H.G. WELLS: MÁS ALLÁ DE LAS LETRAS




Continuamos nuestro homenaje a la figura de H.G. Wells con un envase de seis cápsulas anecdóticas que creo nos servirán para comprender la dimensión de este autor, un auténtico adelantado a su tiempo y, casi afirmaría, el precursor de la nueva sociedad que para bien o para mal está comenzando a dibujarse.

    En la entrada que convocaba el concurso de relatos de este mes ya vimos un poco de su infancia y de aquellas experiencias vitales que le llevaron a escribir La guerra de los mundos en 1898. Pero desde luego, H.G. Wells no solo fundó la ciencia ficción.

H. G. WELLS: MÁS ALLÁ DE LAS LETRAS

«El valor permanente de Wells reside, en primer lugar, en que fue un liberador del pensamiento y de la imaginación».
Bertrand Russell

    Su figura llegó a alcanzar tales cotas de relevancia en su época que de algún modo eclipsarían su faceta de escritor, y ello pese a que alcanzó el éxito desde su primera novela, La máquina del tiempo.

    Un éxito que solventó su situación económica, aunque la abundancia le llegó no tanto como escritor de ficción, sino como ensayista.

EL AUTOR QUE LOGRÓ TRES MILLONES DE EUROS CON UN ENSAYO DE HISTORIA

Si metiéramos en un ascensor a los escritores que hayan sido capaces de ganar ese dinero, desde luego nos sobraría espacio. Pero sí hablamos de ensayistas sobre Historia creo que Wells sería, y será por los siglos de los siglos, el único ocupante de ese ascensor.

    Wells ganó dicha cifra —al cambio de hoy, claro—, con una obra que publicó por entregas desde el 22/11/1919. En total, 24 publicaciones quincenales en las que de forma amena y esquemática narraba la historia del mundo desde el origen de la Tierra hasta la Primera Guerra Mundial. En 1920 se recopiló en un solo libro bajo el título El bosquejo de la Historia, también conocido como Breve historia del mundo. Durante los años treinta vendió más de dos millones de ejemplares en todo el mundo y, además, fue adaptada para que durante años fuera el manual de Historia en los colegios del Reino Unido.

    Con este dato creo que podemos coincidir con las palabras que le dirigió un personaje histórico que seguro nunca imaginaríamos:
Hombres de la vida pública de su importancia no son "gente sencilla". Naturalmente, solo la historia pronuncia el juicio definitivo acerca de la importancia que tal o cual hombre haya tenido efectivamente; pero, en todo caso, usted no contempla el mundo con los ojos del "hombre sencillo".
El personaje que le dedicó estas palabras fue nada menos que…

Iósif Stalin.

EL HOMBRE QUE INTENTÓ COMPRENDER A LOS DOS MUNDOS

En 1920, H.G. Wells ya entrevistó a Lenin. Lamentablemente, no he podido encontrar esa entrevista ni tampoco la que le realizó a Franklin D. Roosvelt. Pero sí está publicada y disponible la que realizó a Stalin en 1934, cuando visitó la URSS como presidente del PEN CLUB INTERNACIONAL, una asociación de escritores de la que fue cofundador en 1921 y cuyo fin es promover la amistad, colaboración y defensa de escritores de todo el mundo.

    En la URSS había unos cuantos escritores en situación comprometida así que H.G. Wells no solo viajó allí para darles su apoyo, sino que logró audiencia con el mandatario soviético. No sé si ese encuentro sirvió para mejorar la vida de los escritores opuestos al Régimen, pero sin duda nos dejó un documento único para comprender buena parte de lo que sucedió en el s. XX y, me temo, el siglo actual.

    Podéis acceder a ella, os lo recomiendo, AQUÍ.



    Desgraciadamente, la Humanidad se empeñó en que H.G. Wells perdiera la fe en el ser humano. Con la II Guerra Mundial, su humanismo empezó a hacer aguas y esa creencia en la bondad intrínseca del ser humano se atenuó. No obstante, hasta ese momento, Wells no se limitó a exponer sus ideas sobre el papel.

    Su influencia en nuestra propia sociedad casi se puede tocar y hasta afirmar que fue…

PIONERO DEL NUEVO ORDEN MUNDIAL

H.G. Wells fue de los primeros en entender que la Humanidad del s. XX se enfrentaría a problemas tan grandes y globales que ningún país sería capaz de hacerles frente de manera aislada. Comprendió muy pronto el poder devastador que la tecnología podría dotar a los ejércitos o, adelantándose en más de ochenta años, advertir del daño irreparable que el ser humano podía llegar a causar a la Naturaleza.

    Esa clase de problemas estaban por encima de ideologías y nacionalismos, y frente a ellos se necesitaría una unión mundial en torno a un único poder mundial capaz de afrontar ese escenario. Sus convicciones le llevaron a la Sociedad Fabiana, una institución que pretendía promover las ideas socialistas como vía intermedia entre el capitalismo y el comunismo. Creo que no me equivoco demasiado si digo que buena parte del Estado del bienestar de las sociedades occidentales se la debemos a ella.

    Pues bien, Wells, tras dos ensayos superventas, Anticipaciones (1901) y La Humanidad en ciernes (1903) se convirtió en el fichaje estrella de dicha sociedad, con cuyas ideas sobre justicia social, igualdad de oportunidades o la equiparación de derechos de las mujeres encajaba como un guante…

    Bueno, con excepción de una idea concreta, pero de eso hablaremos en el siguiente apartado. En dicha sociedad permaneció solo tres años, pero Wells continuaría su activismo siendo uno de los promotores de la Sociedad de Naciones, el precedente de la ONU, en la línea de su idea de un poder mundial único. Además, elaboró el primer borrador de lo que sería la Declaración Universal de los Derechos Humanos.



    Creo que con estas pinceladas ya hemos podido apreciar la dimensión de Wells, pero desde luego su vida más privada también resultó muy jugosa, tanto como para que le apodaran El Jaguar en referencia a sus habilidades sexuales.

EL JAGUAR Y LA PANTERA

Quien apodó a H.G. Wells como el Jaguar fue la también escritora Rebecca West con quien mantuvo una relación durante diez años y a la que él llamaba la Pantera, así que ya podemos hacernos una idea de las altas temperaturas que alcanzaron entre ellos. 
En cierta ocasión, Somerset Maughan le preguntó a Rebecca West, no sin cierta envidia, ¿qué narices veían las mujeres en ese tipo ya maduro? Ella le contestó: “Huele a nueces y retoza como un animalito”.

    Y retozar, retozó. Era un convencido defensor del amor libre y de la liberación sexual —algo que entre otras cosas le hizo abandonar la Sociedad Fabiana—. Imagino que no le quedó otra, porque su adicción al sexo fue muy grande. Estuvo casado dos veces, la primera con su prima lejana, Mary Wells, que duró poco, de 1891 a 1894. Al año siguiente, con una alumna suya, Amy Catherine Robbins, con la que tuvo dos hijos. En esta ocasión, el matrimonio duró 33 años, aunque tuvo mucho que ver que la buena de Amy aceptará que Wells tuviera cuantos romances quisiera en su pisito de Londres.

    Uno de esos incontables romances fue el que mantuvo con la Pantera, Rebecca West, una escritora y feminista activa a la que conoció cuando esta le regaló una crítica demoledora a una de sus obras, que curiosamente se titulaba Matrimonio, en septiembre de 1912. Para Wells, Rebecca reunía atractivo sexual y cercanía intelectual. Ambos luchaban contra la hipocresía moral dominante y defendían “un sistema nuevo de relaciones entre el hombre y la mujer, a salvo del servilismo, de la agresión, de la provocación y del parasitismo”. Tanto congeniaron que su relación de alto voltaje se prolongó diez años, además de fructificar en un hijo, Anthony.

    Por supuesto, nunca sabremos cuánto hay de cierto en estos temas y más si tenemos en cuenta que H.G. Wells fue el creador de la famosa cita “No es tan fiero el león como lo pintan, entre muchas otras cosas, claro.

LAS VISIONES DE WELLS

Quienes tuvieron la suerte de leer Anticipaciones (1901), desde luego no pudieron decir que no sabían lo que el s. XX les tenía deparado. Wells pronosticó en ese ensayo el desarrollo de grandes ciudades y suburbios, la globalización económica, el deterioro de la Naturaleza o cómo serían los futuros conflictos militares. En siguientes obras profundizaría sobre aspectos tan actuales como el peligro de un conflicto nuclear, los métodos de vigilancia, el poder de manipulación de los medios, la creación de una red de conexión global y el calentamiento global.

    De hecho, en cualquier obra de Wells podemos encontrarnos con predicciones que años posteriores confirmarían. Entre ellas encontramos:

La cuarta dimensión

Transcribo este texto:
Todo cuerpo real debe extenderse en cuatro direcciones: Longitud, Anchura, Espesor y… Duración. Pero debido a la flaqueza natural de la carne tendemos a olvidar este hecho. Existen cuatro dimensiones, tres a las que llamamos los tres planos del Espacio, y una cuarta, el Tiempo.
    Podríamos pensar que es un extracto de la Teoría de la Relatividad General de Einstein, publicada en 1915. Pero no, el texto es de La Máquina del Tiempo, publicada en 1895. Veinte años antes. ¿Contaba Wells con una máquina del Tiempo de verdad?

La bomba atómica

La primera vez que aparecieron juntas esta terrible combinación de palabras fue en su novela El Mundo Liberado, en 1914. En ella, Wells trató sobre los peligros del mal uso de la ciencia y en particular del uso del potencial atómico como arma de guerra. Definió su bomba como una granada de uranio capaz de provocar explosiones de manera indefinida. En 1933, con La forma de las cosas que vendrán, afinaría su predicción detallando un lanzamiento de bombas durante un conflicto global que se iniciaría en Europa Oriental, provocando una devastación sin precedentes. Sí, desgraciadamente también anticipó la II Guerra Mundial

Los rayos láser

Los que hayáis leído La guerra de los mundos seguro que habréis identificado el rayo de calor que lanzaban los trípodes, capaces de producir tanta energía que prendía fuego en la piel e incineraba edificios, con lo que años después sería el rayo láser.

    La verdad es que Wells, pese a ser un pacifista, tenía bastante talento imaginando armas. Hasta el punto que Winston Churchill se refirió a Wells como su inspirador en cuanto al uso de las fuerzas aéreas.

La manipulación genética

Sin duda, en La isla del doctor Moreau podemos apreciar un avance de la manipulación genética de las especies para la mejora de sus capacidades.

    Crucemos los dedos para que el resultado no sea el mismo.



    Creo que ya hemos visto que Wells fue muchas cosas, pero desde luego una de ellas no era ser supersticioso.

Vivir en el nº 13 de tu calle en una zona de bombardeos

H.G. Wells vivió en el nº 13 de la calle Hannover Terrace. El dato no tendría más relevancia si no mencionamos que fue este domicilio donde pasó sus últimos años. Pero esto tampoco sería un dato llamativo si no decimos que estos años coincidieron con la II Guerra Mundial y que esa barriada se encontraba en Primrose Hill, justo donde estaban instalados los cañones antiaéreos en Londres. Así que vivir en el nº 13 de un objetivo para las bombas es algo que prueba que Wells no era para nada supersticioso. Es más, pese a que todos los vecinos de la zona le insistían en que se marchara como ellos a zonas más tranquilas él se empecinó en permanecer en su casa hasta que finalizara la guerra.

    Sin embargo, quizá el destino evitó que ninguna bomba cayera en su casa, pero le tenía reservado otro trece a Wells. Un 13 de agosto de 1946, se encontraba en su habitación, sentado en la cama mientras el cáncer consumía sus últimas fuerzas. En ese momento, entró la dama de servicio para traerle un pijama limpio. Antes de marchar le preguntó si deseaba alguna cosa más. Wells le respondió: “No, gracias. Por favor, prosiga usted con su trabajo. Yo ya tengo de todo”.

    Media hora después descubrieron su cadáver sobre la cama.

    Así falleció H. G. Wells, el tercer hijo de una modesta familia que regentaba una tienda de ropa en el clasista Londres victoriano, pero cuyo talento e imaginación le hicieron alcanzar la eternidad.

¡Saludos tinteros!

TE PUEDE INTERESAR:
 Si te has quedado con ganas de más solo tienes que clicar sobre las siguientes imágenes:



Comentarios

  1. Estimado David, pues nos haz dado una vision unica de este gran escritor. Confieso que no conocia ni una pizca de esta parte "privada" de Wells, a quien solo conocia por sus libros de ficcion.

    Todo lo que nos muestras hoy es absolutamente nuevo y valga la expresion agregan completamente una nueva dimension a tan excelente caballero.

    Mis felicitacion por tan buena reseña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, José. Se quedaron tantas cosas por decir en la anterior entrada que en esta ocasión me decidí por un anexo que como dices nos hace ver la dimensión de esta figura. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo!

      Eliminar
  2. Hola David, muy interesante toda esta información sobre Wells y la verdad desconocía casi todo. Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana. Me alegra que te hayan resultado interesantes estos datos de Wells. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hay que ver la cantidad de cosas que aprendo contigo, David.
    Me guardo la entrevista a Stalin para un momento de mayor predisposición que el que mi mente manifiesta en este momento. No obstante, sí quería agradecerte el rigor con el que realizas tus investigaciones y la voluntad que pones en tus textos, pues todos son enriquecedores, sin excepción.
    ¡Felicidades, gracias, y un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Matilde. La verdad es que antes de ponerme a escribir la biografía del autor intento leer mucho sobre él para captar en su personalidad algo más que meros datos cronológicos. Con Wells la carpeta se desbordó y lo realmente difícil fue seleccionar. L entrevista a Stalin te la recomiendo. La leí y me sorprendió que su contenido fuera tan aplicable a nuestro propio tiempo. Un abrazo!

      Eliminar
  4. Te has currado en condiciones esta entrada. Sí que fue un hombre con gran visión de futuro el amigo Wells. Me recuerda a Verne en eso de poner en sus libros cosas que aún tardarían años en hacerse realidad.
    Acabo de leer la reseña de Marta y me da pena no haber podido con el libro, pero hay que ser capaz de admitir los propios fracasos, que es lo que considero el no haber podido leer este libro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa. Es que tanto Verne como Wells estaban muy pegados al mundo de la Ciencia. El mérito de ambos fue ver que tras el nuevo mundo que se abría a comienzos del s.XX podrían salir historias atrapantes, cada uno a su estilo. En Verne la ciencia es más como un adjetivo, y en Wells como un sustantivo.
      No te apures por no poder con la novela, quizá, narrativamente, el tiempo ha hecho un poquito de mella en la misma y ese estilo tan de tesis doctoral puede resultar pesado. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  5. ¡Hola, David! Es increíble de las cosas que me entero cada vez que paso por aquí. Desconocía prácticamente todo de este autor y aunque reconozco alguno de sus libros nunca he leído nada de él.
    Un gran trabajo de investigación, gracias.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lebasi. El padre fundador de la Ciencia Ficción y, además, una figura de primer nivel en el s. XX. Te recomiendo que te acerques a alguna de sus clásicas novelas como La máquina del tiempo, El hombre invisible, La isla del doctor Moreau o La guerra de los mundos. Un abrazo!

      Eliminar
  6. ¡Hola, David!

    La cifra de tres millones de euros es mareante para cualquiera y más para un escritor. Sería muy interesante una entrada sobre cuánto ganan los escritores más afamados (King, Vargas Llosa, Reverte, etc) y una comparativa, por ejemplo, con lo que ganan los escritores más modestos. La entrevista con Stalin es un regalazo para todos. Muy interesante como Wells se lo va llevando al huerto tras comenzar el mandatario sovietico con respuestas cortas y casi evasivas. Por lo demás, hablamos de un visionario y de hombre muy inteligente hasta en lo sexual je, je. Un buen pillastre que deja un gran legado para la humanidad.

    Muchas gracias por una entrada tan completa y edificante.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Miguel. Pues sería una estupenda entrada esa, y quizá también muy corta, porque si añadimos a esos a la Rowling me parece que se acabaría el listado de escritores que se han hecho millonarios con la escritura, ja, ja, ja...
      La entrevista es una joya, aún más conociendo la dimensión histórica de ambos personajes. Wells, sin duda era mucho Wells en todos los sentidos, je, je, je... Un abrazo!

      Eliminar
  7. Impresionante la clarividencia de este visionario. No conocía la faceta política y su influencia. También impresionante la elaboración de esta entrada en la línea de lo que nos tienes acostumbrados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isan. Esta dimensión del personaje me parecía interesantísima, aunque por razones de espacio solo la esbocé en la anterior entrada. Sin duda, Wells fue un precursor de altísima altura y no creo exagerar si está en los comienzos de todo lo que estamos viviendo hoy día. Un abrazo!

      Eliminar
  8. Interesantísimo. Como bien cuentas, David, su vida y obra más allá de la literatura. Muchos necesitaríamos, además de inteligencia y creatividad, siete vidas siete para conseguir una décima parte de lo que emprendió este visionario adelantado a su tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isabel. La verdad es que la vida ajetreada de los escritores que homenajeamos empieza a ser una constante. Una de las cosas que me sorprende al leer sobre su vida, es la cantidad de conexiones que contaban con distintas personalidades de la época. Quizá es que entonces había menos o la figura del escritor estuviera más conectada con cierta élite social. Hoy día es casi imposible encontrar una figura literaria de estas dimensiones más allá de las letras. Un abrazo!

      Eliminar
  9. Todo un visionario, desde luego. Un humanista, desengañado al final de su vida, pero siempre tratando de comprender el mundo en su intento por mejorarlo. Me ha encantado esta entrada, David. Conocía alguna de las cosas que cuentas, como la relación con Rebecca West a la que justamente he estado leyendo este verano, pero muchas otras no. Es un hombre interesantísimo muy poco conocido, en realidad. Gracias por acercárnoslo un poquito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marta. Recuerdo que cuando leí la reseña de esas memorias pensé en la casualidad. Sin duda, esta pareja que formaron la pantera y el jaguar hubiera sido digno de verla en la intimidad. ¡Alto voltaje! Un abrazo!

      Eliminar
  10. Excelente entrada, David. Me ha encantado descubrir la implicación que tenía este escritor como intelectual con su sociedad y como participó activamente en la misma por alcanzar la meta de mejorar la vida de todos sus congéneres. Sabía de su ideario progresista, al igual que las de otros autores de ficción especulativa posteriores a él. Pero me ha sorprendido esa fama de casanova que tenía bien ganada. Puedo entender que si era tan creativo e imaginativo en esas lides como con sus letras disfrutase de la atención de alguna que otra mujer.

    Me he quedado muy satisfecho con toda la información que has compartido, aunque lamento que no esté traducida toda su obra al completo (al menos yo no la he encontrado), el ensayo de historia por el que recibió ese sueldo merece la pena ser hojeado.

    Gracias por compartir conocimiento, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carles. Creo que ese ensayo no está traducido y será complicado que se edite en España. La verdad es que comienza a ser una constante comprobar las vinculaciones de los escritores que homenajeamos con las elites de la época. Recuerdo a bote pronto la vida de Roald Dahl o Bram Stoker. Quizá entonces era más fácil acceder a según qué círculos y, sin duda, era una época de gran altura intelectual en cuanto a ideologías y política. Jo, la comparo con las chorradas de hoy día y madre mía cómo hemos degenerado. En fin.
      Un abrazo!

      Eliminar
  11. Sugerentes detalles de este autor al que veo cercano a otros autores de la época que intuían que el mundo se estaba resquebrajando, estoy pensado en Stefan Zweig al que seguramente algún día veremos pro aquí si no lo has hecho ya y se me ha pasado.
    Es curioso como en el ambiente prebélico de antes y después de las guerras mundiales había ese grado de inquietud y malestar que se reproducía de alguna manera en los autores de la época. Sin olvidarnos de que la decadencia del gran imperio británico estaba detrás de muchas de sus historias.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Doctor. Ahora que lo comentas, me ha venido la idea de que el ambiente de aquellos inicios del s.XX es parecido al de hoy día. En ambos escenarios parece que como si se estuvieran planteando las líneas que devendrían en el futuro. Si entonces eran las formas de gobierno, los idearios socialistas y capitalistas, la lucha de clases... hoy día es la estructura energética, la crisis climática, los derechos individuales y la era digital. Esperemos que el desenlace sea menos dramático que lo que se vivió en el siglo pasado. Un abrazo!

      Eliminar
  12. Bueno y bueno. Este señor parece que fue un visionario, o un observador muy muy muy inteligente que sabía ver donde los otros no. Aunque, lo malo, es que sus peores predicciones sí llegaron a hacerse realidad. Y eso me lleva a otra cosa, ¿significa eso que los extraterrestres están por venir? Sé que a ti te haría mucha ilusión, pero a mí, y después de leer los relatos del concurso que llevo leídos, creo que no mucha, jajajaj.
    Muchas gracias por el aporte y por acercarnos un poco más al genio, dotándole de esa humanidad más acorde.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pepe. Ja, ja, ja... Hombre, ilusión no sé. Tengo tan clara la imposibilidad de su llegada como la posible convivencia posterior. Aunque, por qué no negarlo, conocer cómo se ha desarrollado en otro planeta la civilización, sin duda sería algo maravilloso. Pero creo que me voy a decantar por lo que dijo Hawking respecto a que mejor permanecer calladitos no vaya a ser que nos pase con los aliens, como sucedió con las culturas precolombinas. Un abrazo!

      Eliminar
  13. Hola David, me fascinó la presentación del reto desde el primer momento, un autor al que admiro, más allá de su dimensión de escritor. Hiciste un trabajo fantástico, y no he dejado de recomendar que se lea, así como los relatos de todos los que participen. A última hora y a toda prisa, porque este mundo loco apenas me proporciona tiempo, añado mi contribución a este reto. Un gran abrazo, y de nuevo mi agradecimiento, por tan interesantes desafíos, que me empujan siempre a participar. Saludos.

    http://cuentosdelcalamarlunar.com/2021/10/15/21-dias-por-21-gramos/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mik. Te agradezco la difusión tanto de las entradas del blog como de los relatos de todos los que habéis conseguido que esta edición haya brillado como pocas. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  14. Genial este fantástico trabajo sobre la figura de Wells. Siempre he dicho que las vidas de los escritores son fundamentales para que sus obras se entiendan y se expliquen. El periplo de este hombre fue básico e importante a la hora de escribir lo que escribió (madre mía, entrevistar a Lenin, Stalin y Roosvelt, casi 'ná')
    Gracias por este artículo, he aprendido un montón.
    Un abrazo.
    P.D. Yo también tengo una vinculación especial con el número 13, puede que lo cuente en algún relato ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paloma. Ostras, pues ya tardas en contarnos esa relación con el número trece! La verdad es que he llegado a la conclusión de que en esas épocas todas las celebridades se conocían, tras comprobar que es una constante. Ahora me viene la vida de Roald Dahl por ejemplo. Un abrazo!

      Eliminar
  15. ¡Hola David!
    Muchas gracias por la información, me ha parecido un artículo muy completo y más con la información que has escrito sobre Wells. La verdad que lei varias cosas que no sabía de su vida, como por ejemplo que vivió en el nº 13 de la calle Hannover Terrace. ¡Vaya valentía de señor!
    Te envío un fuerte abrazo y feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Yessy. Desde luego que hace falta tenerlos bien puestos para vivir en un número trece de una calle situada en pleno campo de batalla aérea, ja, ja, ja... Así era él, genio y figura. Un abrazo!

      Eliminar
  16. ¡Hola David!

    Al parecer me perdí esta entrada en los días que no me asomé o puede que la confundiera por el parecido con la imagen anterior, pero bueno, aquí estamos ya, saboreando la interesante vida de Wells, que al parecer era todo un señor de señores en muchos aspectos de la vida y vaya que la vivió a placer a pesar de los pesares y dejó un excelente legado.

    Una entrada deliciosa David, no sabría decir si visionario o muy influyente en la mente de los humanos que estaban al poder y podían jugar a hacer realidad sus escritos, sus ideales y pensamientos acerca del mundo y la convivencia futura de la humanidad. o si simplemente tenía una máquina del tiempo, viajaba recogiendo pistas y regresaba a regarlas y dejarlas germinar...

    Gracias por esta interesantísima entrega. Un abrazo cálido de final del domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Harolina. La verdad es que me salieron dos imágenes muy parecidas. Cuando preparaba la entrada con la vida de Wells me di cuenta de todo lo que me dejaba fuera y no pude evitar este anexo que nos acerca al autor y nos hace ver su enorme relevancia histórica más allá de las letras. Un abrazo!

      Eliminar
  17. Nos has presentado a un visionario, no sé si a la altura de Da Vinci o quizá de Julio Verne, porque sólo el tiempo sabrá decir si sus teorías fueron premonitorias, aunque algunas veo que sí.
    Me encantan las entradas en las que aprendo, que es lo que habitualmente hago en este blog.
    ¡Un fuerte abrazo, David!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Macarena. Como Da Vinci no sé, pero sin duda Wells compartió muchas cosas con Verne, además de ser contemporáneos. Ambos eran profundamente conocedores de la vanguardia científica y, además, tenían contactos con lo que hoy se diría "los que dirigen el mundo". Así que, más que imaginación, lo que tuvieron fue la visión de trasladar esas cuestiones que se hablaban en los clubs sociales de intelectuales a la ficción. Un abrazo!

      Eliminar
  18. ¡Hola! Me encantan tus entradas sobre escritores contando curiosidades así de una forma tan amena. Se aprende muchísimo a través de una lectura muy ágil. No creo que se me olvide la anécdota de la pantera je, je, je.
    Un artículo muy muy interesante. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, M.A. Ja, ja, ja... Sin duda que la relación que tuvo con Rebecca West fue de armas tomar. Un abrazo!

      Eliminar

Publicar un comentario