EL MUNDO DE LOS POSTRES NAVIDEÑOS

"COMUNIDAD DE ESCRITORES", "EL TINTERO DE ORO", "CONCURSOS LITERARIOS", "BLOG DE RELATOS", "BLOGS DE RELATOS", "AUTOPUBLICACION", "RELATOS", "PROMOCIONA TU BLOG", "ANTOLOGÍA DE RELATOS", "PREMIOS LITERARIOS", "REVISTA LITERARIA DIGITAL", "MICRORRELATOS", "BLOGS DE ESCRITORES", "BLOG DE RELATOS BREVES", "RETO CREATIVO", "PUBLICA TU RELATO GRATIS", "TALLER DE RELATOS", "COMO MEJORO MI RELATO", "CUENTO DE NAVIDAD", "RELATO COLECTIVO"


  Llega la Navidad con sabor a mazapán, a turrones, polvorones y demás... Sí, amigos, ¡estamos en Navidad! Y tras esta primicia informativa, no se nos ocurre nada mejor para celebrarla que un cuento navideño muy especial: un relato escrito a cuatro manos por Estrella Amaranto, Rosa Berros, Pepe de la Torre y un servidor.
  Seguro que cuando degustéis alguno de los dulces típicos de esta época descubriréis que este año tienen un sabor muy especial...

EL MUNDO DE LOS POSTRES NAVIDEÑOS


   Felicidad, familia, reencuentros, sentimientos aglutinados junto con manjares típicos... En Navidad, la dulzura impera por cada rincón, pero si hay un mundo donde ese sentimiento adquiere todo su significado es en «El mundo de los postres navideños».
   Sin embargo, a pesar de su dulzura, hubo una vez que esa condición quedó en entredicho:

  Era víspera de Nochebuena y la casa de Don Turrón bullía. Cada año, todos los familiares repartidos por el mundo se encontraban allí y pasaban un rato en compañía antes de ofrecer su dulzura a los humanos.
  —¿Qué tal por tierras teutonas, querida? —preguntó don Turrón a Berlina, su esposa, nada más llegó.
  —Poco, ya sabes... ¿y el pequeñín? ¿Dónde tienes a mi Polvoroncillo? —contestó ella.
  —Ha salido un momento con su hermano Mazapán...
  —¿Dónde? Necesito abrazarlo después de tanto...
 —Han ido con el abuelo a no sé qué —interrumpió Torrijas de leche, la viuda y cuñada de Don Turrón.
  De pronto, la puerta se abrió y entraron los pequeños con Alfajor, el abuelo.
 —¡Mis pequeños! —gritó Berlinesa abrazando a ambos—, qué ganas tenía de acariciar vuestra dulzura.
 —¡Nuera! ¡Ya viniste acá! —irrumpió Alfajor sin siquiera moverse del umbral, como si extrañamente no quisiera entrar todavía.
 —¡Abuelo! —exclamó Berlinesa—, entre, ¿qué hace ahí parado?
 —Pues veréis... —dijo el abuelo echándose a un lado y dejando paso a un familiar que hacía mucho que no se presentaba en las reuniones familiares y que puso en jaque esa típica personalidad tan dulce: Helado de chocolate vegano con té verde.
  La primera en cuestionar su presencia fue una de las tías Peladilla:
 —¿Y ese qué hace? Menudo postre de Navidad más triste. Helado, frío como el tiempito que tenemos y encima sin mantequilla ni nata ni nada rico.
  —Ja, ja. Parece un ratoncito mustio. ¡Eh, tú, Helado de chocolate vegano con trocitos de té verde! —¿habrase visto qué nombre más rimbombante?—, ¿entiendes castellano? Sí, soy yo, Torrija.
 —No deberías burlarte tanto, Torrija —dijo serio Alfajor—. Tú que tan pronto sirves de postre navideño como de postre de Pascua no eres la más apropiada para criticar a los demás.
  —Bueno, padre, de todas formas hay que hacer algo. Solo faltaría que les gustara más a los humanos y nos relegaran para siempre —se lamentó Turrón, haciéndose eco de lo que todos sentían y no se atrevían a confesar.
 —Pues encima de mí estaría muy bueno —dijo Torrija un poco amoscada por el rapapolvo de Alfajor—, aunque para eso tendríamos que derretirlo.
  —Ja, menuda idea —exclamó don Turrón—. ¿Por qué no lo metemos en el microondas? Un poquito y a baja potencia…
  —¡Ay, querido esposo! No sé qué me da…
  —Berlinesa, no vamos a matar a tu hermano solo quitarle ese aire tan… frío.
  —Es verdad, se da tantos aires…
  —¡¡¡¡Nooo!!! —gritó Polvoroncillo—. No quiero que queméis al tío cocholate.
  La cena de Nochebuena fue todo un éxito, aunque no para todos los miembros de la familia de don Turrón. Helado de chocolate vegano yacía desmadejado en un cuenco: el mismo en que, a baja potencia y durante unos segundos, había permanecido en el microondas; lo suficiente para perder su apetitoso aspecto cremoso y adquirir la consistencia del barro mojado. Nadie en la mesa se dignó mirarlo más que para apartarlo a un lado y abrirse camino hacia una Peladilla. Los humanos disfrutaron con los dulces tradicionales. Don Turrón y los niños, Polvoroncillo y Mazapán, fueron los triunfadores absolutos de la cena, aunque Berlinesa, Alfajor y demás familiares también recibieron la atención merecida aquella noche.

  En la mañana de Navidad, casi todos los postres se engalanaron para ofrecer de nuevo sus encantos gustativos a los humanos. El casi era Polvoroncillo que intentaba encaramarse al cuenco en el que se hallaba Helado de chocolate vegano con té verde.
  —¿Necesitás ayuda?
  Polvoroncillo se giró para ver a su abuelo rodando hacia él.
  —¡Hola, abuelo Alfajor! ¿Oyes eso? Parece que el tío cocholate vegano está llorando. No me gustó lo que hicieron papá y los demás.
  —Estuvo muy mal, por muy altanero que sea ese tipo no se lo merecía, y menos en Navidad. Va, subí encima de mí para ver cómo está.
  Y así hizo el pequeño. Dentro del cuenco, pudo observar las lágrimas de chocolate que saltaban como los chorros de una fuente.
   —¿Cómo estás? —preguntó Polvoroncillo.
   —¡Ay, ay! ¡Mira lo que me hicieron! ¿Así se recibe a un familiar?
   —Lo… lo siento. ¿Puedo hacer algo?
   —¡Llévame de nuevo a la nevera, te lo suplico!
   Polvoroncillo bajó de Alfajor dispuesto a ello, aunque no sabía cómo podrían hacer tal cosa, siendo él pequeño y su abuelo, anciano. En ese momento, llegó don Turrón.
   —¿Qué hacéis todavía aquí? Los humanos pronto van a reunirse a la mesa.
   —Disculpá, creo que Polvoroncillo tiene algo que decir. 
   Polvoroncillo observó al terco de su padre y apenas balbuceó:
   —De... deberíamos llevar a tío cocholate a la nevera.
  —¡¿Qué?! ¡Un rotundo no! Ya lo entenderás cuando crezcas. Vamos, que están a punto de servirnos.
  Los postres aterrizaron en la mesa, felices y preparados para ser degustados. Pero pasó el tiempo, y ni uno de ellos abandonó las bandejas. Entonces escucharon a uno de los niños humanos que verbalizó la opinión del resto de comensales:
  —¿Otra vez lo mismo? ¡Qué aburrimiento! ¿Cuándo podremos comer a Helado de chocolate vegano con tropezones de té verde, mamá?
   Y allí quedaron. Abandonados, inadvertidos.
   Fue tan decepcionante para los postres tradicionales aquel ostensible rechazo de los humanos, que al llegar la cena de Nochevieja temieron desaparecer del menú. Aquello les llevó a arrepentirse sobre su mezquina conducta con el forastero. Había que devolverle a su primigenio estado, con lo que nada mejor que enfriarlo en la nevera, de ello se encargó Polvoroncillo, pues su inocente súplica a fin de resucitarlo hizo que toda la familia cambiara de actitud, lo que le colmó de alegría, dando saltos y gritos: «¡hip hip hurra... Vivan las fiestas de Navidad y del Año Nuevo!»
   Con ese buen ánimo entraron al comedor donde todos lucían sus mejores galas perfumados de aromas deliciosos y con sabores únicos. Los comensales los miraron asombrados y aguardaron que se sentara un niño impaciente, después de cometer una de sus típicas travesuras.
   —Disculpa, amigo Helado vegano, pero he tropezado sin querer... en realidad, me han empujado y no sé cómo salir de aquí. —balbuceó nervioso arqueando las cejas, don Turrón, a quien aquel niño al que le gustaba hacer travesuras le había arrojado en el cuenco del postre exótico.
   —¡No te preocupes! Podemos hacer un dúo exquisito si ellos se deciden a probarnos. —le contestó con una amplia sonrisa tratando de tranquilizarle.
  —¡Ah, no lo había pensado antes, pero me parece una idea genial! —exclamó don Turrón mostrando sus sabrosas y exquisitas almendras en señal de aprobación.
   Inquietos por la curiosidad de aquella novedosa fusión de ambos postres, los humanos la saborearon y les encantó.
   Aquel incidente les ayudó a comprender que de nada les había valido ser tan prejuiciosos con lo diferente, puesto que la unión de lo tradicional con lo atípico fue lo que contribuyó a realzar sus virtudes y enriquecerse mutuamente.

FIN

     Por supuesto, quiero agradecer a Estrella Amaranto, Rosa Berros y Pepe de la Torre el haber compartido con un servidor esta experiencia narrativa.


¡Saludos Tinteros!


Comentarios

  1. Maravilloso, tierno, bonito, divertido, sabroso, colorido y acojonante relato para estas navidades. Enhorabuena habéis formado un cuarteto estupendo para felicitarnos estas fiestas. Un abrazo. ¡¡ FELICES FIESTAS AMIGOS!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen. Te agradezco tu comentario y, por supuesto, ¡Feliz Navidad!

      Eliminar
  2. mmm.... dulces y turrones, nos vamos a poner finos filipinos estas navidades.
    Pues me guardo el cuento a cuatro manos para leerlo con tranquilidad, amigos. Ya volveré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isabel. ¡Entre polvorón y polvorón! Ja, ja, ja... Un fuerte abrazo y ¡Feliz Navidad!

      Eliminar
  3. Muchas felicidades. Por el cuento y por las Fiestas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena a las cuatro magníficas manos que han contribuido a elaborar este ingenioso, divertido y dulce cuento de Navidad. Ha sido una lectura genial y de lo más entretenida jajaj
    El cuento nos deja una moraleja: hay que probarlo todo antes de descartar la novedad, lo tradicional no debe ser excluyente de las nuevas propuestas e ir con los cambios.
    Me ha encantado!!
    Muy FELICES FIESTAS!!!
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marina. Ese es el mensaje que intenta transmitir este cuento. En algún momento, lo tradicional también fue lo nuevo, y siempre hay que recibir lo diferente con los brazos abiertos dado que siempre es un soplo de aire fresco que todo lo enriquece. Un fuerte abrazo y ¡Feliz Navidad!

      Eliminar
    2. No pude compartirlo desde el blog en facebook, veo que aún no han levantado el veto...

      Eliminar
  5. Está tan fantásticamente escrito que ni se nota el cambio de mano. Un relato genial y muy muy ingenioso. Pura ternura la de esa familia de D. Turrón. Me ha encantado. Muchas felicidades y Feliz Navidad :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marta. La verdad es que es una experiencia enriquecedora esta de escribir a cuatro manos, creo que jamás había escrito o me había planteado escribir sobre objetos, alimentos en este caso, inanimados. Así que fue todo un reto. Un fuerte abrazo y ¡Feliz Navidad!

      Eliminar
  6. Me hizo recordar toda una infancia, cuando mi mamá me decía que si no me comía tal cosa que dejaba en el plato, un pimentón, por ejemplo, se iba a poner a llorar (como si tuviera vida y su propósito existencial fuese el ser devorado). Como soy chileno, si a este relato me hubiese sumado yo le hubiese metido por ahí un pan de pascua y una cola de mono jeje
    Les dejo un abrazo por cuatro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Julio David. La verdad es que cuando planteamos el argumento nos salieron más de quince dulces, pero al final fue la historia la que se encargó de seleccionar el protagonismo de los que al final aparecen... y desde luego me voy a buscar cómo es esa cola de mono que desconocía por completo y que me ha llamado la atención. Un fuerte abrazo y ¡feliz Navidad!

      Eliminar
  7. Feliz Navidad y un bendecido 2020. Gracias por deleitarnos con sus historias. Un abrazo y bendiciones! ♡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Mery, por acercarte a este relato escrito junto a Estrella Amaranto, Rosa Berros y Pepe de la Torre. Un fuerte abrazo y ¡Feliz Navidad!

      Eliminar
  8. Estrella, Rosa, Pepe, David…¡Feliz Navidad!, espero que ninguno de vosotros padezca de diabetes ¡Menudo atracón de dulces me he dado solo de leeros!
    Un cuento muy dulce, apropiado para estas fechas. Además es un cuento blanco y aleccionador en su moraleja final, con lo cual se puede (y se debe) leer a los niños.
    Me he reído con el chocolate vegano con té verde, pero es que el pobrecillo no suena muy apetecible que digamos.
    Habéis formado un buen cuarteto pues no se nota el cambio de tercio y de autor en ningún momento.
    Cuatro besos y cuatro cariñosos abrazos.
    ¡Qué tengáis unas estupendas fiestas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isabel. Ja, ja, ja... La verdad es que nos empachamos un poco, pero todo sea por la audiencia, je, je, je. Ha sido una experiencia fantástica, en la que cada uno hemos aportado no solo nuestra pequeña parte de la narración, sino nuestras ideas en cuanto al argumento, la trama, el título o la revisión. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  9. Excelente cuento y excelente trabajo en equipo. Me ha encantado esta historia navideña que, efectivamente, demuestra que muchas veces sufrimos un ataque de prejuicios y nos negamos a probar cosas nuevas por ser eso, desconocidas.
    Os deseo a todos y todas, especialmnete a los autores, unas felices y dulces fiestas.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Josep. Esa es sin duda la moraleja y el mensaje que ha intentado transmitir este relato. Lo nuevo o lo que nos resulta extraño solemos recibirlo con cautela e incluso con temor, temiendo que nos sustituya en lugar de enriquecernos. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  10. Quiero agradeceros a los tres la facilidad con la que hemos trabajado y con la que nos hemos puesto de acuerdo, y a David, además, el haber organizado el asunto y estar ahí siempre dispuesto a trabajar por la comunidad y la literatura.
    Y gracias a todos los que leeis este relato y a los que leeis sin más.
    Por cierto, David, ¿el relato no está escrito más bien a ocho manos? ja ja.
    Un beso y felices fiestas a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa. Ja, ja, ja... ¡Ostras! ¿Alguno de vosotros erais ambidiestro? Aunque, ahora que lo pienso, en el ordenador utilizamos las dos... Bueno, me lo pienso, aunque a lo mejor me sale escrito a cuatro cabezas, je, je, je... En todo caso, ha sido una experiencia fantástica compartir el cocinado de este relato con vosotros. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  11. Me encantan el abuelo Alfajor y doña Torrija.
    Polvoroncillo le va a un niño genial!
    Y doña Berlina, las tías Peladillas y el señor Turrón...
    Vaya elementos habéis conseguido juntar. Que pena que no acudiera don Panettón. Ya sé, la huelga de azafatas! Otro año será!

    Gracias por el dulce ratito y Feliz Navidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paola. En los apuntes previos nos llegaron a salir hasta ¡quince postres distintos! El problema era integrarlos en un relato y que además tuvieron un papel relevante en la trama. De todas formas, apuntado queda por si el año que viene aparece una secuela, je, je, je... Un fuerte abrazo y Feliz Navidad!!

      Eliminar
  12. Ha sido una experiencia fantástica colaborar con este equipazo de escritores, a quien les expreso mi gratitud por su buen compañerismo y facilidades para trabajar en equipo. Naturalmente reservo un lugar especial a David, promotor y colaborador de esta genial iniciativa, tan generoso a la hora de darnos facilidades y consejos para enriquecer este relato. También por todo el gran esfuerzo a la hora de fomentar iniciativas en favor de la literatura.
    Muchas gracias a todos vosotros, compañeros que tan atentamente habéis leído el relato y nos hacéis partícipes de vuestras amables impresiones. ¡Felices Fiestas a todos!

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Estrella. La verdad es que ha sido toda una experiencia compartir cocina literaria con vosotros. Era algo que jamás había hecho y sin duda ha resultado muy enriquecedor, a ver qué se me ocurre para el año que viene. Un fuerte abrazo y mis mejores deseos para este 2020 que está a puntito de caer.

      Eliminar
  13. Quiero felicitar a todos los que escribieron este cuento, la historia es muy dulce y sabrosa. La moraleja nos dice que hay que probar de todo para luego dar una opinión .
    El hacer hablar a los dulces navideños es original y gracioso.
    Aprovecho para desear a todos unas felices fiestas 2019-2020
    Un abrazo David
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Puri. La verdad es esa, a veces lo diferente nos provoca miedo, cuando tendría que suponernos un nuevo aliciente. Un fuerte abrazo y Feliz 2020!!

      Eliminar
  14. Os felicito, no se nota en ningún momento el cambio de manos. De verdad que es sorprendente, :) Y la historia en sí, toda una exquisitez sea por los postres de siempre o los nuevos, ricos, ricos, je, je. Un cuento dulce y precioso para estas fiestas navideñas, con un perfecto mensaje. Enhorabuena.
    Un fortísimo abrazo, y Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Irene. Te agradezco tus palabras en nombre de los cuatro que hemos perpetrado este relato. Aprovecho para desearte un muy feliz 2020 cargado de felicidad y musas. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  15. Maravilloso, divertido y muy bien escrito. ¡Felicidades a los cuatro! Un éxito lo del "Helado de chocolate vegano con tropezones de té verde y turrón" Tiene que ser una delicia. Voy a tomarme un poco. ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María Pilar. Ja, ja, ja... y en el último momento se cayó el aguacate como ingrediente añadido. Espero que te resulte delicioso y me cuentas. Un fuerte abrazo y feliz 2020!!

      Eliminar
  16. Un precioso cuento, que bonito os ha quedado, nunca podía imaginarme que los dulces tan tipicos de estas fechas puideran dar para algo así, pero lo habéis conseguido, enhorabuena a todos/as por el magnifico trabajo que habeís hecho, y que ha dado un toque dulce a esta Navidad.
    Desearos unas felices fiestas y que el año 2020 os traiga muchas y renovadas ideas para este hobby que compartimos, y sobre todo que este lleno de momentos inolvidables, de esos que hacen la vida mas bonita ante los momentos difíciles.
    Gracias especialmente David por el gran trabajo que haces, ojalá sigas teniendo tan geniales ideas en este año que comienza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Teresa. Te agradezco tu comentario en nombre del grupo. Bueno, con que se me ocurran las mismas ideas que hasta ahora me conformo, aunque es verdad que uno siempre tiene miedo de que la fuente se agote. Un fuerte abrazo y un muy feliz 2020!!!

      Eliminar
  17. El broche de oro para El Tintero de Oro en vísperas ya de las fiestas con más dulces del año. Feliz Navidad para ti David y para todos los componentes y seguidores de este espacio literario que es un lujo para la red. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Miguel. Te agradezco tus palabras, aunque el lujo es vuestra compañía que es en el fondo lo que hace posible que exista. Aprovecho para desearte un maravilloso y cinematográfico 2020. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  18. Qué maravilla. Entrar aquí siempre es una caja de sorpresas y de las buenas.
    Aprovecho para desearte muy muy felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gemma. Me alegra que hayas disfrutado de este relato y aprovecho para desearte un maravilloso 2020. Un abrazo!!

      Eliminar
  19. Ha sido una experiencia muy gratificante. Descubrir cómo piensa cada uno y cómo entiende la escritura no solo me ha seguido encantando y servido para seguir aprendiendo, sino que me ha sorprendido muy gratamente.
    Muy agradecido por la ilusión que mostraron los tres miembros del equipo, por las ganas y el respeto hacia lo que cada uno iba aportando y por el esfuerzo para que todo llegara a buen puerto. El resultado no es más que el reflejo de ese compañerismo.
    Gracias a todos por leer y comentar, me alegra mucho las buenas sensaciones que el relato están dejando.
    Espero que paséis buenas fiestas y ya sabéis, si observáis algún comportamiento extraño por las mesas no os preocupéis; son los postres que están de guasa.
    Un abrazo a Estrella, Rosa y David y a todo el mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pepe. Es una experiencia que creo que podemos recomendar. Debatir sobre la trama, argumento o personajes. Mostrar las diversas opciones y acordar la definitiva es algo que no se tiene la oportunidad de hacer todos los días. Y más cuando das con compañeros que muestran un compromiso como vosotros. Un fuerte abrazo y ¡Feliz año!

      Eliminar
  20. Felicidades a los cuatro, habéis conseguido un bonito, dulce y simpático cuento navideño.
    Que la Navidad y el Año Nuevo os sigan inspirado relatos tan buenos y compartáis con todos nosotros.
    Felices fiestas.
    Un fuerte abrazo navideños para todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lebasi. Me alegra que te haya gustado este relato grupal y tan navideño. ¡Felices fiestas para vosotras!

      Eliminar
  21. Los cuentos de navidad siempre me han gustado y este muy especialmente por los ingredientes que conlleva y por los cocineros que lo realizan, una preciosa iniciativa David como siempre un 10. Mis mejores deseos para el nuevo año 2020, feliz Navidad amigo.

    Mi abrazo y mi cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosana. Pues sí, la verdad es que como escritores o escribientes un cuento de Navidad es la mejor forma de celebrar estas fiestas. Mis mejores deseos para este año que pronto alcanzaremos y que te depare un montón de versos literarios y reales. Un abrazo!!

      Eliminar
  22. Un buen trabajo y sobre todo duuuulce, jeje. Feliz Navida y ese año nuevo con doce razones para no perder la ilusión ni la sonrisa. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Eme. ¡Eso nunca! La ilusión y las sonrisas son la esencia de la vida, o al menos de la que merece la pena ser vivida. Un fuerte abrazo y un supermegahipermaravilloso año 2020!!

      Eliminar
  23. Como no podia ser de otra manera llegamos a Navidad de lo más dulce. Geniales!! Un abrazo y feliz Navidad ☃️🎅 🎄🎁🎉💝

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Vicenta. Sin duda en estas fechas es la dulzura la que nos marca el camino, je, je, je... Un fuerte abrazo y un fantástico Año Nuevo!!

      Eliminar
  24. Respuestas
    1. ¡Ostras! La primera vez que me felicitan la Navidad en inglés. Thanks!

      Eliminar
  25. Vengo del blog de Estrella y con permiso me quedo en este blog.
    Deseo de corazón disfrutes de estas fiestas y poder felicitarte durante años y años.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa. Y sin él (el permiso) también, je, je, je... Ojalá encuentres entre las entradas alguna cosilla interesante. ¡Saludos!

      Eliminar
  26. Ay, yo nací siendo intolerante a la lactosa, así que la aparición de los helados veganos me vino perfecto para disfrutar de todos esos sabores. Me alegra que al final pudieran integrar al personaje en la celebración. Y sí, puedo ver esa reacción en muchos ámbitos, el rechazo a lo diferente. Ojalá nos animemos y seamos cada vez más tolerantes con los demás. Es un mensaje de navidad precioso. Mis felicitaciones a todos los que lo escribieron.
    Muy feliz navidad. Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cyn. Ese es el mensaje que intenta transmitir el relato. El miedo nos hace rechazar lo nuevo y lo diferente, cuando deberíamos entenderlo como un regalo para poder descubrir nuevos horizontes. Un fuerte abrazo y mis mejores deseos para estas Navidades y el 2020 que está a punto de alcanzarnos!!

      Eliminar
  27. Muy apetitoso este relato a ocho manos, os ha quedado un cuento de navidad de lo más dulce aunque haya algún tira y afloja eso también forma parte de la navidad.
    Felicidades David por todo lo que aportas a este mundo blogero y muy felices fiestas compañero.
    Besos y a por muchas iniciativas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Conxita. Bueno, como digo siempre quienes aportan vida a este blog son todos aquellos compañeros que responden a las distintas iniciativas bien con sus relatos, bien con sus lecturas. Sin ellos esta página sería un triste espacio en blanco. Un fuerte abrazo y un fantástico 2020!!!

      Eliminar
  28. Vengo del blog de Estrella y me ha encantado el relato. Y de paso conocer tu blog. Voy a pasearme a ver que me encuentro.
    Felices fiestas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, José. Bienvenido al blog. Apenas tiene seis meses de vida y no demasiadas entradas. De todas formas ojalá encuentres alguna cosilla interesante. ¡Saludos y Feliz Navidad!!

      Eliminar
  29. Un gran relato y reto personal supongo también, al tener que coincidir los cuatro en el sentido de la historia, redactar todos los detalles y cuadrar tamaña obra. Un relato que abre la mente a lo nuevo y también el apetito, ji, ji.
    Muchísimas gracias Estrella, Rosa, Pepe y David, por el precioso relato y felicidades para todo este 2020.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carla. La verdad es que ha sido un reto con mayúsculas, y una experiencia enriquecedora. Escribir es algo esencialmente íntimo y confrontar ideas, trama y argumento ha sido un juego intenso y divertido. Te agradezco tus palabras en nombre de los cuatro compañeros que parimos este relato. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  30. Lo he leido en el blog de Estrella, ahi me enteré de este festín y motín con sabor a azúcar y navidad, ja, ja.

    Buen relato, concientizador y muy apropiado para la fecha, además genialmente creativo, y ni que decir de esas cuatro manos y cuatro cabezas que parecen una sola. Me ha encantado la temática y la jocosidad de la narrativa.

    Felicidades a los cuatro, Estrella, Rosa, Pepe y David, les quedó genial. !que viva el helado vegano mezclado con turrón...!

    Mi felicitación de año para todos, y en especial a David y a los que de alguna manera se sienten parte de este espacio que tan gentilmente nos brinda.

    Que el 2020 abra las puertas de la sabiduría interior y las consciencias, retomen el disfrute de la vida sustentada en el respeto, la paz, el amor y la comprensión entre todos los seres que conforman este bello universo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Harolina. La verdad es que fue toda una experiencia y pese al azúcar no salimos empachados, je, je, je... Te deseo un maravilloso y luminoso año 2020. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  31. Me ha encantado, super interesante, una trama muy azucarada, a manjar navideño Felicitaciones a todos por este por este hermoso cuento!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Yessy. Bueno, ya sabes cómo de intensa es esta experiencia, pero sin duda también enriquecedora y dulce. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares