicidades a los autores de los once mejores trabajos y especialmente a los TRES de la plataforma. Gracias al genial maestro de ceremonias e impulsor de esta iniciativa : David Rubio.
    Un abrazo de despedida de esta edición. Lo he pasado muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Javier. ¡Todavía no nos despedimos! Queda una última entrada muy especial para cerrar el año. Te agradezco tus palabras, la verdad es que en esta edición hay muchos más relatos enormes que estos once. Un abrazo!

      Eliminar
  22. Enhorabuena a todos los participantes y ganadores de un Tintero de Oro que calificaría como el más complejo y macabro de la temporada. Y felicidades a ti David por saber tomar el alma de los autores -en este caso la dupla Poe-Bradbury y conseguir darle tu sello personal en uno de los ejercicios literarios más complejos que he contemplando. Hoy destacaría tus descripciones o esas referencias al "vestíbulo del infierno" que hacen sentir la morada como un verdadero nido de cuervos y de película de terror. Esperando desde ya esa despedida de la temporada que nos anuncias al final del texto.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Miguel. Dada tu naturaleza marciana, así como tu residencia en ese planeta, espero que no te acerques a esa casa construida por Stendhal y detallada por Bradbury en sus Crónicas Marcianas. ¡Aunque la curiosidad sea grande! Ja, ja, ja... Me alegra que te haya nuestras penurias en ella. Un abrazo!!

      Eliminar
  23. Excelente introducción a la gala. Un relato que ha ganado intensidad a medida que iba avanzando. Una gran gala en la que espero disfrutar de la lectura de los relatos participantes. Doy la enhorabuena a todos los relatos galardonados y por supuesto a todos los participantes. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Jose. Te agradezco tus palabras y desde luego que leyendo los relatos verás qué compañeros fueron quedándose atrapados en cada estancia de esta casa Usher, ja, ja, ja... Un abrazo!

      Eliminar
  24. Enhorabuena a todos los participantes y ganadores del certamen. Un placer participar y leer los textos de todos los compañeros. En cuanto al relato de David, hay poco que decir que no se haya dicho ya. Has cogido todas las referencias y has hilado una historia macabra , de las que dan mal rollo con la maestría que te caracteriza. Deseando estamos que remates con la despedida que nos has anunciado. Un Cliffhanger en toda regla. Un abrazo , Titán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pedro. Me alegra que te haya gustado esta gala que a su vez ha sido inspirada por vosotros. En cuanto al mal rollo de la celebración, bueno ya habrás visto que no me ando con chiquitas, ja, ja, ja... y si la cosa va de terror macabro pues es lo que toca. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  25. ¡Qué buena introducción David! Me ha encantado ese Poe y su cuervo hechos de metal llevándonos a todos por los diferentes salones de la mansión ambientados como los cuentos de Poe y donde nos vamos quedando para escribir o... sufrir. Un relato que no nos deja indiferentes. Enhorabuena. Felicidades también a todos los ganadores y a las menciones honoríficas. La verdad que ha sido muy agradable leer sus relatos. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana. Me alegra que te haya gustado la gala y que hayas logrado salir de esa casa Usher, ja, ja, ja... Un abrazo!

      Eliminar
  26. Hola.
    Pedazo de gala, he disfrutado muchísimo, has escrito un texto digno de Poe.
    Enhorabuena a todos lo sparticipantes y en especial a lo sgalardonados.
    Muy feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gemma. La verdad es que la calidad de los relatos participantes ha sido tan alta que casi me la han escrito ellos solos. Un abrazo!

      Eliminar
  27. Magnífico preámbulo para una de tus galas, imagino que la última de la temporada. Un año más el cuervo ha sido generoso con nosotros a pesar de su mantra inevitable. Me parece bien que aparezca un señor Stendhal por medio, es un escritor admirable y en ocasiones prodigioso.

    Un abrazo, David

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, doctor. Te agradezco tus palabras y me alegra que hayas disfrutado de esta celebración ficticia en homenaje al gran Poe. El Stendhal del relato es un guiño a Bradbury, es un personaje que utilizó en un relato de sus Crónicas marcianas titulado Usher II en el que construyó una réplica de la casa en Marte. Un abrazo!

      Eliminar
  28. ¡Hola, David! Muy buena introducción, me ha encantado.
    Les deseo muchas felicidades a los ganadores y a todos los participantes. He disfrutado mucho sus relatos. También mil gracias a los que votaron por mí.
    Te agradezco por traernos estos concursos, David.
    Un abrazo grande para todos los Tinteros.
    Hasta la próxima edición.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cynhtia. Me alegra que te haya gustado. Ahora toca descansar y planificar el próximo año, pero antes nos queda la última edición en la que se anunciarán los relatos incluidos en nuestra quinta antología en papel. Un abrazo!

      Eliminar
  29. Hola, David! Qué gala más terroríficamente inquietante. Mira que te gusta ponernos en apuros, este uno de esos del que es difícil salir. Casi un viaje al centro de cada mente en busca de la propia conciencia (e inspiración), aunque esa búsqueda quede codo con codo con la locura. Nuestra locura. Y qué mejor que de la mano de Poe fusionada con Ray Bradbury, je, je, je, tu imaginación no tiene límites. Una guinda genial para una edición genial dentro de una temporada aún más genial. Como te dije en la votaciones, EL Tintero va a más (y ando intrigado con esas nuevas ideas que dices tienes por ahí)

    En cuanto a los compañeros, felicitar a todos los participantes, a los nominados y, cómo no, a mis compañeros de podium. Por un lado Jorge que vive en el podium edición a edición, e Isra, un nuevo amigo y compañero del que aprender y disfrutar; dos colosos con los que me siento pequeño y afortunado de haber compartido el la triada premiada.

    Por mi parte, super agradecido con los comentarios de todos sobre mi relato y que se han visto reflejado en las votaciones; palabras que tengo en muy buena consideración y que me animan a seguir creciendo. Y contentísimo de ese Tintero de Plata, el único que me faltaba (¡Ya tengo el Tinter Master!) y, una vez más, super agradecido a ti, David, por todo el trabajo que te pegas para que esto vaya a más.

    Un fuerte abrazo a todos, feliz verano, y... ¡nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pepe. ¡Enhorabuena por ese tintero de plata! Ja, ja, ja... Siempre intento que la gala esté a tono con la novela y que de alguna manera tenga un cierto aire al estilo del autor, al menos hasta donde alcanza mi destreza, y si toca miedo no suelo andarme con chiquitas, ja, ja, ja... En realidad no es la primera gala donde salimos mal parados, en Drácula fuimos vampirizados, en Hill House no lo pasamos demasiado bien tampoco... No suelen haber tortazos de actores famosos, pero tenemos nuestras cositas, je, je, je...
      Bueno en cuanto a las nuevas ideas creo que la expectación es más grande que el anuncio, en realidad es solo una novedad, de hecho una intención de novedad para el próximo año que entiendo necesaria y que ojalá pueda hacerse. Un abrazo!

      Eliminar
  30. Todo lo bueno viene de golpe: ¡Estoy de vacaciones en un lugar extraviado, y en un momento de conexiôn al buen albur....y leo tu excelente relato en el que aparte de Poe y Bradbury, nos has tenido en cuenta a todos (perdona si escribo mal pero es que esto es un suplicio y a la ve z ungozo de estar en plena naturaleza) Enhorabuena a todos y en lo tocante e Mi Hilde Ser Locuelo, estooy radiante por mi cuarta selecciÓN EN TAN DELICOSO PUESTO! Un abrazo Descomunal y que sepais que Mi Faro sigue iluminado en Lo Numinoso e Indefinido.....¡¡¡¡¡G r a c i a s I n f i n i t a s Y Eternas!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juan. ¡Qué envidia me das! A disfrutar de ese lugar alejado del mundanal ruido y felicidades por ese puesto destacado, ¡Ah! ya habrás visto que tu faro, que inició la edición, también la ha cerrado. Un abrazo!!

      Eliminar
  31. Excelente tu presentación, me pude ver en esa mansión, traté de imaginar en cuál de todas esas estancias me hubiese detenido, en la bodega tal vez, porque me gusta el buen vino, pero de seguro una cosa, nunca hubiese podido dormir allí, tal vez escribir algo, en situaciones extremas surgen las mejores ideas, la inspiración.
    Te felicito David por toda tu dedicación, felicito a todos los escritores tanto a los ganadores de los premios, muy merecidos, como a todos los que participaron, puesto que es un placer leerlos.
    Un placer realmente participar en tu blog, un abrazo, PATRICIA F.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Patricia. Bueno, dado que te inspiraste en El corazón delator desde luego lograste sortear las trampas hasta casi el final, ja, ja, ja... Sin duda que en lo extremo es donde se encuentran las emociones más intensas con las que dar fuerza a nuestros textos. Te agradezco tus palabras. Un abrazo!

      Eliminar
  32. Hola David , que galán tan intensa , la verdad es que la e vivido y sentido intensamente y ese final , es pletórico y los escenarios donde transcurre toda tú historia , muy buena.
    Mi felicitación a todos los participantes y a ti por déjame participar en tus convocatorias. Te deseo una feliz noche besos de flor.
    Pd de lo que me dijistes en último correo , me parece bien tu propuesta , así que por mi de acuerdo.🥱😴🌺

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Flor. Te agradezco tus palabras para esta gala inspirada por vuestras inspiraciones poenianas. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  33. Hola, David. Te sigues superando con las presentaciones. Destaco una frase: Las musas suelen encontrarse en la misma habitación donde encerramos lo que más tememos. Una frase poderosa, profunda y que, sin dudas, debe tener mucho de verdad.
    Aprovecho la ocasión para felicitar a todos los participantes y una felicitación especial para los ganadores. Nos seguimos escribiendo. Felices vacaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mirna. Esa frase es una convicción propia a la que he llegado por los autores de terror que hemos traído al tintero. Blatty, Shirley Jackson, Stoker, Poe... en realidad también podríamos extenderlo al resto. Creo que todos tenemos nuestro tema en la vida, una habitación de temores, frustraciones, anhelos que son recurrentes en cada etapa y que también son los que suelen colarse en nuestras historias. Me alegra que te gustara esta gala. Un abrazo!

      Eliminar
  34. Los que he podido leer, estuve fuera, me han encantado. Enhorabuena a todos los participantes y
    sobre todo a losganadores.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Maripau. De verdad que Poe nos ha inspirado muy bien en esta entrada. Un abrazo!

      Eliminar
  35. Respuestas
    1. Gracias, María José, me alegra que hayas disfrutado de la celebración. Saludos!

      Eliminar
  36. Que gala final de temporada tan terrorífica , te quedó un relato al mas puro estilo de Poe .
    Felicito a los ganadores y a todos los participantes por brindarnos sus historias y esperando volver a leernos deseo a todos un buen verano
    Un abrazo David y muchas gracias por todo.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Puri. En esta ocasión tocaba pasar miedo y ya sabes que en nuestras galas todo puede pasar. Como bien dices llega una época de recargar pilas para poder disfrutar de lectura y escritura a la vuelta. Un abrazo!

      Eliminar
  37. ¡Hola a todos!, ¡¡FELICIDADES!! a los premiados, Isra, ¡entraste ganando! y qué decir de Pepe y Jorge que son eternos ganadores, y a todos los demás para nada desmerecidos con sus estupendos relatos
    y puestos. Con respecto a la Gala, entre tanto escalofrío, tensión, horror, pesadumbre, desasosiego en esa mansión con sus entresijos y habitaciones, pozos, cementerios y sótanos putrefactos ¡Nunca más! me paso a Florencia con Stendhal, siii porque además de ser un admirador de Poe, tenía otra pasión, la belleza (qué contradición ¿verdad?) no hay como ese Síndrome de Stendhal, para volverse loca por lo hermoso. Valiente guía turístico te buscaste, del futuro nada menos. No me imagino a Poe en ese futuro o, ¿es que ha regresado del futuro? tecnología PoE, de eso debe tratarse, claro. David, vivo sin vivir en mí entre lo horroroso y lo bello. Gracias siempre por ese estímulo, para que sigamos aprendiendo unos de los otros. Un abrazo multitudinario. ¡Feliz verano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (Por cierto, a este otro Stendhal, el escritor francés, me lo he sacado de la manga, porque escribí sobre él en un viaje a Florencia, seguro que tu Stendhal se tratará de algún personaje de alguna obra, pero no he podido resistirme después de tanto rojo sangre y negro cuervo, me fui por los colores pastel jejeejje)

      Eliminar
    2. Gracias, Eme. Ja, ja, ja... El Stendhal que sale será el que queráis, je, je, je... Este en concreto es un personaje que incluyó Bradbury en un relato Usher II incluido en sus Crónicas Marcianas como homenaje al gran Poe. Ese es el único aporte propio, dado que el resto se nutre de las inspiraciones que usasteis para vuestros relatos. Ya se acerca el cierre de temporada, con los 55 relatos incluidos en la antología y alguna cosilla más. ¡Ah! leí tu último relato Rezongo, y te comenté lo mucho que me ha gustado. Mira en el spam del blog por si se hubiera colado por ahí. Un abrazo!

      Eliminar
  38. Mi enhorabuena a los ganadores. Agradecido a los que puntuasteis mi relato que me ha dejado entre los nominados al tintero; a los cuales felicito igualmente. Un privilegio participar como siempre, aunque no siempre el tiempo disponible sea propicio.
    Nos vemos (espero) la temporada que viene.
    Un abrazo a todos y en especial para David tan generoso, imaginativo y entregado a la causa.

    ResponderEliminar
  39. Felicidades a todos ❤️ David como siempre muy creativo en sus entradas. Espero poder leerlos a todos ❤️ entre tantas ocupaciones se me ha hecho a cuesta, ya tendré unos días libres para pasarme por sus blog . Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario