TRÍO DE PAREJAS


    Bienvenidos a una nueva entrada de Entintados, nuestra sección de anécdotas de escritores. En esta entrega contamos con un trío de parejas realmente peculiares y hasta sorprendentes en algún caso. Y es que si ya son apasionantes las obras literarias que nos legaron, la vida de quienes las escribieron nos deja perlas no menos fascinantes que nos dice mucho de ellos.

    Y comenzamos con una cita a ciegas que de haber fructificado quién sabe qué clase de historias nos habría deparado una pareja tan extraña que, a priori, parecería como mezclar agua y aceite. Por que no me negaréis que es un poco raro hablar de…

EL DÍA QUE PATRICIA HIGHSMITH PUDO SER LA MADRE DE SPIDERMAN

    Corría el año 1942, Patricia Highsmith se había graduado en Literatura inglesa y con ello iniciaba su camino como escritora profesional. Por supuesto, su estómago no podía esperar a que alguna editorial o revista se decidiera a publicar sus relatos. Así que empezó a buscar trabajo. Una mañana, encontró un anuncio en el que una editorial de cómics, Nedor Comics, solicitaba guionistas.

    El sueldo no era malo —55 dólares a la semana— y durante un tiempo trabajó en la misma junto a cuatro dibujantes y otros tres guionistas. Sus comics estaban protagonizados por un personaje mezcla de Superman y Batman llamado Black Terror. La cosa pareció prosperar y pronto decidió trabajar como freelance para distintas editoriales lo que le suponía más dinero y más tiempo para dedicar a sus relatos literarios que era su verdadero objetivo. Desde luego le cundió. Guionizó comics biográficos de Einstein, Newton o Galileo para editoriales como Real Fact, Real Heroes o True Comics; y continuó con el género superheróico en Fawcett Comics con personajes como Golden Arrow, Spy Smasher o Captain Midnight.

    En ese transitar de editoriales llegó a Timely Comics, la actual Marvel. El editor en jefe se encontraba en excedencia, enrolado en el ejército norteamericano en plena II Guerra Mundial. Lo suplía un buen tipo, Vince Fago, que debió quedar fascinado con Patricia, a quien llamaba la guapa espectacular. La relación fue provechosa a nivel profesional ya que con Timely escribió tanto cómics románticos, como bélicos con personajes como The Destroyer y Matajaponeses Johnson.

    A nivel personal también creció una bonita amistad entre Vince y Patricia. Fue tan estrecha que Vince pensó en ejercer de casamentero e ideó una cita a ciegas para intentar unir a la solitaria Patricia con el díscolo Stanley Martin Lieber, el editor en jefe que regresaba de la guerra y que todos conocían como Stan Lee. Ambos estaban en el mundo del cómic, ambos eran solteros y ambos querían ser escritores. ¿Qué más podía unir a dos personas?

    Así que Vince organizó una cita a ciegas entre ambos y se llevó a Stan al apartamento de Pat, en Sutton Place. Tras las oportunas presentaciones, los dejó solos. ¿Cómo transcurrió la cita? ¿Sobre qué hablaron Patricia Highsmith y Stan Lee? ¿Llegaron a algo más íntimo?

    Desgraciadamente no podemos saberlo, ninguno de los dos desveló nada de aquel encuentro, aunque lo que es seguro es que la relación no prosperó. Según contaría Vince Fago, Stan era demasiado ególatra y Patricia no terminaba de definir su orientación sexual. 

    ¿Qué habría pasado si Cupido hubiera asistido a esa cita? Tal vez Patricia hubiera conseguido que Stan Lee lograra centrarse en su carrera de escritor, lo que nos hubiera privado del maravilloso universo Marvel; o quizá Patricia hubiera seguido ligada a los cómics y tal vez Spiderman y el resto de superhéroes hubieran contado con su talento.

    Lo cierto es que Patricia Highsmith renegaría de esta etapa en el mundo de los cómics, borrándola literalmente de su biografía como autora de ficción. Y no solo eso, ficcionadamente llegó a asesinarla en A pleno sol, cuando una de las primeras víctimas de su Ripley fue un dibujante de comics llamado Frederick Reddington. Stan Lee se convertiría en el Dios del cómic, mientras Patricia lo haría en la gran Dama del suspense a partir de 1950 con su Extraños en un tren con la ayuda de su querido Truman Capote.

    Su opera prima no tardaría en ser adaptada al cine de la mano del maestro Hitchcock que, buscando guionistas para la película, conocería a otro escritor muy peculiar.

NO DIGA RAPIDEZ, DIGA SIMENON



    Desde luego, George Simenon es de esos escritores que se comió la vida. Y no solo con su producción literaria. Fue hiperactivo desde el parto. De hecho, fue inscrito en el Registro Civil un día antes de su nacimiento. Al parecer, nació un viernes 13 de febrero de 1903, pero su madre muy supersticiosa ella, decidió registrar el alumbramiento con fecha de 12 de febrero.

    Como escritor llegó a publicar ¡222 novelas! Fue rápido desde su primera obra Pietr, el Letón que fue capaz de terminar en solo dos semanas, el tiempo en el que su yate averiado permaneció varado en el puerto de Delfzijl. Esa fue la primera aparición del comisario Maigret.

    Su fama de escritor rápido desde luego fue merecida. Y de ella se cuenta una leyenda en la que, una mañana, el genio Alfred Hitchcock lo llamó por teléfono. Se conocían desde que le propuso el guion de Extraños en un tren, que finalmente escribiría Raymond Chandler. El caso es que esa mañana, Mr. Hitchcock lo llamó para proponerle otro guion. Lo atendió la secretaria de Simenon que, muy eficiente ella, le informó que no podría atenderlo porque había comenzado a escribir una novela. Hitchcock exclamó un sonoro «¡Ah!», quien sabe si exhalando el humo de uno de sus puros. A continuación, añadió flemáticamente: «No se preocupe, me espero a que la acabe».

    Se desconoce si en esos minutos la terminó, pero su rapidez no se ciñó al terreno literario. En el sexo que él consideraba un acto cotidiano y muy recomendable, desde luego que no se quedó tampoco corto. Según sus propios cálculos, sus hazañas sexuales alcanzaron la imponente cifra de 10.000 desde los doce años. Espero que exagerara, pero quizá habría que tomar ese número en consideración dado que llegó a convivir en su casa con su primera esposa, con la segunda y con su amante, Boulle, que trabajaba de cocinera, y eso sin contar sus diarias visitas a burdeles…

    Y ya metidos en terrenos erótico-festivos, uno de los debates clásicos es aquel que plantea la importancia del tamaño. Vale, puede que sea algo un tanto soez. Pero de ello no se libran ni los monstruos de la literatura universal como nuestros siguientes escritores.

EL TAMAÑO SIEMPRE IMPORTA



    Y si no que se lo pregunten a Ernest Hemigway, quien recogió en su obra, París era una fiesta, este curioso encuentro con Scott Fitzgerald cuando el autor de El viejo y el mar era todavía poco conocido. Al parecer, un día recibió una invitación de Scott Fitzgerald para almorzar en un restaurante de la rue des Saints-Pères, Chez Michaud. Bueno, quizá más que una invitación, fue un ruego. Le dijo que tenía que explicarle «algo muy grave que versaba sobre lo que "más le importaba del mundo"» por lo que no solo esperaba que aceptara el encuentro, sino que se mostrara absolutamente sincero. No puedo imaginar las disquisiciones que se haría Hemingway de camino a la cita con uno de los escritores más reconocidos del momento tras el éxito de El Gran Gatsby.

    El caso es que, tras una conversación imagino que literaria y superintelectual, al terminar la cena, Scott le confesó el meollo del encuentro: jamás se había acostado con otra mujer que no fuera su esposa, en aquella época, la depresiva Zelda. «¿Cómo es posible?», le preguntó Hemingway quien consideraba a Scott Fitzgerald un tipo bastante bien parecido y al que, según le constaba, varias mujeres le miraban con ojos golosos.

    Al parecer, la razón de su escasa vida sexual no fue tanto el compromiso de fidelidad con su esposa, sino que esta afirmó en cierta ocasión que con un pene como el suyo jamás podría hacer feliz a una mujer. Ello parece que hizo mella en el orgullo varonil de Scott Fitzgerald quien reconoció a Hemingway que: «Me dijo que era una cuestión de tamaño. Desde entonces nunca me he vuelto a sentir el mismo, y me gustaría saber si es cierto». 

    Y ese fue el motivo real del encuentro: quería que Hemingway constatara sobre el terreno su escasa equipación. Dicho y hecho, estos dos monstruos de la Literatura universal se dirigieron a los aseos para realizar la pertinente comprobación.

    El examen urológico resultó normal. Sin excesos, pero tampoco defectos. Pero Scott Fitzgerald no quedó demasiado convencido, así que acordaron ir al Louvre para inspeccionar al detalle las esculturas varoniles a fin de establecer una comparativa de atributos más fiable. Entre eso y que Hemingway le hizo notar que «cuando te miras de arriba abajo te ves achicado» parece que Scott se quedó más tranquilo.

    Nunca sabremos cuánto de leyenda o de verdad tienen estos chismorreos de escritores, pero pienso que nos los hace más humanos y con ello más inspiradores.

    ¡Saludos tinteros!


TE PUEDE INTERESAR:
 Si te has quedado con ganas de más solo tienes que clicar sobre las siguientes pantallas:

        



y por supuesto nuestros relatos asombrosamente asombrosos ya disponibles en Amazon

Preciosa fotografía que nos regala Carmen Ferro


Comentarios

  1. Muy interesante, divertida y amena tu entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Macondo. Si te ha parecido así ¡objetivo cumplido! Un abrazo

      Eliminar
  2. Qué curiosas estas historias que nos traes, amigo David. La de Patricia creando historias de cómics y Ernest y Scott proyectando su imaginación bajo el David jeje, que, por cierto, no es solo que lo ves desde abajo, es que las dimensiones son desproporcionadas cinceladas con esa intención. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Eme. Nunca sabremos cuanto de verdad o de exageración hay en estas anécdotas. Pero creo que es una excelente manera de acercarnos a la Literatura de una manera más amena y cercana, algo que me parece imprescindible para que nunca se pierda el placer de leer. Un abrazo!!

      Eliminar
  3. Hola, David.
    Que bien has enlazado las tres historias y las has convertido prácticamente en una sola. A veces parece que la vida es una tremenda suma de casualidades. Desde luego la vida de Patricia Highsmith es una suma de circunstancias que encuentran buen reflejo en ese rico anecdotario que nos traes. Bueno y que decir de esos dos monstruos divagando sobre el tamaño en cuestión ja, ja, ja. Pero, sin duda, me quedo con la historia central de Simenon con la que Woody Allen podría haber realizado una rotunda obra maestra. Un tipo valiente para vivir a la vez con tantas damas ;)
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Miguel. Sin duda que Simenon es un personaje en sí mismo. Alguien capaz de convivir con su esposa, con su ex y con su amante y, además, tenerlas contentas es un tipo con el que Woody Allen podría hacer una comedia increíble. De hecho ahora me estoy cuestionando si existe algún biopic de este autor, sino a ver si algún director nos lee y se anima.
      Y sin duda que el azar es el que marca nuestras vidas. Podemos intentar dominar nuestro rumbo, pero al final es lo imprevisible lo que de verdad marca nuestro camino. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  4. Muy divertidas las historias. Después de todo... los escritores son humanos jajaja. La que más me impactó fue la de Patricia Highsmith y Stan Lee, por sus posibilidades. ¿Qué habría salido de esa unión? Podría ser un buen relato a imaginar.
    Como siempre, un gusto leerte. Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mirna. Pues la verdad es que también lo he pensado. ¿Cómo sería Peter Parker guionizado por Patricia? Aunque de la infinita terna de superhéroes de Stan, el que veo que más jugo podría haberle sacado es a Hulk, esa doble personalidad salvaje y científica hubiera sido un territorio fértil para ella. En fin, lo que nos queda es lo que al final fue y, afortunadamente, fue mucho en ambos ámbitos. Un abrazo!

      Eliminar
  5. David, es envidiable la forma en que hilvanas las historias para hacer la literatura interesante. Y digo esto por aquello que se suele decir sobre que la literatura es aburrida. A los hechos me remito, solo hay que saber dotarla de la condimentación necesaria para crear contenidos con gancho en los que lo único que lamentas es llegar al final.... Muchas gracias, por tanto, y enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Matilde. Eso intentamos, aunque los que escribimos vemos a la Literatura como algo sagrado, no deja de competir en el campo del ocio y ese campo hoy día tiene muchos y muy fuertes competidores: TV, YouTube, Netflix, vídeojuegos... Son muchas las formas de entretenimiento y nuestra obligación es conseguir que la Literatura no quede relegada a una elite intelectualoide. Ojalá llegue el día en el que, por ejemplo, estas anécdotas fueran comentadas en un bar, en el trabajo o en un whatsapp. Un abrazo!!

      Eliminar
  6. Entretenido, didáctico, divertido... y estas tres denominaciones, son solo tres (por seguir el tema del trío), de las muchas virtudes que podría nombrar de las entradas tan interesantes que nos regalas, David. Leo y aprendo en Tintero. Un gustazo.
    Gracias, maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isabel. Desde luego que estos y otros autores son tan geniales en sus novelas como en su vida y nos lo ponen muy fácil a la hora de escribir esta sección. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  7. Me han encantado las tres historias, pero la de Fitzgerald y Hemingway es absolutamente genial. ¿Será cierta?
    Y Simenon viviendo con mujeres amantes y ex mujeres... Cuando leí "Vidas escritas" de Javier Marías, pensé que las anécdotas que contaba bien podían no ser ciertas, a pesar de que se había documentado con toda clase de biografías, pero leyendo estas que nos traes aquí veo que las de Javier Marías entran dentro de la norma. Los genios genios son y hacen genialidades.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa. Precisamente, cuando comenté esa entrada de Vidas escritas andaba tecleando esta. Como creo que dije en tu blog, es posible que nunca sepamos cuánto de verdad y cuánto de adorno o leyenda hay en estas historias. Pero en todo caso me resultan deliciosas y una excusa perfecta para acercarnos a la Literatura de una manera divertida, sin esos postureos pseudointelectualoides que tanto mal hacen. La Literatura tiene que ser popular o no será. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  8. Curiosísimas y muy divertidas todas las anécdotas. Un regalo de entrada, David. Me ha encantado todo lo que cuentas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marta. Estos genios nos lo ponen realmente fácil para escribir las entradas de esta sección. A poco que indagas te encuentras con mil y una anécdotas. Un abrazo!

      Eliminar
  9. Qué bueno lo de Patricia Highsmith y Spiderman,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ricardo. ¿Te imaginas a Patricia Highsmith guionizando a Hulk? Sin duda nos habría deparado más de un Born Again como el de Frank Miller y Daredevil. Saludos!

      Eliminar
  10. Buena entrada para aprender y disfrutar. Gracias una vez más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isan. Creo que es la mejor manera de acercarnos a los maestros, presentándolos como seres humanos con sus grandezas y miserias. Un abrazo!

      Eliminar
  11. Gracias, David. No dejas de sorprendernos con tus instructivas publicaciones. Y la foto queda genial como cartel publicitario, es un placer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen. Tu fotografía de nuestros RELATOS ASOMBROSAMENTE ASOMBROSOS es preciosa y merece sin duda protagonizar estos banners publicitarios. Muchísimas gracias por ese regalo para todos!!

      Eliminar
  12. Me encantan estas entradas, sobre todo por las cosas de las que se entera una. Supongo que las anécdotas hacen la función de "impresión" para los que somos desmemoriados, ya que con ellas te aseguro que no se me olvidarán los detalles de esta entrada. Me ha encantado.
    Un fuerte abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Macarena. Como dices creo que es la mejor manera de acercarnos a la Literatura. Seguro que cuando a partir de ahora escuchemos hablar de Hemingway o Simenon o Scott Fitzgerald diremos, ostras era aquel que fue al museo a comparar su pene o aquel que se acostó con 10.000 mujeres, eso nos los hará cercanos y seguro nos acercará a sus libros. Un abrazo!!

      Eliminar
  13. No sabía muchas de las cosas que nos cuentas en tu entrada. Siempre es un placer pasarse por aquí para aprender.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rocío. La verdad es que esta es la sección que menos trabajo me da. A poco que indago en autores como estos, enseguida encuentro anécdotas deliciosas. Un abrazo!

      Eliminar
  14. Como siempre, una entrada-artículo muy entretenido y, sobre todo, cultutalizante, je,je.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Josep. Me alegra que te haya resultado entretenida esta compilación de anécdotas escritoriles. Un abrazo!!

      Eliminar
  15. Menudo par de tres,... es curioso comprobar que también los personajes singulares tienen su intrahistoria...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Norte. Pienso que son estas cosas las que deberían comentarse en los colegios, junto a sus obras. A veces pecamos de excesivo academicismo y con ello alejamos a nuestros jóvenes de la maravilla que es leer. Un abrazo!!

      Eliminar
  16. De Patricia Highsmith me ha sorprendido conocer que le tocase guionizar comics biográficos y tener una cita a ciegas con su editor jefe al regreso de la guerra.
    Lo de la obsesión por sumar "hazañas" sexuales, de G. Simenon me parece que se tiró faroles en lugar de faldas...
    En cuanto al "complejo" asunto del tamaño es lo que importa, entre Hemigway y Scott Fitzgerard, me reservo la opinión por tratarse de dos grandes escritores.
    Gracias, David por ofrecernos este tipo de información tan entretenida y que nos ayuda a completar el puzzle de estos portentos de la literatura.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Estrella. Genios, pero humanos a fin de cuentas. Aunque esa genialidad los lleva a estas situaciones, que pienso se encuentran a mitad de camino entre la verdad y la leyenda, pero que nos los hacen aún más deliciosos. La anécdota de Hemingway aparece en París era una fiesta. Un abrazo!

      Eliminar
  17. Un rato muy ameno leyendo esta entrada. Curiosas historias en las que además el azar hace todo más llevadero y te adentra en ellas. Gracias, David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, RR Misterio. Creo que mostrar estas curiosidades es la mejor manera de acercar a estos tremendos autores al mundo del entretenimiento. Me alegra que te haya hecho pasar un buen rato. Un abrazo!!

      Eliminar
  18. A veces cometemos el error de deshumanizar a los grandes escritores. Gracias David por volverlos tan terrenales.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carles. Tenemos que sacar la Literatura de los altares de las estanterías y del snobismo seudointelectual. Como he comentado más arriba o la Literatura es popular o no será en poco tiempo. Pienso que esta es la mejor forma de despertar el interés en clásicos tan grandes como estos. Un abrazo!!

      Eliminar
  19. !Hola David!

    Amena e interesante esta recopilación de tres estrellas de la literatura, que como se puede apreciar e interpretar, fueron personas tan sencillas y humanas como las que más.

    Gracias por estas perlas literarias, que además de documentar la historia (de ser todo cierto o no), nos sirven de parámetro para reconocer que detrás de cualquier personaje puede haber un tremendo escritor.

    Que estés bien y pases relax el fin de semana. Abrazos caribeños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Harolina. La verdad es que rebuscar en la vida de estos autores es todo un descubrimiento. A veces pensamos en ellos como personas grises, encerradas en sus letras y con una vida muy ordenadita. Nada más lejos de la realidad, como todos tenían sus miserias y grandezas, aunque su genialidad también lograba anécdotas deliciosas. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  20. Me corrijo, seis estrellas de la literatura (trío de parejas).

    Por cierto me ha encantado la fotografía de Carmen Ferro, siempre me han fascinado esas fotos de libros en la cercanía del mar, como al descuido, pero mas bien le da ese compás de espera breve a la lectura, quedó genial mis felicitaciones para ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Harolina. Carmen me envió esa foto y me pareció tan hermosa que por supuesto era obligado compartirla con todos vosotros, dado que todos somos parte de este libro. ¡Otro abrazo!

      Eliminar
  21. No me había fijado, hasta que lo comentó Harolina, que la fotografía era de Carmen Ferro. Me pareció preciosa y sugerente la imagen, pero no me fijé en la firma. ¡Enhorabuena Carmen!
    Aunque pedí la antología desde el primer día, parece que Canarias está en el fin del mundo, pues no me ha llegado, con las ganas que tengo, snif.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isabel. Si es que todo vuestro talento en todas las artes no cabe ya en el blog. Es un regalo precioso el que nos ha hecho Carmen. A ver si te llegan pronto, pero el problema ha sido el temporal, el COVID... El libro creo que lo imprimen en Polonia y Amazon está retrasándose mucho este mes. Un abrazo!!

      Eliminar
  22. Vaya tres historias en una que nos regalas, David. Lo de Patricia con Stan lee no acababa de creérmelo, por algún motivo no los veo de novios, jajja. Y vaya con el señor Simenon, ¿222 novelas y 10000 encuentros sexuales? ¿Cuántas horas tendrían sus días? Y sobre todo, ¿Qué le darían de comer para aguantar el tirón? Sin embargo, la historia final es la que, para mí, se lleva la palma, sobre todo con las dos figuras que introduces mediantes palabras como "superinterectual" para derivar en un peculiar concurso de hombría jajaj.
    Genial entrada, David. Me gusta mucho esa humanidad que hay detrás del genio, eso los hace más geniales.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pepe. La verdad es que también me quedé ojiplático cuando descubrí esa cita en la edición que dedicamos a Extraños en un Tren. En su momento no pude incluirla y la tenía guardada esperando su momento. Visto desde hoy parecen muy alejados, pero en aquel momento eran jóvenes y ambos estaban en el mundo del cómic. Lo de Simenon, bueno, el tipo era un bon vivant, pero 10000 me parece algo exorbitado, o mi vida en ese aspecto es realmente gris, ja, ja, ja...
      En cuanto a la de Hemingway aparece en su libro París era una fiesta. La anécdota es divertida, aunque el trasfondo es más trágico. Scott Fitzgerald vivió un matrimonio terrible con Zelda, que tenía unos problemas psicológicos muy graves. Un abrazo!!

      Eliminar
  23. Hola, David.
    Qué bueno y curioso, ¿será verdad? Solo han sido simples mortales, así que todo es posible, no nos pasan a nosotras anécdotas extrañísimas a lo largo de nuestra vida, pues la de ellos poco menos que también les sucediera. Me ha encantado sobre todo la de Scott Fitzgerald, esta me ha dejado totalmente descolocada, :O ja, ja, ja
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Irene. De las tres, la única que puede ser un tanto leyenda es la de Simenon y Hitchcock. Las otras dos son ciertas. La de Scott Fitzgerald la narra Hemingway en París era una fiesta. Es divertida, pero el trasfondo es más oscuro. Vivió un matrimonio muy complicado con Zelda debido a la depresión de esta. Un abrazo!

      Eliminar
    2. Hola, David.
      Es cierto lo que dices, sobre el trasfondo oscuro, no tenía no idea, esto es lo que sucede cuando se habla sin saber el qué. Ha raíz de tu respuesta lo he buscado, y la verdad es que para ambos (el matrimonio) tuvo que ser difícil, demasiado. Uno y otro tenían serios problemas, alcoholismo y problemas mentales.
      Gracias por hacer que busquemos más información, y quizás también así comprendamos un poquito más sus letras. Es curioso, pero hasta parece un retrato de lo que fue su propia vida. O por lo menos así me lo ha parecido.
      Un abrazo, y feliz semana.

      Eliminar
  24. Estupendas anécdotas, de ellas solo conocía la prodigiosa vida sexual de Simenon aunque por ahí leí que solo había llegado a los 2 mil y pico aventuras con amantes diferentes, lo cual tiene su mérito.
    Desconozco lo que hubiera pasado si Patricia Highsmith y Stan Lee tuvieran descendencia, quizás él se hubiera ahorrado algún ser perverso de más y ella daría caracteres más oscuros al siempre problemático Ripley.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Desde luego que estos escritores son humanos. Ya te encargas tú de airear los cotilleos y anécdotas que circulan sobre ellos. Un apartado ilustrativo y enriquecedor.
    Me recuerda esto a tres libros que tiene publicados Santiago Posteguillo que va en la misma línea que esta entrada tuya y cuyos títulos son: El noche en que Frankestein leyó el Quijote- La sangre de los libros y El séptimo círculo del infierno. Los tres muy recomendables.
    Un abrazo David.

    ResponderEliminar
  26. Desde luego que estos escritores son humanos. Ya te encargas tú de airear los cotilleos y anécdotas que circulan sobre ellos. Un apartado ilustrativo y enriquecedor.
    Me recuerda esto a tres libros que tiene publicados Santiago Posteguillo que van en la misma línea que esta entrada tuya y cuyos títulos son: La noche en que Frankestein leyó el Quijote- La sangre de los libros y El séptimo círculo del infierno. Los tres muy recomendables.
    Un abrazo David.

    ResponderEliminar
  27. Hola, David!
    Curiosas e interesantísimas tus historias engarzadas. Siempre me asombras por tus conocimientos y, sobre todo, por la forma tan didáctica y entretenida de mostrarnoslo. Desconocia el pequeño detalle George Simenon, vaya lo que uno aprende en tus fantásticas entradas.
    Un abrazo con mucha fuerza y cariño. ¡Recupérate pronto!😊

    ResponderEliminar
  28. 222 novelas y 10 mil mujeres... Dime también que vivió más, mucho más de 100 años para hacer tanto, y su figura se vuelve divina.

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. ¡Qué entrada! Digna de estar en una revista de esas buenas para gente inteligente.
    Qué casualidad, en mi post del lunes reseñé la última novela de Patricia Highsmith. Adoro a Simenon, Maigret siempre está en mi mesita de noche, alternándolo con lo que esté leyendo.
    Muy feliz miércoles y he disfrutado mucho.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario