IDEAS PARA ENCONTRAR IDEAS



   Tienes dos horas de maravillosa soledad por delante. Así que coges papel y boli o, tal vez, generas un nuevo archivo de Word. Vas a escribir un relato que, por supuesto, va a ser despampanante. 

   Te pones a pensar en una posible historia. Se te ocurre algo, pero antes de pulsar una tecla, o coger el bolígrafo, la descartas. Sigues pensando. Pasan un par de minutos. Nada. Te empiezas a fijar en los parpadeos del cursor o en la arruga del folio. Sigues pensando. Una nueva idea te viene, pero te parece aún más insulsa que la anterior. Así que la dejas volar mientras te levantas a hacerte un café o beber agua. Cuando vuelves a sentarte, la pantalla o el papel siguen en blanco. Entonces, por el rabillo del ojo, observas los coquetos iconos de las redes sociales. «Solo unos minutos mientras se me ocurre algo», piensas. 

  Dos horas después guardas el ordenador o la libreta. «Estoy bloqueado», te dices intentando sortear ese sentimiento de culpa que te viene por el tiempo perdido. 

  ¿Qué ha pasado?

UN PROBLEMA DE ACTITUD



    La impaciencia tiene la misma utilidad para las ideas que un espantapájaros para los pájaros, y si la mezclamos con unas expectativas exageradas tendremos la combinación perfecta para la frustración. Queremos una idea desde ya, pero no una cualquiera. Tiene que ser, además, brillante puesto que queremos escribir un espectacular relato.

    Esta actitud solo puede llevar al bloqueo puesto que:

Las ideas suelen ser juguetonas y les encanta jugar al escondite cuando más queremos que se sienten a nuestro lado.

   ¡Ojalá las ideas fluyeran en nuestro cerebro nada más sentarnos a escribir! Pero, desgraciadamente, la inspiración no funciona como el agua de nuestras casas que para conseguirla basta con abrir y cerrar el grifo. Hay que tener paciencia y esperar. 

    A veces, las ideas nos llegarán en forma de imagen; otras, en forma de emoción; puede que en otras ocasiones sea en forma de frase o hasta del recuerdo de una anécdota. Si tenemos suerte, esa idea puede ser una situación inicial o una pregunta tipo «¿Qué pasaría si…?». Pero rara vez nos llegan en forma de un argumento elaborado que nos permita comenzar a escribir nada más sentarnos. Así que tendremos que jugar con ellas, masticarlas, hacerles preguntas... En definitiva, abordarlas desde varios puntos de vista para llegar a ese argumento que nos permita escribir un relato. Ello es válido para cualquier idea, por simple que nos parezca.

No hay malas ideas, solo ideas poco cocinadas.

    Como diría un cocinero: ¡aquí no se tira nada! Y mucho menos una idea. Nunca deberíamos descartar ninguna de buenas a primeras, dado que nunca sabremos a dónde nos podría llevar. Por ejemplo, ¿qué os parece la idea de un niño huérfano que además sufre maltrato por sus tutores? Desde luego que, a priori, parece un lugar común. Un cliché mil veces visto. Tal vez esa idea también le resultara así a J.K. Rowling, pero ella decidió masticarla: imaginó unos orígenes mágicos para ese niño: que tuviera una marca en la frente, ¿quién se la hizo?; que al llegar a una edad lo reclamaran de una escuela de magia, ¿cómo sería esa escuela? ¿Cómo podría incorporarse ese mundo a la realidad? Y de ahí salió Harry Potter.

Vale, ya somos pacientes y, además, en lugar de presionarnos con escribir una obra maestra vamos a limitarnos a pasar un maravilloso rato jugando con la imaginación. Pero ¡todavía no se nos ocurre una sola idea para escribir!

Quizá, el problema es que somos animales racionales. Así que…


¡EN LA CREACIÓN OLVÍDATE DE LA RAZÓN!

    Vaya por delante que la razón es, en mi opinión, el mayor regalo que el ser humano ha tenido la suerte de recibir. De hecho, es una herramienta fundamental para construir nuestro relato, pero como toda herramienta debemos usarla en el momento adecuado.

  Y ese momento no es cuando nuestra página está en blanco, ahí guardaremos la razón en la caja de herramientas. Esa es la fase de la siembra creadora y para ello tenemos que ser irracionales, absurdos y extravagantes. Lo que nos interesa es acumular ideas, imágenes o frases lo suficientemente disparatadas y variadas para conseguir que sean fructíferas. Si somos racionales tal vez solo se nos ocurran cosas del estilo: si es blanco y en botella, es leche; si tiene cuatro patas y sirve para sentarse, es una silla; o si tiene forma de sombrero, es un sombrero.

    Cuando hayamos repleto nuestra hoja de extravagancias entonces sí será el momento de sacar la razón lógica de nuestra caja de herramientas.

    Nuestro cerebro racional necesita encontrar relaciones en el caos. Es un órgano al que le obsesiona el orden. Para él, todo debe tener un por qué. Y, si no, se lo inventa. En eso se basan los magos o ilusionistas. Ellos conocen perfectamente la capacidad de nuestro cerebro para rellenar los huecos que no puede percibir, recordar o comprender. Esa característica también debemos exprimirla a la hora de escribir. 



   Viendo esa hoja repleta de ideas sin sentido, nuestra razón se pondrá de los nervios y de inmediato comenzará a poner orden. Buscará la manera de relacionar unas ideas con otras para lograr que tengan sentido. Gracias a ello, lo absurdo adquirirá sentido y se transformará en historias. Ahora sí podremos ver que el sombrero era en realidad una serpiente que se comió al elefante.


  Vale, ya somos pacientes, queremos divertirnos escribiendo y, de entrada, guardamos la razón en el cajón de herramientas. Pero, aun así, ¡no se nos ocurre ninguna idea! 

   Afortunadamente, siempre podemos acudir a una Farmacia de Ideas para encontrarlas.

IDEAS PARA ENCONTRAR IDEAS

   Decía Isaac Asimov que «al cabo de medio siglo de elaborar ideas, el proceso se vuelve automático e incontenible». Para dar fe de ello explicó que una noche, viendo a su mujer, se le ocurrió la historia de un protagonista casado con una esposa muy fea al que se le apareció un genio que le concedió otra realmente bella. Pero le puso una condición: jamás podría tocarle el trasero. Si lo hacía, se transformaría de nuevo en su fea esposa. No os cuento el final de esta historia, aunque os avanzo que lo arregló lo justo como para que la señora Asimov no le pidiera el divorcio. 

   Como no tenemos todavía los superpoderes de Asimov, siempre podemos recurrir a ciertos recursos creativos como estos.

EL BINOMIO FANTÁSTICO

    Este recurso lo creó Gianni Rodari en su obra GRAMÁTICA DE LA FANTASIA. Consiste en buscar dos palabras al azar que pertenezcan a universos conceptuales distintos y, además, tengan un significado concreto para que nuestro cerebro busque relaciones entre ellas.

    Por ejemplo, vaca y reloj sería un buen binomio dado que pertenecen a ámbitos de realidad distintos, no valdría vaca y oveja dado que son conceptos muy cercanos y nuestra mente no los vería raros. Tampoco nos servirían conceptos abstractos como tristeza o dureza; sí nos valdrían lágrima y piedra. 

    Es importante que consigamos las palabras azarosamente para evitar que nuestra mente interfiera. Podemos usar el tradicional dedo ciego en un diccionario, pero en la red podemos encontrar recursos como el que nos ofrece la página Palabrasque.com con el GENERADOR ALEATORIO DE PALABRAS, un surtidor de palabras en toda regla.

    ¿Tenemos el binomio pero nos cuesta encontrar alguna relación? En ese caso podemos echar mano de las preposiciones. Con ellas podemos combinar los elementos del binomio y provocar imágenes y situaciones bien curiosas. Por ejemplo, las palabras vaca-reloj podrían combinarse así: El reloj de la vaca; Un reloj para la vaca; El reloj bajo la vaca… ¿A que solo leyendo este ejemplo nuestro cerebro comienza a carburar una explicación a esos enunciados?

      Una variante al binomio es el Trinomio Fantástico que propone Manuel Páez en su obra Manual de técnicas narrativas. Consiste en dibujar una tabla de cuatro columnas. En la primera, escribimos veinticuatro palabras sin pensar. Luego, leemos la primera palabra con la segunda y anotamos la que nos venga a la mente en la segunda columna. Tras repetir la acción con el resto de palabras completaremos la segunda columna de doce palabras y repetiremos el proceso en ella para conseguir una tercera de seis palabras y volvemos a emparejarlas para llega a la cuarta columna compuesta únicamente de tres palabras, nuestro trinomio. 

    Con un planteamiento similar a este, la página OrientaciónAndújar.com nos ofrece su GENERADOR DE CUENTOS INFINITOS un archivo de Excel que podemos descargarnos y en el que con solo pulsar la tecla F9 la hoja de cálculo genera un personaje, lugar, palabra, etc, 

       Si queréis algo más que palabras sueltas, otra opción son los...



SURTIDORES DE IDEAS

    En este caso, en lugar de buscar relaciones a palabras aleatorias, podemos generar secuencias de ideas que al unirlas nos ofrezcan algo así como una trama loca que al ponerle orden nos de nuestra historia.

    Y si hablamos de azar, ¿qué mejor que comenzar con unos dados o una baraja de cartas? Si además de escribir os gustan los trabajos manuales os propongo estas dos opciones: 

LOS DADOS CREATIVOS

    Consiste en elaborar un dado en el que cada cara contenga una imagen, una característica, una situación, etc. Las posibilidades son infinitas. La idea es que anotemos el resultado de cada tirada para obtener una cadena de elementos con los que construir una historia. En la página Toolsforeducators.com nos ofrecen la posibilidad de confeccionar tantas plantillas como queramos con su MÁQUINA DE DADOS. Una vez diseñemos nuestro dado, bastará con imprimirlo, recortarlo y pegarlo. Está en inglés, pero la traducción automática de Google permite entenderla perfectamente.

LA BARAJA DE PROPP

    Vladimir Propp fue un lingüista ruso que tuvo la santa paciencia de analizar cientos de cuentos tradicionales de la Madre Rusia. Tras una labor de «deconstrucción» de las distintas tramas concluyó que, en realidad, los cuentos solo utilizaban una treintena de ingredientes. Él los llamó Funciones de los personajes. Comentarlas nos daría para tres entradas, pero podéis consultarlas y jugar con ellas con esta BARAJA DE NAIPES que os comparto a través de Google Drive para que podáis descargarla, recortarla, barajarla y combinarla al azar. 


    Si no queremos liarnos con las tijeras o el pegamento, por supuesto también contamos con recursos digitales que pueden servirnos igual. Están en inglés, así que los que no sabemos inglés tendremos que activar la traducción automática. Pero merece la pena:

SURTIDORES DIGITALES DE IDEAS

·         SEVENTHSANCTUM Nos ofrece un montón de generadores de todo tipo. Nombres, seres fantásticos, monedas, habilidades... Todo un arsenal de ideas para crear no solo una historia, sino todo un universo.

  RP GENERATORS, más simple que la anterior, este generador nos ofrece cuatro rasgos característicos para aplicar a un personaje (gustos, interacciones, peculiaridad y cosas que no le gustan).

    WRITERS.DEN.PANTOMIMEPONY, una página fantástica con distintos generadores en función de lo que necesitemos: Ideas para una trama; para giros sorprendentes; para una primera línea; para perfiles de personajes; para nombres, para lugares; y ¡hasta nos ofrece ejercicios creativos! Muy recomendable.

    SPRINGHOLE. ¡Todavía más completa que la anterior! En esta página tenemos generadores para todo y clasificados por género. Por ofrecer, en ella contamos hasta con generadores de causa de muerte, vestuario y hasta objetos curiosos. Sin duda, muy entretenida tanto para quienes escribimos como para cualquiera que desee pasar un rato entretenido.

    CHARACTER GENERATOR Parecida a la anterior, aunque visualmente es más clara. En la página de inicio podemos observar opciones para conseguir un perfil de personalidad, su biografía, sexualidad o la causa de la muerte. Como peculiaridad, destaco el exhaustivo perfil que es capaz de generar. Para que os hagáis una idea, este es solo el perfil rápido de un personaje, existe también una opción extendida:

Edward Luis Foster es un recepcionista de un centro de salud de 36 años que disfruta ir al cine, nadar y hacer rompecabezas. Es amable y cuidadoso, pero también puede ser muy antipático y un poco impaciente. Es británico y se define a sí mismo como gay. Tiene un título en medicina. Tiene una fobia severa a las salchichas. Físicamente, Edward no está en buena forma. Necesita perder bastante peso. Es muy alto, de piel clara, cabello castaño y ojos negros. Creció en un barrio de clase trabajadora. Después de que su madre murió cuando él era joven, fue criado por su padre. Actualmente está en una relación con Jarvis Kori Davies. Jarvis tiene la misma edad que él y trabaja como consultor de gestión.


    Vamos a recapitular, ya somos pacientes, no nos exigimos escribir una obra maestra, tenemos unos buenos surtidores de ideas, pero puede que al sacar la razón de nuestra caja de herramientas todavía no nos llegue la historia. Tranquilos, todavía podemos encontrar algo un poquito más elaborado.

 GENERADORES AUTOMÁTICOS DE ARGUMENTOS

    Podemos encontrar muchos en internet y no se limitan a surtirnos de elementos inconexos, sino que nos ofrecen unos argumentos muy elaborados en forma de sinopsis. El primero ya lo conocemos del Microrreto SUEÑOS DE ROBOT, en el que todavía podéis participar hasta el 30 de septiembre

    GENERADOR DE ARGUMENTOS DE STORYNATOR Los que os habéis animado a participar en el microrreto ya habréis jugado con este generador de argumentos. Si no lo conocéis, basta con ver un ejemplo de la clase de sinopsis que nos ofrece en cada clic. 

«Una dibujante de cómics a la que le gusta vestirse de hombre y la ganadora nacional de sudokus que se alimenta solo de comida rápida, buscarán un libro que leyeron de pequeños y que parece haber desaparecido de todas las librerías y registros, pero un fotógrafo se cruzará en sus caminos, en una historia de humor que habla sobre el poder de la música y las epidemias.» 

  Son argumentos excéntricos, sin duda, pero eso es lo que queremos para que nuestro cerebro se vuelva loco poniendo orden y, así, proporcionarnos historias. Además, ¿quién dice que no pueda salir nuestro bestseller de ahí? 

   Y hablando de bestsellers, no os perdáis este generador: 

    CREA TU PROPIA NOVELA DE DAN BROWN Nos ofrece argumentos parecidos a los que utiliza el autor de El código Da Vinci. Además, nos ofrece el título y ¡hasta la portada! Uno de los que me ha salido es la novela LA SOLUCIÓN MÁGICA cuya sinopsis desde luego que no es moco de pavo: 

«Como todo el mundo sabe, La Orden del Templo Oriental es un temible lobby oculto. El secreto del tipo concreto de pilas que lleva la espada de Luke Skywalker ha estado encubierto en la Atlántida por este siniestro grupo durante siglos, aunque se puede descifrar en una obra poco conocida de la serie negra de Goya. Un repartidor de prensa retirado, Stephan Portman, que cree ser un verdadero escéptico, aunque realmente no cree ni eso, lo ha descubierto. Hay una violenta persecución en la Atlántida, con una enorme preocupación por el precio del petróleo, que está a punto de sucumbir ante nuestros propios ojos.» 


    ARGUMENTOS DE CIENCIA FICCIÓN En cada clic nos ofrece un montón de argumentos de apenas cuatro líneas para escribir un relato de ciencia ficción. Hace ya unos años me salió este que finalmente germinó en uno de los relatos que contiene mi libro de relatos autopublicado en Amazon. Bueno, de hecho para dos:

«Un detective humano se asocia con un compañero robótico para investigar el asesinato de un inventor.»

    

    Bueno, espero que con todo esto jamás de los jamases volvamos a decir que estamos bloqueados. Como veis, existen varios recursos para encontrar ideas disparatadas que nos activen las neuronas. Puede que no salgan grandes historias, o puede que sí, pero: 


    ¡Saludos Tinteros!

Comentarios

  1. !Hola David!

    Que fascinante es esta entrada, hay de todo y para todos los gustos del que desee escribir un best seller, practicar y jugar a ser escritor, o simplemente entretenerse con la escritura y desde luego la imaginación creativa, lo demás vendrá por sí solo, sea un buen relato, una intrigante y neurótica novela o un excelente pasatiempo..., nos has regalado una infinidad de entretenimiento, muy útil en esta época tan extraña que vivimos, entre confinamiento y oficina en la casa, qué mejor que explorar y jugar a contar algo extremadamente espectacular y fabuloso.

    Bueno ya iré visitando estos enlaces, mil gracias por toda esa energía que derrochas y transmites para ayudarnos a ser mejores contadores de historias.

    Que pases bien el fin de semana David. Te dejo un abrazo mágico y galáctico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Harolina. Te agradezco tus palabras, creo que es un buen arsenal para buscar activamente ideas con las que escribir. Pienso que es mucho más fructífero andar trasteando en esta clase de recursos que quedarnos con la vista clavada en la hoja en blanco intentando que nos venga esa musa para comenzar. Cuanto más se fuerza, peor. Es mejor ir buscando sin pretensiones y siempre encontraremos esa idea. Un fuerte y galáctico abrazo de vuelta!!

      Eliminar
  2. Como te lo curras compañero, la verdad es que los aficionados en esta materia necesitamos ideas, inspiración y motores que incentiven la escritura creativa. Nada es poco cuando se trata de aportar herramientas que nos ayuden.
    Muy agradecido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Francisco. Pues aquí se queda hasta que este océano virtual de internet se quede seco. Ojalá encuentres un montón de ideas entre todos estos recursos. Un abrazo!

      Eliminar
  3. Estupendos recursos, David. Generar relatos de la nada no debe ser nada fácil. Pero iría más lejos y diría que generar cualquier escrito, aunque sea de opinión, tiene sus dificultades. Yo al menos cuando escribo algo, mi nivel de auto-exigencia es cada vez mayor. Creo que con estos recursos y con la próxima llegada de más inteligencia artificial hoja en blanco puede haber pasado a mejor vida. Pero aún queda lo más difícil: dar alma y sobre todo voz propia a los relatos, artículos o incluso a las novelas que estén por escribir.
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Miguel. La verdad es que estos recursos, aunque no se escriba ficción, son la mar de entretenidos y engancha ir dando clics y ver lo que nos sale. Como dices, crear, en cualquier ámbito de la vida es algo muy complicado, aunque también muy satisfactorio. En ese proceso, por supuesto, existen multitud de obstáculos: estrés, impaciencia, inseguridad, rigidez mental, perfeccionismo y autoexigencia... Todo ello debemos dejarlo de nada y simplemente relajarnos y disfrutar del proceso.
      Aun queda mucho para que una IA cree algo realmente nuevo, pero cuando llegue el día en el que un robot tenga consciencia de sí mismo, jo... ¡qué historias podrá ofrecernos! Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  4. Una joya de entrada. Para volver a ella con calma porque muchos de los recursos pueden resultar muy útiles. Mil gracias, David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marta. La verdad es que merece la pena curiosear por las distintas páginas que aparecen en la entrada. Y estoy seguro que de ellas van a salir más de una y de mil historias. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  5. Gracias David, ya volveré a leer todas estas ideas que nos dejas para ampliar horizontes. Pasé momentos por decirlo así... que no podía escribir una línea. Ahora estoy retomando de a poco. Se había esfumado toda inspiración. Con calma, vuelve.
    Nunca los he olvidado, pero no podía decir nada, no era capaz. Disculpas.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Miry. ¡Cómo me alegre leerte y saber que las musas andan de vuelta! Y por supuesto nada de qué disculparse, solo faltaría. Cada cosa tiene su momento y prioridad. Ojalá estos recursos te sean de utilidad para poner la máquina de escribir echando humo. ¡Un fortísimo abrazo!

      Eliminar
  6. Ay David, gracias gracias gracias.
    Creo que ya sabes que yo trabajo en una televisión. Lo que no sé si sabes es que dirijo el departamento de Programación, lo que supone una alta exigencia en la creación de contenidos para nuevos programas y, claro, después de tantos años y en una ciudad tan pequeña como la mía, hay veces que las musas no aciertan ni a la de tres.
    A partir de ahora, sin embargo, tendré siempre a mano esta entrada que seguro me ayudará a generar nuevas propuestas.
    Por cierto, con tanto entusiasmo, me he olvidado de darte la bienvenida a la globosfera. Yo aún ando en ello. Este año me está costando adaptarme a esta rara rutina.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Macarena. ¡Ostras! Desconocía la labor concreta que haces en ese canal y que me parece apasionante. De niño, hace ya muuucho, te prometo que a veces me ponía a hacer programaciones de televisión, ja, ja, ja... Sí, mu raro. Ojalá estos recursos te ayuden a tener ideas para futuros proyectos y, por supuesto, si es así nos los des a conocer. ¡Humm! Se me acaba de ocurrir un Reality en el que se encerraran en una casa un grupo de escritores para iniciar su novela... ¡Ahí lo dejo!
      El otro día leí por ahí las dificultades de los blogs de viajes desde el inicio de la pandemia. Ojalá pronto vuelva a nuestra vieja normalidad, con todos defectos y virtudes.
      Y, ¡un placer contar de nuevo con tu compañía! Un fuerte abrazo!

      Eliminar
    2. Pues sí, David, el blog ha caído como un globo de agua desde un quinto piso; aunque yo sigo -con menos ganas, todo sea dicho- relatando viajes. Creo que si lo abandono, quizá pueda dejarlo para siempre, así que por el momento, lucho conmingo y con Google para seguir "constando" en alguna parte de no sé dónde. Lo que no hemos perdido son las ganas de viajar. De hecho, este verano hemos llegado a hacer una ruta de un mes en el extranjero. Aunque poco a poco, por otros motivos y en otros ámbitos, estoy perdiendo la esperanza.
      Un fuerte abrazo!!!!

      Eliminar
    3. ¡Eso nunca, Macarena! Que lo inmediato jamás nos tape el futuro. Todo en la vida pasa, y cuando lo hace y pasa algún tiempo, no demasiado, lo que hoy nos parece insuperable se queda solo en un ya pasó. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  7. Uffff!!, abrumas Miguel Miguel,.... con tu generosidad, con tus ideas, con tus propuestas,...
    Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Norte. Ostras! Sí que debo haberlo hecho hasta el punto de cambiarme de nombre, ja, ja, ja... Un fuerte abrazo y gracias a ti!!

      Eliminar
    2. Jajaja,... ves como no me va la presión David?,...

      Eliminar
  8. Otras de tus didácticas reseñas, David, para guardar y tener en cuenta a la hora del síndrome del papel en blanco. La verdad es que mientras leía se me ocurrieron algunas ideas, así que son de una tremenda utilidad.
    Una vez más G R A C I A S y ya van mil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isabel. La verdad es que navegar por esos enlaces es la mar de entretenido. Sin obligaciones, sin presión, simplemente dejándote de llevar. Mis favoritos son los que te dan un perfil de personalidad. ¡Son oro puro! Me alegra que te haya resultado útil. ¡Un fortísimo abrazo!

      Eliminar
  9. ¡Hola, David!
    Esta entrada me viene muy bien porque empecé a escribir una historia el año pasado y tengo que darle varias vueltas de tuerca.
    Así que mil gracias por tus consejos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Éowyn. ¡Qué bueno que hayas comenzado esa historia! Disfruta de esas vueltas de tuerca, juega mucho con ellas y verás como la historia no dejará de crecer. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  10. La verdad es que me ha encantado la entrada. Curiosísimos, a la par que interesantes, los enlaces que nos invitas a visitar. El único que conocía es el generador automático de palabras. Lo utilicé en los momentos finales de la creación de mi Diccionario en tono de humor.
    Pensaba hacer un relato para participar en el concurso, pero me he ido tanto del argumento ofrecido por el generador que ha terminado por no tener nada que ver con él. Por respeto a quienes se lo han currado, creo que será mejor publicarlo en mi blog fuera de concurso. Rehacerlo tampoco quiero, porque creo que lo estropearía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Macondo. Si ese relato te lo ha inspirado el argumento ¡entra de lleno en el reto! Solo se requiere usar alguno de los elementos que aparecieran en él. Así que será un lujo añadirlo a la lista si lo estimas conveniente. ¡Ah! Estos microrretos no son un concurso en el que haya que votar, se trata simplemente de compartir lecturas. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  11. Hola, hola!
    Ay Dios mio! cuánta información de lo más interesante. La impaciencia, ese es uno de mis grandes problemas, lo admito y seguiré tus consejos. 😀 Desconocía varios enlaces. Me ha mega encantado SPRINGHOLE y SEVENTHSANCTUM!! me gusta mucho que postees esta clase de herramientas para nuestra ayuda.
    Gracias por compartir.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Yessy. Ya me imaginaba que ibas a disfrutar de estos recursos. Como gran fan del género Fantástico esos generadores no tienen precios. ¡Hasta te sugieren monedas ficticias! Todo un arsenal de ideas para conformar esos universos de Fantasía que tanto te gustan. Ojalá te puedan dar miles de historias. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  12. Gracias, David. Muy motivador. Si con estas herramientas las musas no se inspiran renuevo la plantilla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen. Ja, ja, ja... Seguro que te surten de un montón de ideas. Lo realmente bueno de estos generadores es que nos dan ideas nuevas y distintas a nuestros hábitos de historia. Eso es oro puro dado que de esa forma nuestra creatividad no se agota. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  13. Alucinada me he quedado. No tenía ni idea de todos esos recursos que hay en la red para crear ideas que terminen con la falta de inspiración. Algunos son trabajosos, como el del trinomio o el de los dados, aunque los resuelve la web. Pero es cierto que con el simple "el reloj de la vaca" ya se puede empezar a escribir y si se es buen escritor el resultado puede ser magnífico.
    Guardo esta página para futuros retos sin Storynator.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa. La verdad es que bucear por estos enlaces es algo superentretenido. Tienes de todo. Generadores de giros, de muertes, de nombres, de tramas... Todo un surtidor de ideas que nos pueden dar miles de historias simplemente aplicando nuestro punto de vista y ordenándolas adecuadamente a nuestra forma de entender la narrativa. Seguro que les vas a sacar hasta la última gota. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  14. Hola David, muchísimas gracias por tantísimas ideas que desconocía totalmente y que hacen difícil culpar a las musas de estar de vacaciones jajaja

    Igual tú que dominas tantísimos recursos sabes de un disparador de motivación porque en mi caso es lo que me falta. Esta pandemia me ha dejado ko, sin ni siquiera ganas de escribir y de hecho no estoy escribiendo nada ni siquiera lo conseguí en vacaciones, de lo único que tenía ganas era de estar al aire libre.
    A mi falta de ganas le añado que con el teletrabajo estoy todo el día delante del ordenador y ni siquiera las reuniones me permiten desconectar de la pantalla. Me agota tanta pantalla. Esta situación también ha afectado mis visitas tanto a vuestros blogs como al mio porque el fin de semana intento desconectar el máximo posible de pantallas.
    Aunque no quiero preocuparme porque escribir es algo que siempre ha estado conmigo, hay momentos en los que sí me entran las dudas sobre si volveré a escribir.

    De momento intento leeros y me apunto todos estos generadores de ideas a ver si vuelven las ganas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Conxita. ¡Marchando El Consultorio Motivacional de El Tintero de Oro! Primer paso, apaga la pantalla. 2. Ve a la estantería y coge nuestra primera antología AHORA QUE NADIE NOS OYE y busca la página 101. Allí aparece un relato titulado COMO CADA DÍA, escrito por Conxita Casamitjana. Léelo tranquilamente, sintiendo el tacto del papel. 3. Ahora coge una libreta, que no sea de las chulas que esas no sirven las mejores son las de espiral o unos cuantos folios blancos. ¡Ah! Coge también un boli. 4. Comienza a escribir, no pienses. Deja que el boli vaya anotando frases, no juzgues el resultado, solo comprueba cómo la hoja se va llenando de frases. 5. Cuando hayas escrito cuatro o cinco folios, léelos y marca aquello que te provoque alguna cosquilla en el estómago. 6. Repite el proceso al día siguiente. Verás cómo, poco a poco, tu mente empieza a relacionar ideas, a intentar darles sentido en forma de inicio, nudo y desenlace. Sin presión ni obligación, solo vale jugar como cuando de niños cogíamos nuestros muñecos, un castillo y una nave espacial y nos pásabamos horas haciendo batallas.
      Y, cuando llegue el momento, no te olvides de compartir tus relatos con todos tus lectores. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
    2. Genial David, me parece un buen método. A ver si así me vuelven las ganas.
      Gracias por los ánimos.
      Besos

      Eliminar
  15. Magnífico glosario de recursos, David. Un Vade Mecum en toda regla. Cada vez nos pones más difícil esa excusa de tener miedo al papel en blanco.
    Me han encantado todas las opciones, pero esa del Binomio Fantástico me ha "calao" bien a dentro. Espero no empezar a hacer binomios fantásticos con todas las cosas que me encuentre en mi día a día, si no... Ja, ja, ja
    Una grandísima entrada, la cual pasaré a visitarla muy a menudo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pepe. Me alegra que te haya gustado y ojalá te proporcione un semillero de ideas para futuros relatos. En realidad todos los recursos parten de la idea de ese binomio: usar dos o más imágenes o conceptos de diferentes ámbitos e intentar encontrarles sentido en forma de historia. Tienen de malo que no son ideas que salgan de nosotros y de nuestro universo particular, pero tiene de bueno que cuando nuestros temas se nos agotan nos ofrecen nuevos caminos creativos. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  16. Únicamente conozco Storynator gracias al reto que nos has propuesto, pero del resto de generadores y otros enlaces con toda esta gama completísima de herramientas para motivar nuestra actividad narrativa, nada de nada. En fin, como nos tienes acostumbrados no paras de currarte como un jabato cada una de tus entradas.
    Me alegra mucho verte siempre con este ánimo tan contagioso y que siempre admiro en ti.
    Gracias, gracias, gracias... una vez más y vuelta a empezar (aquí unas sonrisas).

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Estrella. Es que esta actividad se trata de eso: de jugar. ¿Y a quién no le gusta eso? La verdad es que todos estos generadores son entretenidos por sí mismos. Si entras en el enlace que ofrece esos perfiles de personajes, te puedes pasar horas dando clic para ver qué tipo te sale a continuación.
      Me alegra que el blog te contagie las ganas de escribir, así que en este espacio no hacen falta mascarillas ni geles hidroalcohólicos. Un fuerte abrazo y sonrisas!

      Eliminar
  17. Como siempre nos sorprendes con tus infinitos conocimientos.....
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paola. Bueno, más que conocimientos son años buceando por la red e intentando leer todo lo relacionado con la Narrativa. Al final algo se pega... Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  18. Sugerentes ideas para tener ideas. Yo en ocasiones llamo a las musas usando viejas ideas desechadas o plasmadas pero que han dejado abierta de nuevas reescrituras o en su caso relecturas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Doctor. Como dice un famoso chef de TV ¡Aquí no se tira nada! Una idea puede cuajar en un relato o no. Si lo hace, perfecto. Pero si no hay que guardarla como oro en paño puesto que bien podría ser la clave de otra historia para la que no fue pensada. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  19. Hola, David,
    Con tantos recursos a nuestro alcance, parece imposible no tener de dónde sacar las ideas para un relato o incluso una novela, je,je.
    De todos modos, si me lo permites, se me antojan métodos útiles pero bastante artificiosos. Tener que recurrir a unos métodos como estos, le quita al autor la gracia y la espontaneidad, el "libre albedrío", lo que se espera de un buen escritor: que tenga ideas originales de su cosecha, sin necesitar que "algo" le ponga en bandeja un argumento o pedacitos de él, como las píldoras de un polivitamínico que uno se toma para sentirse en forma. Posiblemente mi planteamiento, pensando en el escritor prolífico de cuyo cerebro fluyen sin parar ideas originales, es pura fantasía y algo idílico, que solo existe en nuestra cabeza. Pero es que no me imagino a Cervantes escribiendo El Quijote después de haber sacado unos papelitos de un sobrero en los que ponía: locura, molinos, caballo flaco, El Toboso, etc., ja,ja,ja.
    Pero como uno no es Cervantes, ni tan solo un escritor prolífico y de éxito, y a quien la página en blanco le cae a la cara cada dos por tres, pues echaremos mano de todos los recursos a nuestro alcance, por forzados que parezcan.
    Como siempre, nos has regalado un montón de ideas para prepararnos y adentrarnos en la odisea de la escritura, je,je.
    Un fuerte abrazo.
    P.D.- Oye, ¿fumarse un "porro" también vadría?, ja,ja,ja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Josep. ¡Pues claro! Ja, ja, ja... A saber cuántas novelas se han escrito en medio de ese "aroma" o bajo los efectos del alcohol. De hecho, el próximo autor que homenajearemos en el concurso, Jim Thompson, es un buen ejemplo. Como dices, estos recursos son un Plan B. Ojalá tuviéramos la capacidad de Isaac Asimov para ver una historia cada vez que abre los ojos. Pero mientras alcanzamos ese nivel Top, estas herramientas pueden servirnos para ser proactivos y evitar quedarnos en babia frente a la hoja en blanco. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  20. Bueno, otra publicación tuya que me guardo como oro en paño por la cantidad de consejos y recursos que nos facilitas.
    Cuando estuve en Escuela de Escritores haciendo un curso de escritura creativa, recurrimos al binomio fantástico, a mí, por sorteo, me tocaron las palabras cangrejo y puticlub (para que luego me queje del Storynator, si es que lo llevo en el genoma), creí que me daba un patatús, pero al final me salió una historia bastante molona, y lo que es mejor, disfruté. Te doy la razón en que esto de escribir tiene que ser placentero, si no, la cosa está fallando por algún lado.
    Gracias, David, por darnos tan buenas y útiles herramientas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paloma. La verdad es que fue un binomio muy goloso. Podía salir un relato erótico con La postura del cangrejo u otro más escatológico simplemente relacionando las pinzas del crustáceo con... bueno, dejémoslo ahí. Pues me has picado la curiosidad, no sé si llegaste a subirlo al blog en su momento, ahora no lo recuerdo.
      Escribir es jugar, si no tienes ganas de jugar es que no tienes ganas de crear, si no tienes ganas de crear, la verdad es que lo mejor es ocupar el tiempo de ocio en otra cosa. Me alegra que te pueda ser útil esta entrada. Un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  21. Pues las ideas deben ser seres vivientes, si uno no las captura viajan y se van a otra persona. Las ideas no son fieles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Hugo. Desde luego que hay que atraparlas al vuelo. Estupenda frase la que compartes. Saludos!

      Eliminar
  22. Estoy en blanco desde que esta pandemia ha llegado. No se lo que me pasa, le he dado vueltas a Tengo muy poco tiempo para poder escribir un micro y no enfrentarme a una hoja en blanco. Estos recursos pueden ser muy buenos para arrancar con unos personajes que acabo de copiar en un papel. Me lo llevo a un lugar donde estaré en mi salsa. Voy a cuidar hoy durante dos horas una exposición donde participo y espero que allí comience a hilar una historia. Espero que Storynator me ayude. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen. La verdad es que no se me ocurre un lugar mejor en el que encontrar esa inspiración como en una sala de pinturas. Disfruta de ellas que es lo más importante y seguro que el micro te viene cuando menos te lo esperes. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  23. ¡Hola! Me ha encantado este post. Ameno, interesante y repleto de recursos para que no nos quedemos en blanco. Me han sorprendido mucho los generadores de tramas! He visto que el generador Storynator, por ejemplo, te da bastante pie a desarrollar una idea más completa. Muchas gracias por darnos a conocer toda esta información tan útil. Un abrazo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, M.A. La verdad es que pienso que son unos recursos con los que podemos contar como Plan B para cuando estemos espesos o poco creativos. Siempre es mejor provocar las ideas a quedarse ciego frente a la pantalla esperando que estas lleguen. Desde luego que hay generadores para todo, incluso para giros finales. Te puedes pasar horas dando clics, je, je, je... Me alegra que te haya resultado útil. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  24. Muchas gracias por recopilar tantas herramientas que nos pueden ayudar para generar ideas. Voy a revisarlas una por una con cuidado. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana. La idea es no quedarse nunca con la mente en blanco y provocarlas jugando con estas cosas a ver si sale algo. Un abrazo!

      Eliminar

Publicar un comentario